Menores infractores, grandes delincuentes

0
980

Por Ernesto Salayandía García

Inseguridad pública, un cáncer social

El Gobierno de México prevé en 2020 un nuevo récord de homicidios dolosos registrados, con una proyección de 40,863 asesinatos pese a la reducción de la movilidad ocasionada por la pandemia de Covid-19. México es uno de los países más violentos en el mundo, víctima de la llamada delincuencia organizada, la nación entera se encuentra en jaque, hay demasiadas armas regadas en todo el territorio nacional, el narcotráfico, el uso y consumo de derogas, la desigualdad social y económica, son tan solo algunos factores que activan la inseguridad pública, alimentada de manera desmedida por la corrupción que opera en todos los sentidos, hay un cumulo de intereses en cada rincón de México, secreto a voces, de quienes en verdad gobiernan al país y el gobierno, no tiene la más minina idea de cómo enfrentar este caos, de cómo reducir el índice de homicidios y todos los hechos delictivos, la delincuencia organizada le lleva senda ventajas a pasos agigantados, los feminicidos, la extorsión, los robos en todas sus características y por supuesto los asesinatos tienen su origen en una cruda realidad. México es una nación enferma, emocionalmente y la fábrica de delincuentes, malhechores y mal nacidos, tiene su causa y cause en los miles de hogares disfuncionales que hay por donde quiera.

Feminicidos, el talón de Aquiles

Entre marzo y abril de este año, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, se reportaron 144 feminicidios: un número un poco más bajo que los 164 registrados durante los primeros dos meses del 2020- lo cual prueba que las medidas de confinamiento social no han auxiliado para reducir este tipo de violencia. Las medidas de confinamiento que han adoptado gobiernos en América Latina para evitar la propagación de COVID-19 han favorecido a la disminución de niveles de violencia y homicidios en algunos países. A pesar de esto, la violencia en contra de la mujer ha empeorado en toda la región del continente: México es uno de los epicentros de violencia de género. La administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se ha enfrentado a numerosas críticas por el incremento de feminicidios en el país. Los datos del mapa de feminicidios en el país contradicen con los registros del gobierno federal. En el mapa se contabilizaron 405 casos de feminicidio en México entre el 16 de marzo y el 30 de abril: de acuerdo con el registro, el 63% de los homicidios de mujeres fueron cometidos por el crimen organizado. Estas estadísticas, lejos de provocar la irritación social, nos coloca en un marco de incompetencia e ineptitud para atender un reclamo popular, urgente y sobre la marcha, se cometen error tras error que provocan a la larga más homicidios contra el género y no es, con declaraciones mañaneras, oficialistas y triunfadoras como habrá de resolverse este serio problema nacional.

¿De qué se alimentan los niños en México?

Muchos padres cometemos errores garrafales al educar a sus hijos, mediante las nanas electrónicas, es muy cómodo, sentar al niño por horas enteras frente a la televisión a ver caricaturas, incluso novelas y programas para adultos, el receptor, cautivo, o sea el niños, recibe una dosis muy fuerte de violencia, la gran mayoría de las caricaturas suministran imágenes, sonidos y argumentos neuróticos, llenos de violencia, estas nanas electrónicas, hacen que los infantes se conviertan irreverentes, violentos, rebeldes, groseros y ahumado a ello, les regalan celulares y tables, donde pueden jugar, horas y horas a matar a personaje más torpe de la aplicación, los niños están prendidos, en contacto con la violencia, en consecuencia, crecen en contra de todo y de todos, esta es la escuela que recibe el macho típico mexicano, la que recibe el universitario torpe e inepto, el funcionario corrupto, el servidor público desleal, son estos niños, los que de adultos denotan la ausencia de valores, su sensibilidad nula ante la sociedad, estos niños, con candidatos a hacer sufrir a sus mujeres, candidatos a ser sicarios, drogadictos, son los futuros inquilinos de los CERESOS, hospitales y panteones, vienen de hogares disfuncionales, sus padres les dieron catedra de neurosis, codependencia, pleitos y por supuesto, violencia doméstica, de grandes, no hacen más que vivir la vida que los formo atravesó de las nanas electrónicas y los pésimos ejemplos de conductas toxicas de sus padres, son, estos niños, hijos de la electrónica, candidatos al fracaso y por supuesto a vivir una vida toxica, sus reacciones ante la vida, son las consecuencias que estamos viviendo, ellos, activan la inseguridad pública en todos los sentidos.

Un título no hace a un ser humano

Conozco muchos universitarios con doctorado y un currículo brillante, igual, políticos, empresarios y un mundo de personas que viven con un vacío espiritual enorme, divorciados, distanciados de sus hijos, fracasados de una vida familiar, triste, acomplejados, corruptos, pero eso sí, doctores, son estos niños de los que hablo, la característica propia de un ser narcisista, egocéntrico, soberbio, engreído, déspota, mal esposo, mal hijo, mal padre, un ser, completamente enfermo emocionalmente hablando y el país, está invadido de estos seres que al parecer vienen de otro planeta, se sienten hechos a mano, creen que la virgen les habla al oído, son, estos arbolitos, a los que me refiero, crecieron chuecos y jamás su tronco enderezaron, muchos de ellos, misógenos, enfermototes que le arruino la vida a su mujer e hijos, tipos raros, déspotas, soberbios, engreídos.- Conoces a alguien así? – Tu eres así?-

Niños propensos a caer en la drogadicción

Por supuesto, que un policía corrupto, un político mentiroso, una secretaria deshonestos, un universitario traumado, un político ratero, un sicario, un malhechor, un drogadicto, son niños que no recibieron valores, ni entendieron nada sobre el respeto, la humildad o el sentido de pertenencia, crecieron distantes de esos condados y cuando llega la tentación de la marihuana o cualquier otra sustancia, son endebles, no saben decir que no, igual, cuando los invade algún tipo de conducta toxica, la dejan fluir, porque no tienen la estructura emocional para decirle no, a la mentira, no a la deshonesta, no a hacer cosas a escondida, cuando por desgracia, estos niños se prenden de las sustancias y las conductas toxicas es muy difícil que salgan del hoyo, no quieren y no saben cómo salir, son mediocres que les gusta el papel de víctimas y vivir en el mar de lamentaciones, algún día, tendrán hijos y ellos tendrán que vivir su propia historia, pagaran con creces sus actos infantiles e ingobernables, sus hijos, habrán de sacarles canas verdes y en esta vía, tarde que temprano, todo se paga-

La enfermedad emocional es genética

El adicto, nace y se hace en casa, de tal palo, la astilla, son las conductas toxicas los que los padres heredamos a nuestros hijos, es nuestra manera de ser y de pensar, es la neurosis la que viene de una generación a otra, como la compulsión y la ansiedad, crece la sed por las sustancias, se crece altamente sensible y cuando la primera cerveza, el primer churro entra al cuerpo, es como arrullo al alma, está comprobado, que los hijos de abuelos y padres alcohólicos, somos propensos a caer en las garras de esta enfermedad, enfermedad social que tiene que ver con los hechos delictivos, de cualquier tipo, es decir, en cualquier hecho delictivo, atrás de él, hay conductas toxicas, así como el uso y consumo de algún tipo de sustancia, en ese sentido, la inseguridad pública, los femenicidos y todo el rio de sangre que corre por México no habrá de cesar con más patrullas , cuarteles y policías, la solución es capacitar a los padres, erradicar los focos de infección de los hogares disfuncionales, ponerle candado a la herencia genético, ponerle un hasta aquí a estas fábrica de drogadictos, alcohólicos, fármacos y malhechores.

Se requiere un plan nacional de prevención

Alguien podrá argumentar que estoy equivocado con mis argumentos, pero están fundamentados en la realidad, estos niños y jóvenes atrapados en las adicciones, no pueden salir del pantano debido a sus conductas toxicas, el perfil del adicto, no les permite crecer, por el contario entran cada día más en decadencia, cada día más, se hunden y se hunden en el pantano de arenas movedizas, el origen del cáncer estriba en los antecedentes genéticos y por supuesto en los hogares disfuncionales, y es ahí, donde se moldea el perfil del adicto, que a resumidas cuentas, es un tipo inestable, voluble, neurótico, perezoso, indeciso, mediocre, irrespetuoso, mal hecho, mentiroso, tramposo, corrupto, violento, egocéntrico y todo ese estuche, que muchas mamas reciben como ofensa de cómo es su hijo, pero esa es la realidad, la realidad que nadie quiere aceptar y esta situación, es el detonador de divorcios, violencia doméstica, robos en todas sus característica, corrupción, ineptitud, pereza colectiva, neurosis, por supuesto, violencia, homicidios, femenicidos, igual, delitos sexuales, extorsiones y secuestros, no quiere decir que de la noche a la mañana estos se termine, aquí lo importante, es que las estadísticas ya no crezcan, que le bajemos a los índices y que fomentemos una cultura de vida y de convivencia familiar basada en el respeto y en el amor, es absurdo promulgar frases como la de – Abrazos y no balazos.- Es una verdadera lástima, el México en llamas que estamos viviendo, no es vida ni un digno ejemplo para nuestros hijos-.