EN EL AIRE NOMBRAMIENTO DE NUEVA TESORERA MUNICIPAL

0
150
Aspecto de la sesión de cabildo de ayer, en donde de nueva cuenta hubo jaloneo entre síndico, regidores y alcaldesa, por el nombramiento de la nueva titular de la Tesorería Municipal. (Foto: Kike Rivera).

* Entre controversia votan por nombrar al tercer tesorero en el gobierno municipal.

Por Francisco Rivera Cruz

Por segunda vez consecutiva con asistencia de público, se desarrolló sesión de cabildo, la cual, para variar, resultó controvertida y no dejó satisfechos a las partes, que encabezaron por un lado la alcaldesa María Itzé Camacho, y por el otro el síndico Miguel Ángel Peraldí.

En el punto cuatro y como tema central, se incluyó el nombramiento de Ángeles Berenice Olea Escobar, como tesorera, pero las discrepancias empezaron desde antes, cuando regidores advirtieron incumplimiento por el secretario de vigilar que se cumplan los acuerdos del órgano de gobierno.

Llegado al punto medular de la sesión ordinaria, el síndico y quien preside la Comisión de Hacienda, preguntó a la propuesta para tesorera y quien funge como tal desde el 5 de marzo, si ya había realizado el depósito de la fianza que la responsabilidad demanda de acuerdo a la ley.

La contadora, tras recibir la aprobación del contralor Santiago Magallón, –quien asintió con la cabeza– a responder, dijo que estaba en trámite.

En esa circunstancia, dijo Peraldí Sotelo, y advirtiéndose una violación flagrante a ley, en lo que se podría llamar falta administrativa, no consentiría el incumplimiento por persistir a más de dos meses de que funge como tesorera.

La alcaldesa Itzé, intervino desmintiendo a la subtesorera en que estaba realizando el trámite al señalar que no se puede pagar fianza porque Olea Escobar no es tesorera y ese proceso sería hasta que se le nombre. Cuestionando si se presentara una terna, cada cual pagarían la fianza. Y dirigiéndose al síndico, le dijo que podría hacer con su voto “lo que quiera”.

El Síndico volvió a intervenir para recordar que no es el caso, porque ella está fungiendo como tesorera.

La regidora morenista Zulma Tovar Gil, remitiéndose a la normatividad, puntualizó que cuando se manejen valores debe depositarse una fianza. Aquí se está incumpliendo porque se manejan recursos públicos. Se contraviene la ley, atizó.

La alcaldesa, sin solicitar la palabra, exclamó “Pues hagan sus denuncias, como siempre”.

A lo que la misma regidora Zulma, le observó que no se trata de hacer denuncias, es obligación cuidar los bienes, además de que no se señala algo indebido a la subtesorera, sino el incumplimiento de las normas, que recordó todos están obligados en el órgano de gobierno, a cuidarlas.

El regidor perredista Oscar Daniel de la Peña, solicitó que se anexara al acta de la sesión que en fechas atrás, el Comité de Obra Pública y Adquisiciones sesionó y la subtesorera asumió responsabilidades de tesorera, lo cual fue una ilegalidad.

El regidor Mario Adrián Pérez Ibarra, apuntó entonces que la contadora Olea despidió personal de los regidores que votaron en contra la Cuenta Pública 2020. Con esa parcialidad, se le puede cuestionar que ocupe un cargo de primer nivel, describió.

Tras algunos otros apuntes se votó, y la propuesta alcanzó siete de los votos de 12 integrantes del órgano de gobierno, porque cinco orientaron su voto a rechazar el nombramiento.

Luego, las observaciones fueron en el sentido de que la ley contempla mayoría absoluta para aceptarse un nombramiento de este tipo, que en el caso de los 14 integrantes del Cabildo, la mayoría absoluta sería de la mitad más uno, es decir de ocho de los integrantes del cuerpo colegiado.

La discusión siguió y al no haber asuntos generales, la sesión se declaró concluida sin que la funcionaria fuera llamada a rendir la protesta de ley, con lo que algunos regidores interpretaron que se reconocía que no hubo el requisito de ley, y se sigue teniendo encargada de despacho en la tesorería.