“DOLORES” DEJÓ ENCHARCAMIENTOS Y DERRIBE DE BARDAS Y ÁRBOLES

0
200
Así se veía el pasado sábado por la mañana, el tramo La Orilla-La Mira de la carretera costera 200.

* Nuevamente, como cada vez que llueve fuerte, la ciudad y la carretera costera quedaron inundadas.

Por Rafael Rivera Millán

El encharcamiento de diferentes calles y avenidas, principalmente en la ciudad, como ocurre cada vez que llueve fuerte, por el deficiente sistema de drenaje pluvia que se tiene, así como también la inundaciones en el tramo carretero La Orilla-La Mira y el derribe de una barda perimetral del COBAEM ubicado en la tenencia de La Mira, fue lo que dejó a su paso por el litoral michoacano la tormenta tropical “Dolores” que se disipo el sábado por la noche en los límites de Michoacán y Colima.

El gobierno del estado a través de la comandancia regional de Protección Civil, a cargo del comandante Jorge Romero estuvo al pendiente, y en estrecha coordinación con autoridades navales y militares, quienes por separado, como suele ocurrir en casos de desastres naturales, activaron cada quien su correspondiente Plan DN-III de auxilio a la población civil.

La Secretaría de Gobierno, a través de la Coordinación Estatal de Protección Civil, llamó a la población a extremar precauciones, principalmente quienes habitan en zonas de riesgo y/o en las proximidades a cuerpos de agua, así como atender las recomendaciones emitidas por las autoridades en materia de protección civil.

Prevenir encharcamientos e inundaciones al no tirar basura.

Mantener limpia la calle y acera frente a las viviendas.

Evitar dejar arena, grava o cualquier material de construcción sin resguardo en la calle. Puede ser arrastrada hacia las alcantarillas.

No intentar cruzar corrientes de agua.

Extremar cuidado con estructuras altas como letreros, postes de luz y árboles. Evitar guarecerse debajo de árboles. Atraen los rayos.

No manipular artículos de metal durante la tormenta.

Tener documentos importantes y personales en bolsas plastificadas para evitar su perdida.

Preparar un botiquín familiar en caso de emergencia.

Dar mantenimiento constante al sistema de drenaje, coladeras y canaletas para evitar encharcamientos.

No dejar cables de luz o extensiones en el piso donde pueda entrar en contacto con el agua.

Durante una fuerte tormenta, evitar salir de casa si no es necesario.

Desconectar aparatos eléctricos y cerrar tomas de gas si la lluvia se intensifica o comienza a aumentar el nivel de agua al interior de la vivienda.

Lo anterior con la única finalidad de salvaguardar la integridad física y el patrimonio familiar, asimismo, recordar que para el reporte de accidentes, situaciones de riesgo y/o afectaciones por los fenómenos naturales, se dispone de la línea telefónica de emergencias 9-1-1.

Cabe señalar que en Coahuayana, según lo reportó el colega Ángel Méndez, el sábado por la tarde, el ayuntamiento de ese lugar habilitó como refugio temporal el Albergue Estudiantil Miguel Hidalgo, con capacidad para recibir hasta 80 damnificados y en caso de haber sido necesario, se tenía listo también otro inmueble educativo, el de la escuela Secundaria Técnica 08.

Además se dio a conocer que en la tarde del sábado la situación que se vivía en el municipio era de cierta tranquilidad pero con peligro de inundación de casas en las localidades que ya se tienen ubicadas en el mapa de riesgos, como son El Ticuiz, Boca de Apiza, San Vicente, parte de Coahuayana ejido y las zonas bajas de los pueblos de Coahuayana de Hidalgo y El Ranchito, sitios en los que las corporaciones de Protección Civil, Policía Michoacán, Sedena, Semar, Guardia Nacional y Policía Municipal efectuaban recorridos para intervenir en apoyo de la población civil como ya lo estaban haciendo ante la caída de árboles por las rachas de viento.