EN LC ESTAMOS A MENOS DE 100 CASOS PARA REGRESAR A BANDERA ROJA, DICE LA JSN08

0
86
Dr. Carlos Alberto Olvera Solís, Jefe de la Jurisdicción Sanitaria 08 de este lugar.

* No supimos administrar la oportunidad de una nueva normalidad: Dr. Olvera.

Por Rafael Rivera Millán

El pensar que ya mucha gente estaba vacunada y que a los jóvenes no les daba el COVID-19, provocó que hubiera el relajamiento de las medidas sanitarias que por muchos meses se han venido aplicando. “No supimos administrar la oportunidad de una nueva normalidad y ahí están las consecuencias”, señaló en entrevista con este diario, el doctor Carlos Alberto Olvera Solís, Jefe de la Jurisdicción Sanitaria 08 de este lugar.

Entrevista en sus oficinas indicó que de una semana a otra, de estar en menos de 100 casos activos, que nos permitían en Lázaro Cárdenas seguir en bandera verde, de acuerdo a los estándares que se manejan a nivel federal para este tipo de situaciones epidemiológicas, del 13 al 19 de julio, tenemos ya 301 casos activos, y de seguir avanzando, sino se frena el contagio, desafortunadamente en breve se estará rebasando la barrera de los 400 casos activos y de vuelta para atrás, a la bandera roja y al cierre de actividades y hasta de confinamiento como el año pasado.

Así de grave está la situación, puntualizó el doctor Olvera, quien expresó que aunque no se ha confirmado, hay la sospecha por su alta transmisibilidad, que en Lázaro Cárdenas se tienen ya la variante Delta del COVID-19. Indicó que los nuevos contagios están ocurriendo en la población no vacunada de 39 años para abajo, de los cuales un 95 por ciento en el nuevo repunte, es en edades de entre los 25 y 17 años, aunque también en menor cantidad en niños y jovencitos y adultos mayores.

El problema insistió, es que la gente se confió y relajó sus actividades, luego de estar vacunados los de 60 años y más, después los de 50 a 59 y de ahí los de 40 a 49 años, volviendo a desarrollar actividades como antes, con aforos excesivos, mucho más de los permitidos, sobre todo fiestas familiares, donde había salones repletos de fiesteros o de los deportistas que volvieron a practicar el futbol por ejemplo, pero sin llevar a cabo las medidas sanitarias correspondientes. “Es entendible porque había ya una necesidad emocional y económica, pero ahí están las consecuencias”, recalcó.

La verdad apuntó, no supimos administrar la oportunidad que ya teníamos para la nueva convivencia.

Hay el riesgo de volver a cerrar negocios y al confinamiento, se le preguntó, a lo que contestó que ese es el camino si no se detienen los contagios. “Vamos a ir para atrás seguramente, todavía en semáforo amarillo todo se puede hacer, pero con menor aforo, pero si no, regresaremos a naranja y de ahí al rojo. Estamos en 301 casos activos al día de hoy, y el semáforo rojo es de 401 en adelante”.

En cuanto a hospitalizados dijo que al cierre de cifras del 18 de julio, había 18 enfermos de COVID-19 hospitalizados, lo que representa una cifra a la que había en abril o mayo. En cuanto a camas de los sitios COVID como son los hospitales General, Naval y del IMSS, es de un 17.6 por ciento las ocupadas, por lo que se tiene todavía una situación manejable.

“Todos tenemos que ser conscientes, la responsabilidad debe ser de todos, porque la pandemia tiene nombre y apellidos, sabemos dónde se puede adquirir, sabemos que hay brotes laborales, institucionales y esto ha estado ocasionando ya los contagios en familias enteras.

Así se recrudeció el año pasado, por eso ya sabemos qué hacer, conocemos las medidas, hay que aplicarlas para no volver al confinamiento. El uso del cubrebocas debe ser el adecuado, que no lo tengamos más de dos días si es desechable y si es de tela hay que lavarlo constantemente, además de aplicar la sana distancia, todavía no hay que ser afectivos, no saludar de mano, abrazo o de beso, y el lavado de las manos debe ser constante así como la aplicación de gel antibacterial. Ya conocemos esto, todos los sabemos, no hay que olvidarlo”, concluyó.