INCERTIDUMBRE CIUDADANA POR MEDIDAS VS COVID-19

0
247
La nueva semaforización epidemiológica que ha decretado para nuestro país el gobierno federal, a través de la Secretaria de Salud, a partir de este 26 de julio.

* Nueva semaforización a nivel nacional, indica que Michoacán está en color amarillo.

* Morelia y LC por su elevado número de nuevos contagios, en bandera roja, pero no lo dicen las autoridades sanitarias.

Por Rafael Rivera Millán

Luego de que el gobierno federal, a través de la Secretaría de Salud diera a conocer que a partir de este lunes 26, un total de 15 entidades del país, entre ellas Michoacán, por las próximas dos semanas, estarán en bandera amarilla, ha habido una serie de llamadas a la redacción de este diario, en el sentido de que entonces cuál es la razón por la que se ha comentado que de manera particular Lázaro Cárdenas, desde el sábado en que rebasó los 501 casos activos, al contabilizarse con los 529 casos activos con 55 nuevos contagios positivos del 24 de este mes. Igual ocurre con Morelia, que diariamente está registrando arriba de 100 nuevos casos positivos.

Esta cifra local, de acuerdo a los parámetros que se han venido manejando desde el año pasado, indican que ya este municipio porteño está en bandera roja, pero el Consejo Municipal de Seguridad en Salud, no lo ha decretado así, ni ha dicho todavía qué medidas se estarán aplicando para restringir la movilidad en comercios y otros actividades esenciales y no esenciales.

En esto ha estribado la confusión de los ciudadanos, que dicen que por qué a nivel nacional, el gobierno federal dice que estamos en amarillo y aquí se comenta que estamos ya en bandera roja.

Una llama telefónica al doctor Carlos Alberto Olvera Solís, Jefe de la Jurisdicción Sanitaria 08, nos indicó que lo que a partir de este lunes 26 de julio entra en vigor en todo el país, es la nueva “normalidad” que ha decretado el gobierno federal, o la nueva semaforización, al tomar en cuenta no solo el número de contagios acumulados y activos, sino también el número de enfermos de COVID-19 hospitalizados.

Y en cambio en Michoacán, el gobierno del estado, determinó llamar a esta situación “nueva convivencia”, midiendo mediante banderas de colores en los municipios. Bandera verde menos de 100 casos activos, bandera amarilla de 101 a 500 y bandera roja de 501 en adelante.

En este sentido, falta saber si en esta semana que inicia este 26 de julio, el Comité Municipal de Seguridad en Salud se habrá de reunir para acordar las medidas restrictivas, como se dieron a conocer el año pasado, para tratar de detener los contagios.

Hay que recordar que el año pasado hubo cierres de calles por parte del ayuntamiento, así como diferentes negocios, lo que provocó que los dueños de los mismos tuvieran que despedir a algunos empleados, hasta que poco a poco desde junio del 2020, se comenzó a decir el tipo de establecimientos que abrirían al 50 por ciento, luego al 75 y después al 100, hasta que llegó la aplicación de la vacuna y mucha gente comenzó a relajar actividades, no utilizando ya el cubrebocas en el servicio de transporte público o en centros comerciales.

Así las cosas, mientas el Comité Municipal de Seguridad en Salud no diga otra cosa, seguiremos en bandera amarilla. Y de acuerdo al gobierno federal, solo Aguascalientes, Chiapas y Coahuila estarán en color verde, mientras que Baja California, Campeche, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Michoacán, Morelos, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas, en color amarillo.

Las entidades que estarán en color naranja las próximas dos semanas son Baja California Sur, Ciudad de México, Colima, Estado de México, Guerrero Hidalgo, Jalisco, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz, en tanto que Sinaloa es el único estado que estará en rojo.

El semáforo que entra en vigor este lunes 26 de julio establece la continuidad de las actividades sociales y económicas, apegándose a las mejores prácticas de mitigación y control de la epidemia, a partir de la revisión del riesgo epidémico y control de aforos máximos en espacios públicos abiertos y cerrados, así como la movilidad de la población, las actividades esenciales y no esenciales y el mantenimiento de las medidas de prevención como uso de cubrebocas, lavado frecuente de manos y sana distancia.