Almas gemelas de La Saliva del Diablo

0
88

Por Ernesto Salayandía García

¿Qué es una adicción?

Hábito de conductas peligrosas o de consumo de determinados productos, en especial drogas, y del que no se puede prescindir o resulta muy difícil hacerlo por razones de dependencia psicológica o incluso fisiológica. Se llama adicción del latín addictus a una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza por una búsqueda patológica de la recompensa o alivio a través del uso de una sustancia u otras acciones.- Wikipedia.- La adicción es una sensación, consiente e inconsciente que no puedes controlar, te domina el corto impulso, estableces dependencias firmes con el uso y consumo de sustancias, igualmente, la adicción se caracteriza por el quehacer de conductas toxicas, acciones involuntarias que no puedes evitar, la compulsión a la comida, a los atracones, es igual a inhalar cocaína, tener, cristal, como también a inyectarse heroína, fumar marihuana, o estar más de 8 horas en un gimnasio, como también, prendido de una maquinita o la ruleta en el casino, la ansiedad, es la gasolina de todas las adiciones de sustancias y conductas toxicas.-

Gran equivocación

Algunos grupos de Alcohólicos Anónimos muestran rechazo e indiferencia hacia marihuanos o drogadictos que se acercan al grupo de autoayuda, considerándose, alcohólicos puros, de una sola estigma,  hechos a mano, se consideran diferentes, cuando no quieren reconocer que el alcohol es una droga, la droga que mayor muertes causa en el mundo, el consecuencia un borracho, es un drogadicto, como lo es el marihuano, el cristalero,  el heroinómano, como el mismo cocainómano, consideran, algunos, que los fondos de sufrimiento, entre un alcohólico y un drogadicto, son diferentes y se dice.- Yo no me emborrachaba en las lapidas, como se droga el marihuano, pero sin duda, muchos alcohólicos se emborrachaban al lado de un buro, vaya, no hay diferencia exactamente lo mismo, son , alcohólico y drogadicto, víctimas de una enfermedad física, mental, emocional, progresiva, incurable y mortal, no hay diferencias, la similitud es muy clara y es un lamentable error sentirse diferentes, como sucede también en algunos grupos de Al anon, que son selectivos, discriminatorios y bajo el mismo concepto, no dirigen la idea de que participen en el grupo de autoayuda familiares de un drogadicto, menos familiares de un ludópata, o de un sexo adicto, se olvidan que es exactamente lo mismo, son codependientes por igual.

Sin distinción, todos por igual.

La enfermedad emocional tiene características comunes, como la neurosis, la soberbia, la ansiedad, las conductas toxicas, defectos de carácter, inmadurez,  es lo mismo para las víctimas de los trastornos alimenticios como para el maniaco depresivo o el adicto a la pornografía, igual, el alcohólico o el marihuano, no distingue, edad, ni sexo, ni posición social, tampoco, religión o cuestiones políticas, agarra a todo el mundo por parejo y hay otro factor en común, que es la negación, en enfermo no acepta su enfermedad como tal, no quiere ver la cruda realidad y se exclusa del pantano de arenas movedizas, por soberbia, no acepta ayuda, cuando va a grupo, a calentar la banca, siente que todo lo sabe y en cuenta como el estudiante de medicina, bachiller que confunde el vino con la orina, muchos militantes de los grupos de autoayuda, no corrigen sus conductas toxicas, son adictos a las mentiras, adictos también a meterse en lo que no les importa, adictos al Tafil, al sexo, al sufrimiento y a las depresiones, son víctimas de una vida ingobernable e irreverente, no son diferentes, un alcohólico a un drogadicto, un codependiente a un adicto a la comida, todos somos compañeros del mismo dolor, hermanos de una perra, maldita enfermedad perversa del alma, La Saliva del Diablo.-

La ansiedad es la gasolina de las adicciones y de las conductas toxicas

El codependiente, así como el adicto  todo tipo de sustancias, como el comedor compulsivo o el maniaco depresivo, son víctimas de la compulsión y ya sea un pase de cocaína, un atasco, una arponeada de heroína, un puño de fármacos, o el apostar en la ruleta, como también, ver pornografía o tener conductas toxicas, en todos los casos, obedecen a la compulsión generada por la ansiedad, he aquí, algunos síntomas de los enfermos emocionales.-

Los signos y síntomas de la ansiedad más comunes

Sensación de nerviosismo, agitación o tensión.-  Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe.- Aumento del ritmo cardíaco.-Respiración acelerada (hiperventilación) Sudoración.- Temblores.- Sensación de debilidad o cansancio.- Problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa que no sea la  preocupación actual.- Tener problemas para conciliar el sueño– Padecer problemas gastrointestinales (GI) – Tener dificultades para controlar las preocupaciones.- Tener la necesidad de evitar las situaciones que generan ansiedad.- Existen varios tipos de trastornos de ansiedad, el enfermo, recurre a la sustancia o a las conductas toxicas, lo que significa, como si fuera arrullo al alma.- La ansiedad es básicamente un mecanismo defensivo. Es un sistema de alerta ante situaciones consideradas amenazantes. Es un mecanismo universal, se da en todas las personas, es normal, adaptativo, mejora el rendimiento y la capacidad de anticipación y respuesta. La función de la ansiedad es movilizar al organismo, mantenerlo alerta y dispuesto para intervenir frente a los riesgos y amenazas, de forma que no se produzcan o se minimicen sus consecuencias. La ansiedad, pues, nos empuja a tomar las medidas convenientes (huir, atacar, neutralizar, afrontar, adaptarse, etc.), según el caso y la naturaleza del riesgo o del peligro. El peligro viene dado por la obstaculización de cualquier proyecto o deseo importante para nosotros, o bien por la degradación de estatus o logros ya conseguidos. El ser humano desea lo que no tiene, y quiere conservar lo que tiene. La ansiedad pues, como mecanismo adaptativo, es buena, funcional, normal y no representa ningún problema de salud. Sin embargo, en algunos casos, este mecanismo funciona de forma alterada, es decir, produce problemas de salud mental  y, en lugar de ayudarnos, nos incapacita.

Causas de la ansiedad

Está comprobado científicamente que tiene una base genética, es una sensación hereditaria, como la depresión y la compulsión, el adicto nace con ansiedad y se hace en su hogar disfuncional, por ello, adicción y ansiedad están perfectamente ligados y un drogadicto, un ludópata, un comedor compulsivo o codependiente, en su recuperación deben de trabajar intensamente en reducir sus niveles de ansiedad, los que también son generados por la pérdida de un ser querido, situación económica, relación de pareja e hijos, perdidas en general, igualmente, por malos hábitos y la tendencia a las conductas toxicas, una persona que no puede abandonar los atracones de comida, como los farolazos de alcohol o la saturación de churros de mota, es debido a la ausencia de compromiso, de una actitud positiva, a que no rompe con los viejos moldes, hacen lo mismo, esperando resultados distintos.

Mi nivel de ansiedad era mayúsculo

Vengo de depresiones maratónicas, insomnios insoportables, depresiones crueles e incomodas, por supuesto una fuerte dependencia a los fármacos, me hice adicto a la morfina sintética, me fumaba casi tres cajetillas de cigarros al día, me tomaba una botella diaria de vodka todos los días, me hice adicto a la conmiseración, al sufrimiento  y sé que si no hubiera reducido mis niveles de ansiedad, ya estaría muerto, cuando voy a los anexos a dar servicio a los internos, mi sugerencias giran en torno a luchas contra la ansiedad, sugiero que le pongan acción a las técnicas para bajar la ansiedad, ahí mismo, hacemos algunas de ellas y logramos el relajamiento total, doy mi propia experiencia, después de que salí del centro de rehabilitación, vivir y sufrí por la borrachera seca, mi mujer me decía.- Mejor vete a drogar, estabas mejor antes que ahora que estas en Alcohólicos Anónimos, debido a mío neurosis extrema, mi celotipia empedernida, a mis depresiones y que siempre andaba mal y de malas, estaba en un callejón sin salida, ahora sé que mi recuperación requiere de un equilibrio emocional, de armonía, mi mente y cuerpo, demandan meditación, serenidad y oración.

Más claro ni el agua

Testamento de un Alcohólico

Dejo a la sociedad un carácter detestable,

un ejemplo funesto y una memoria odiosa.

Dejo a los autores de mis días un dolor

que no sé cómo podrán aceptar en su vejez.

Dejo a mis hermanos toda la vergüenza y el

sentimiento que les causé con mi manera de vivir.

Dejo a mi esposa(o) un corazón

quebrantado y una vida de miseria e ignorancia.

Dejo a cada uno de mis hijos pobreza e ignorancia,

embrutecimiento y el triste recuerdo de que su padre (madre)

murió víctima de la embriaguez.