CENTISTAS ADVIERTEN QUE NO REGRESARÁN A CLASES HASTA QUE LES PAGUEN QUINCENAS

0
106
Acatando las medidas como el uso del cubrebocas y la sana distancia, alumnos del sexto año de primaria, reciben clases presenciales en la escuela Melchor Ocampo de esta ciudad.

* En la primaria Melchor Ocampo imparten clases presenciales desde el 20 de agosto, aunque les deban su salario.

Por Francisco Rivera Cruz

En la escuela primaria Melchor Ocampo, primera levantada en esta ciudad, se imparten clases desde que inició el presente ciclo escolar, el pasado 20 de agosto, sin embargo, no hay actividades al cien por ciento.

La escuela que fuera reconstruida tras los daños ocasionados por el sismo de septiembre de 2017, recibe en su turno matutino a un promedio de 150 alumnos de los 320 matriculados, mientras que en el turno vespertino asisten 30 de los 118 estudiantes registrados.

La maestra Violeta Campos Miranda, directora del turno matutino, facilitó un recorrido por las instalaciones para constatar que los alumnos querían regresar a las aulas, luego de las restricciones que impuso la pandemia Covid-19.

Detalló en el recorrido, que el plantel escolar tiene biblioteca, área de robótica y de educación especial, que no se imparten en su totalidad porque hay algunos maestros ausentes, ante el no pago de sus prestaciones.

Se trabaja con un aforo acordado con los padres de familia, y como resultado de un examen de diagnóstico que se aplicó, y por el cual algunos grupos asisten lun y miércoles y otros martes y jueves, dejando el viernes para nivelación.

Se mostró que se cumple a cabalidad con las medidas sanitarias, que incluyen lavado de manos o aplicación de gel, toma de temperatura al entrar, y en aulas supervisión de que no se lleven problemas respiratorios, se observe distanciamiento y uso correcto de cubrebocas.

La directora dijo que asisten de 8 o 9 grupos que hacen 150 alumnos de los 320 inscritos entre lunes y jueves, mientras el viernes se recibe a menor cantidad para nivelación.

De los maestros que no acuden, dijo Campos Miranda que les asiste razón. Comentó que se ve mal que no les han cubierto los gastos a quienes están trabajando, que tienen gastos de renta, telefonía, y muchos tuvieron enfermos por Covid, situación que lesionó más la economía de los maestros.

Manifestó su desacuerdo en la suspensión de pagos por parte de las autoridades, porque dijo que así se niega a los niños su derecho a la educación y a su escuela y en ella a la educación física.

Narró que en la escuela se está trabajando, aunque se ocupan mejoras, por ejemplo se tiene un tinaco inservible y se sufrió robo de material de apoyo.

En esta misma oportunidad se platicó con el profesor Ricardo Rodríguez Calderón, director del turno vespertino, quien dio cuenta que sólo se recibe a entre 27 y 30 alumnos de 118.

En este turno se siente más la ausencia de los maestros que no se presentan por falta de pago a sus prestaciones, sin embargo, desde el 20 de agosto que arrancó el actual periodo escolar, la escuela está abierta, dijo.

La señora Karla, madre de un menor que cursa tercer grado, celebró que se haya dado el regreso a las aulas, sobre todo porque su hijo ya quería venir a la escuela, quien dice trabajar más a gusto las tareas.

Compartió que era complicada la educación a distancia, porque aunque conociera los temas, no sabía cómo explicarlos, es mejor que los atiendan los maestros, señaló.