Asipona solicita el visto de Semarnat para construir un muelle de cabotaje

0
218

Por Francisco Rivera Cruz

Con una bolsa de inversión superior a mil millones de pesos, la Administración del Sistema Portuario Nacional (Asipona) de Lázaro Cárdenas pretende ampliar el recinto portuario de ese lugar mediante la construcción de un nuevo muelle de cabotaje y las obras contiguas e inmediatas.

El proyecto viene desde que el Puerto michoacano estaba en responsabilidad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), y de hecho la solicitud de autorización a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) está con logotipos de la Administración Portuaria Integral de Lázaro Cárdenas (Apilac), desaparecida en noviembre pasado, que nació la figura de Asipona.

De acuerdo con el Documento Técnico Unificado (DTU) entregado a la dependencia ambiental federal por la empresa paraestatal, el proyecto incluye obras y actividades para contar con un muelle de cabotaje de 350 metros de longitud por 29 metros de ancho, patios de maniobras para el muelle; patios de usos diversos y futuros con almacén, introducción de servicios, acondicionamiento de vialidades existentes y las respectivas señalizaciones.

El proyecto se pretende levantar en “el azolvado vaso artificial” denominado “Paso de Burras”, en la prolongación del canal de navegación suroeste del recinto portuario, en el objetivo de incrementar la cartera de servicios portuarios y aprovechar al máximo las áreas con frente de agua.

El pasado 12 de noviembre, en este Puerto se retomó por el gobierno y la autoridad portuaria el plan de incluir a Lázaro Cárdenas en una ruta de cabotaje, que además de bajar costos de entrega de mercancías, generaría nuevos empleos y reactivaría dos industrias, la de astilleros y la marina mercante mexicana.

Según el DTU, las obras integrales del muelle de cabotaje permitirán, mediante el desazolve, rehabilitar el canal suroeste de navegación para dotar esta área de la capacidad de ampliar muelles y la atención de embarcaciones, en beneficio del desarrollo del puerto, incrementando la infraestructura y crear espacios para la cesión parcial de derechos, que es el objetivo primordial del puerto.

Siendo que dirige solicitud a Semarnat, la Administración Portuaria afirma que le preocupa la preservación del ecosistema y el cuidado del ambiente. Plantea como parte de las labores de mitigación ambiental, el rescate y reubicación de las plántulas en el área a intervenir, además de la siembra y reforestación seleccionando áreas ecológicamente equivalentes, con carácter prioritario de conservación, donde pueda constituirse un verdadero corredor biológico, en beneficio de la flora y fauna silvestre y las condiciones actuales del hábitat, condenado a desaparecer por la presión de las actividades industriales y portuarias.

Precisa el documento que “El espejo de agua azolvado presenta aproximadamente 300 metros de longitud por 240 metros de ancho y profundidad promedio de sólo 4.5 metros, el canal es alimentado únicamente por aguas residuales de la siderúrgica ArcelorMittal y el rebose de la alcantarilla de la vialidad en época de lluvias, que comunica hacia el canal suroeste navegable”.

La vialidad que delimita y estrangula el vaso de agua, comunica el área donde se ubica la siderúrgica antes Sicartsa, con la isla de En medio, donde se ubica el complejo de Fertinal, la antigua Terminal de Contenedores y patios de almacenamiento de autos.

Se recuerda en el DTU que el área donde se propone el proyecto “es viable, puesto que fue aprobada en su momento para ser parte de los muelles del Puerto Industrial de Lázaro Cárdenas, por la Subdirección de Estudios y Proyectos perteneciente en ese entonces a la Dirección General de Obras Marítimas de la Subdirección de Puertos y Marina Mercante de la SCT, dentro del proyecto originalmente autorizado en el Programa de Desarrollo del Puerto Industrial de Lázaro Cárdenas, presentado en 1981.

Esta área a su vez, ya fue autorizada en el pasado por el Instituto Nacional de Ecología para ser rellenada, mediante autorización en materia de impacto ambiental otorgada a la Comisión Federal de Electricidad, emitida mediante resolución No. 1061, de fecha 18 de mayo de 1995, en la cual la entonces Dirección General de Normatividad Ambiental, perteneciente en ese momento al Instituto Nacional de Ecología de la SEMARNAP, para patios de almacenamiento de los patios de carbón de la Comisión Federal de Electricidad.

Para el nuevo muelle, se estima inversión de 998 millones 717 mil pesos, sin incluir los gastos de operación y mantenimiento, además de que la inversión por la aplicación de medidas de prevención, mitigación y compensación de impactos ambientales asciende a 4 millones 685 mil pesos, a lo que se añade el pago al fondo forestal nacional.

Cabe señalar que en unos días más, y antes que concluya este 2021, se reunirían en este Puerto los gobernadores de los estados del Pacífico mexicano para dar el banderazo al proyecto de una ruta de cabotaje, es decir de movimientos entre puertos en el país, según se ha conocido.