Exhorta AMPyDC a diputados para legislar y erradicar la corrupción en la asignación de plazas laborales

0
179

En el área de la psicología no existen concursos públicos para ingresar y desarrollarse en cargos profesionales de los gobiernos de los Estados, y menos para acceder por escalafón a otro puesto de quienes ya trabajan en el servicio público, señaló la Asociación Mexicana de Psicología y Desarrollo Comunitario.

En los gobiernos actuales y recientes, la asignación de los puestos directivos es y ha sido un pago de favores durante las campañas; en otros casos los eligen de acuerdo a la intuición del gobernante en turno, en los cargos ponen a sus incondicionales aunque no tengan experiencia ni perfil para desempeñar su labor. Los resultados dan cuenta de la catástrofe que son los servicios públicos de los 3 niveles de gobierno.

Y es que tener un Sistema de Servicio Profesional de Carrera que incentive a las y los mejores a escalar en su trabajo ha sido una práctica nula en los gobiernos locales, salvo la reciente excepción de la designación de delegados del IMSS por concurso, lo que ha marcado una pauta que amerita retomarse.

Otro de los problemas que se detectan -al menos en el área de la salud mental- es que en los puestos operativos contratan a sus amigos, e incluso venden las plazas, en contubernio entre las autoridades de gobierno del Estado y los sindicatos. Por lo anterior, es urgente que las autoridades del Gobierno del Estado retomen un sistema de concursos y escalafón para asignar los puestos de trabajo directivos y operativos, con procesos éticos y apegados a los mejores estándares de calidad profesional.

Algunos de los beneficios para la población sería contar con personal evaluado y calificado, profesional, científico y con calidad y probidad garantizada.

Las y los diputados tienen la obligación de entender que su trabajo es generar leyes en la materia, y conocer que no existe por el momento una ley de servicio profesional de carrera local que ataque de manera directa la arbitrariedad, la discrecionalidad y diversos actos de corrupción que se derivan del tema.

Para las y los servidores públicos de carrera los beneficios serían tener estabilidad y permanencia en el servicio en los términos y bajo las condiciones que prevé la ley, recibir el nombramiento como Servidor Público de Carrera una vez cubiertos los requisitos, percibir las remuneraciones correspondientes a su cargo, así como la posibilidad de acceder a un cargo distinto; recibir capacitación y actualización, ser evaluado, participar en el Comité de selección cuando se trate de designar a un servidor público en la jerarquía inmediata inferior, promover los medios de defensa contra las resoluciones emitidas en su contra, entre otros.

Como puede observarse, miles de trabajadores al servicio del Estado se encuentran en el limbo por la falta de trabajo legislativo, por lo que se espera que las y los diputados devenguen su salario y generen condiciones que sean realistas para el momento histórico que estamos viviendo.