Nacidos para perder, adictos de por vida

0
1769

Por Ernesto Salayandía García

Muchos lectores de mis artículos, no creen en mis testimonios, algunos, creen que exagero o que los invento, otros más, muchos de ellos, viven su propia experiencia cuando son las víctimas de esta perra enfermedad, progresiva, perversa del alma, a la que yo llamo La Saliva del Diablo y de la que es muy fácil entrar, pero muy difícil salir, es la enfermedad de la mediocridad, por desgracia, estamos invadidos por este virus a todos los niveles socioeconómicos, sexos y edades, no existe la mas mínima voluntad de enfrentar el caos que destruye vidas, mucho menos hay visión, inteligencia y sabiduría para enfrentar este serio problema de salud pública que desintegra a México, es una enfermedad emocional, progresiva, incurable, contagiosa y mortal.-

El problema es generalizado

Son infinidad de niños y jóvenes que caen como moscas ante las garras de las drogas, la mayoría  son de las colonias populares, niños de 8 o 10 años ya andan prendidos del spok, que es una bolsa de plástico con pintura, tinta fuerte, cemento de Resistol 5 mil, o  espray para el pelo, tiner, gasolina, acetona y otros químicos sumamente adictivos y placenteros que se inhalan por la boca, el impacto es directo y fuerte, llega al cerebro rápidamente, entre más se meten, mas quieren, todos los inhalantes son altamente adictivos. Estos niños, muchos de ellos, abandonados, hijos de madres solteras, al cuidado de la abuela, son vagos, imitan lo que su entorno les da, comienzan a fumar para pertenecer al grupo, a la pandilla, y así a usar cerveza u otro tipo de drogas, pasan horas enteras en las esquinas, sin hacer nada, gastan dinero en las máquinas tragamonedas de juegos electrónicos de las tienditas, que también es una adicción, roban, hacen daño a la sociedad, a fin de satisfacer sus necesidades de droga, por una dosis son capaces de prostituirse, o de hacer cualquier cosa, incluso, hasta asesinar.-¿ Son víctimas de la desigualdad social?-

La irresponsabilidad de las madres

La decadencia de la sociedad, es una tormenta que no tiene fin, estamos dentro del ojo de huracán, sentados, cruzados de brazos sin hacer nada, mientras los robos a casa habitación, los robos de autos, a negocios, los robos hormigas en escuelas y universidades, los robos de cobre, y de tantas cosas, están a la orden del día, como  la violencia doméstica,  sin duda, estamos secuestrados por estos niños y jóvenes adictos, resentidos, ausentes de padre y madre, carentes de valores y educación, estos niños, delincuentes, malhechores, son los futuros y actuales inquilinos de las cárceles, entran y salen de la sombra, no hay un programa de rehabilitación  ni de readaptación, tal parece que los tribunales de menores, como los CERESOS, no son más que una alta escuela, que se gradúan con honores al cometer crímenes, son  cobardes y actores de  delitos imperdonables, pero nadie ve el origen, nadie quiere entrarle al toro a resolver el problema de forma y de fondo, a pesar de que las consecuencias están a la vista de todos, a pesar de que las víctimas de la delincuencia y del llamado crimen organizado, superan cifras de toda proporción guardada, a pesar de los pesares, la prevención, es un tema que está guardado, esperando no seque.

La solución no son pláticas y conferencias

Ahora, todo el mundo habla de valores, se gasta una cantidad impresionante en eventos relacionados a la cultura de la legalidad, hay expertos como directores de escuelas o rectores, incluso funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno, hablando de algo que no tienen, hombres y mujeres con problemas de matrimonio, infieles, deshonestos, corruptos, ineptos, cuando la verdad de las cosas, son estos niños de la calle y en la calle, los que necesitan de una acción inmediata y  no de conferencistas llenos de pompa y poderío destilando toda una gama de  valores que la sociedad  no aplica, hablando de la legalidad, cuando estos malhechores hacen su propia ley y han hecho un gobierno dentro del mismo gobierno. Son muchos los seres que mueren y cuando matan a alguien, cuando le degüellan la cabeza, tristemente dicen.- Algo hizo, por eso lo mataron así.- Es decir, ya justificamos la cobardía, lo diabólico y la fechoría de los asesinados.- Se lo ganó.- ¿Y qué se está ganando la sociedad?

Hijos ingobernables por madres neuróticas

¿Por qué mi hijo se volvió marihuano? Muchas madres me han hecho la misma pregunta, también, se cuestionan.-¿ Si ni mi esposo ni yo fumamos marihuana?- Una de las características de un adicto, son sus antecedentes genéticos, abuelos, padres neuróticos, alcohólicos, maniaco depresivos, nacen y se hacen en una casa donde los gritos están a la orden del día, la rivalidad entre los padres, la pugna de poder, los insultos, las contradicciones, los pleitos infantiles que se hacen eternos, la pésima comunicación, la falta de respeto, la ausencia de Dios, con hechos, la convivencia, la falta de alegría, amor y la armonía lejana, son algunos de los muchos factores que hacen de un niño adicto, un niño problema.- Niños pequeños, pequeños problemas, niños grandes, grandes problemas. La verdadera lucha contra las adicciones debe de estar en casa, el ejemplo, es un  sólido antídoto para que el niño no sea de grande un funcionario corrupto o inepto, que no sea un marido infiel, engañifa, que no sea un  borracho, ni un drogadicto, el niño, el adulto, son el espejo de lo que aprendieron en su casa.

Jóvenes y alcohol, problemas de por vida

Un niño drogadicto, será una persona disfuncional y no tendrá la fortaleza para dejar de hacerse daño y en el trabajo, un alcohólico es fácil de detectar por su lenguaje facial y corporal, por sus actitudes.-  La mayor parte del tiempo, denota cansancio, agotamiento, desorden, habla incoherente, genera desconfianza, camina tambaleante, refleja su inestabilidad emocional, su rostro y voz, reflejan depresión, ansiedad, Irritabilidad, tiene la mirada sin expresión, son campeones en ausentismo, no se reporta frecuentemente a trabajar, dice mentiras, abandona  el área de trabajo más de lo necesario, suma un alto número de incidentes de resfriados, dolores de cabeza, tiene una serie de consistentes ausencias sin haber sido planeadas los lunes o los viernes. Uso frecuente de vacaciones sin haber sido programadas, ausencias marcadas de dos a cuatro días, accidentes dentro del trabajo y de tránsito, toma riesgos innecesarios, Índice de accidente más alto que de costumbre, no hace caso de las prácticas de seguridad, es un trabajador problema que se refugia y se protege en su sindicato para que no lo despidan, pero tarde que temprano lo corren, no hay quien le gane al alcohol  y a las drogas.

La triste historia se repite una y otra vez

Estos niños, son los machos típicos mexicanos, golpeadores, autoritarios, invadidos de celos que maltratan y golpean a sus parejas, viven un infierno, son neuróticos empedernidos, usan drogas y no aceptan ayuda, se juntan con una y tienen hijos, con otra y tienen familia, son irresponsables les dan la espalda a sus crías y no se hacen responsables, junto con las madres solteras, hacen de esta sociedad, una verdadera bomba de tiempo, cuyas explosiones ya se sienten en el alto índice de divorcios, en el alto porcentaje de madres solteras y de niñas madres, la explotación social, se palpa en la deserción escolar, en el impresiónate índice de suicidios, en la violencia doméstica, la violencia urbana, se palpa también en el mar de corrupción y de ineptitud de tanto mediocre funcionario público, universitarios enfermos, magistrados soberbios, catedráticos, homosexuales reprimidos, que no son más que esos niños, ahora de adultos, abandonados, desterrados del amor de sus padres, seres resentidos que se llenan de soberbia con un enorme vacío espiritual, son pues, estos niños nacidos en los hogares disfuncionales los que activan la decadencia de la sociedad.

Ansiedad, sinónimo de sufrimiento

Estos niños, como yo lo fui, no saben cómo manejar la ansiedad y por ansiedad arruinamos nuestras vidas. La ansiedad (del latín anxietas, ‘angustia, aflicción’) es una respuesta emocional o conjunto de respuestas que engloba: aspectos subjetivos o cognitivos de carácter displacentero, aspectos corporales o fisiológicos caracterizados por un alto grado de activación del sistema periférico, aspectos observables o motores que suelen implicar comportamientos poco ajustados y escasamente adaptativos.

La ansiedad tiene una función muy importante relacionada con la supervivencia, junto con el miedo, la ira, la tristeza o la felicidad. En la actualidad se estima que un 20.5% o más de la población mundial sufre de algún trastorno de ansiedad, generalmente sin saberlo. La ansiedad es como la gasolina en el alcohólico, el drogadicto, el maniaco depresivo, el adicto a cualquier adicción, es lo mismo para el codependiente, para el enfermo emocional, como para el neurótico, para el fumador, la ansiedad es veneno puro para todos, por la ansiedad tengo miedos, por ansiedad digo mentiras, por ansiedad no puedo controlar mis emociones, por ansiedad soy adicto y sufro. La ansiedad tiene que ver con mi manera de pensar, de actuar y de sentir, con mi personalidad y mi manera de relacionarme, por ansiedad tengo el pánico escénico, miedo al hablar en público, por ansiedad me lleno de miedos y por miedos soy soberbio, pierdo los estribos y la loca de la azotea se adueña de mis pensamientos.