Si todos los días se limpian las playas, todos los días las ensucian

0
153
Miguel Estrada Trujillo, dirigente de vendedores ambulantes de playa Eréndira y Jardín.

Por Francisco Rivera Cruz

No tenemos conciencia de cuidar a nuestras playas, si todos los días limpiamos, todos los días están sucias, sostuvo Miguel Estrada Trujillo, quien se pronunció porque haya conciencia entre los visitantes a los destinos de playa de conservarlos en estado que despierten interés y sean seguras.

El representante de comerciantes del corredor Playa Eréndira-Jardín, lamentó que haya quienes digan ensucio porque Ayuntamiento tiene personal que limpie, “no es el caso, no podemos dejar todo al gobierno; tenemos que participar y si nosotros tenemos en buenas condiciones nuestras playas, serán atractivas y tendremos más visitas y mayor derrama económica regional”.

En este tema, pidió a las autoridades municipales de Lázaro Cárdenas alguna consideración y protección al comercio local, ya que en las temporadas altas vienen comerciantes de fuera y hacen competencia desleal.

Por semana santa viene gente mucha de fuera a hacer ventas. Y si bien todos tenemos derecho a llevar sustento para nuestras familias, también hay que consumir lo local, así que es deseable que las autoridades de cierto modo nos protejan, dijo Estrada, quien lleva 30 años haciendo ventas en playa, el tiempo que tiene de haber llegado de Guerrero.

“…es desagradable que venga de fuera en temporadas altas nos echen competencia desleal pues vienen y nos dejan el trabajo de todo el año”.

El dirigente se refiere con lo anterior a que las 40 familias que hacen comercio en Eréndira y Jardín, participan con los enramaderos en mantener en buen estado de limpieza los accesos a las playas y las playas mismas.

Comentó que en las temporadas de lluvia, los prestadores de servicios en playa se ven afectados por las inclemencias del clima, ya que la gente no se arrima o se cierran las playas por los peligros del mar: la marea alta, el mar de fondo y los ciclones, “y ni enramaderos ni nosotros tenemos actividad y nos vemos afectados”.

Anotó que como Lázaro Cárdenas no es un centro turístico como Ixtapa, Acapulco, Manzanillo o Vallarta, la afluencia de la gente es más local, y cuando les va bien es cuando son temporadas vacaciones que viene gente de fuera y no nada más del estado.

Las ventas en casi todo el año, o fuera de las temporadas altas de semana santa y diciembre, solo son de fines de semana “y tenemos que guardar economía para pasar toda la semana”.

Comentó que venden, collares, pulseras, inflables, salvavidas, fruta, golosinas, recuerdos y lo que va a la mano con lo que se ocupa para visitar y meterse al mar, es decir sandalias y ropa de playa.