Operación mochilas, no es la solución: Intoxicación masiva

0
331

Por Ernesto Salayandía García

Mal de muchos…

Cita la nota periodística: Al menos 15 estudiantes de secundaria y bachillerato fueron detectados en estado de intoxicación por sustancias al interior de los planteles escolares; en primera instancia, se hizo el reporte de que el consumo fue por medio de alimentos. Se trataría de un pastel con marihuana en el plantel 2 del Colegio de Bachilleres de Chihuahua y el consumo de pastillas (ansiolíticos) en la Secundaria Federal 1. Alarmados, padres de familia hicieron el reporte a este rotativo, así como en redes sociales; en primera instancia se reportaron decenas de jóvenes intoxicados: 30 en la Secundaria Federal 1 y al menos dos en el plantel 2 del Cobach. Hechos similares se han suscitado a últimas fechas en secundarias y bachilleratos de varios estados, entre ellos, Chiapas, Veracruz e Hidalgo, registrando intoxicaciones masivas de estudiantes por consumo de estupefacientes, suministrados en tradicionales pays y brownies, además de una amplia variedad de pastillas.

Drogados y dopados

Los efectos no se hicieron esperar, los estudiantes drogados, sufrieron de crisis de ansiedad y nerviosismo, registrando vómitos y severos malestares físicos y mentales, muchas madres, pusieron el grito en el cielo, exigiendo que se aplique la operación mochila, mientras, que de nueva cuenta el esquema gubernamental quedo al descubierto, al confirmarse que a pesar del alto consumo de sustancias y de los daños que este hecho acarrea, no tenemos un programa de prevención para evitar que este cáncer, el de las drogas, siga arrastrando a niños y jóvenes a un callejón sin salida de muerte.

Nadie te pone una pistola y te obliga a consumir

Queda muy en claro que estos estudiantes se intoxicaron por voluntad propia, sin duda, son víctimas de la ansiedad y en cierta manera, usan marihuana, pastillas y cerveza, por lo que les resulta muy atractivo una rebanada de pastel, brauni o pay, con marihuana, mas, en complemento, pastillas que pueden ser clonasepanes, fentanillo o cualquier otra más, el narcomenudeo tiene un enorme mercado en secundarias y preparatorias donde ha proliferado la venta de drogas, al cuidado, de algunos policías municipales y ante la ineptitud e ignorancia de la gran mayoría de las fiscalías, cuyo cargo del titular, en muchos casos, son ocupados por verdaderos ineptos en la implantación de la justicia, como es el caso del que cobra como fiscal en Chihuahua, Roberto Fierro  y ante este serio y verdadero problema, queda claro de que estamos en la calle, mientras estos niños adictos están en la cuerda floja, en un pantano del que difícilmente podrán salir.

No puedes dar lo que no tienes

Un marihuano muere de mil maneras, claudica a su presente y su futuro, deja de estudiar, muere su autoestima, así como sus buenas relaciones en casa,  no acepta ayuda, las escuelas, no tienen conciencia, ni información sobre esta perra enfermedad, muchos maestros, mal pagados, no tienen nada que ofrecer más que sus miserias espirituales, algunos estas también atrapados en el alcoholismos y las derogas, invadidos por depresión, frustración y complejos, no se puede ayudar a los estudiantes con una plática sobre adicciones, o colocando poster haciendo alusión a las trilladas frases DI NO A LA DROGAS….LAS DROGAS DESTUTEN, no, estos jóvenes ya están sentenciados a sufrir y a hacer sufrir, esto es progresivo, contagioso, mortal y la mejor manera de guiar a un niño, el mejor antídoto es el ejemplo, el remedio y el trapito, está en casa, pero es ahí, en los hogares disfuncional donde está la fábrica de adictos y es el cuento de nunca acabar.

Los últimos en enterarse son los padres

El consumo de sustancias toxicas entre la población infantil y juvenil, es impresionante, el consumo se hace a escondidas, uno como adicto juega la parte, vive de la apariencia, cuidando el que dirán, esta intoxicación masiva delatada en los medios de comunicación, obedece al nivel de adictos que hay en las escuelas, un niño sano por así decirlo, no aceptaría como regalo una rebanada de pastel de alguien desconocido  o conocido, ni una paleta, gomita, chicle o pastilla, un fumador de marihuana, no le pondría peros al producto, el punto es, que  estos estudiantes intoxicados, son fumadores y consumidores de sustancias toxicas, en esta ocasión hubo una alteración.

Datos alarmantes

Velvet González | El Heraldo de Chihuahua

Del 1 de enero al 16 de octubre, 522 personas ingresaron a hospitales de la entidad en estado de intoxicación por sustancias psicotrópicas, de acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica de Adicciones, mientras que 107 personas fallecieron por causas relacionadas con el uso de sustancias. De las 107 muertes, cuatro corresponden a personas de 15 a 24 años que murieron por sobredosis, mientras que 103 fallecieron por síndrome de dependencia al alcohol y otras sustancias. Esta cifra se mantiene a partir de 2020, con poco más de 100 decesos relacionados con el uso de drogas legales e ilegales. Además, el Sinave refiere que en los últimos tres años el promedio anual de ingresos a hospitales es de 500 pacientes, sin embargo muestra una tendencia al alza desde 2019, pues dicho año se registraron 498 ingresos, en 2020, 503, en 2021 hubo 512 y para 2022 van 522. Del total de ingresos a urgencias, el 66.7% presentó intoxicación aguda por alcohol, y de dicho porcentaje, la mitad (50%) utilizó otra sustancia psicotrópica, un 18% consumió dos sustancias más, y un 11% de tres a cuatro. En el resto se encontró sólo alcohol.

El inicio de consumo de sustancias es desde los 12 años

Todo lo que entra al cuerpo y altera el funcionamiento del Sistema Central Nervioso es droga, la gran mayoría de adictos, despiertan su ansiedad compulsiva con nicotina, fumando con frecuencia desde muy temprana edad, crece la adicción al lado de la cerveza, la cerveza es una droga, también escalonaría, el adicto brinca al siguiente escalón que es la marihuana, la compulsión lo orilla al consumo de clonacepanes, en esta carrera de inicio, están los inhalantes, el LSD, por supuesto las pastillas, heroína, cocaína  y el paso mortal, que es el cristal, metanfetaminas, lo que le sigue, es el fentanillo, estos niños, ingresan a secundaria ya muy experimentados con las sustancias, predominando la marihuana y cuando aparece la oferta de pasteles o pays con hierba, no son nada despreciables, como tampoco lo son el comprar una pastilla de cristal o de fentanillo, son sobradas las razones para considerar que en estas intoxicaciones masivas en los planteles, los niños no fueron engañados, no los obligo nadie a sustanciarse, fue por decisión propia ante el antecedente de una adición real y palpable a la marihuana

Algunos orígenes de una adicción

Padres y gobierno, ignoran el origen del problema, el adicto base predispuesto por sus antecedente genéticos, herencia neurótica, de abuelos y padres alcohólicos, nace y crece conviviendo con el alcohol, la cerveza está presente en todos los eventos, el machismo y el hembrismo, en su conjunto las características de un hogar disfuncional, son como un tatuaje que lo marca de por vida donde crecen sus niveles de ansiedad, en suma, el niño dañado, recibe daños irreversibles marcando sus heridas profundas del alma, nace y crece con miedos, complejos, se torna nervioso, ansioso y cuando entra la sustancia a su cuerpo es como arrollo al alma, cae, desde muy temprana edad en depresión, no sabe manejar sus emociones y con el tiempo acumula un mundo de malos hábitos y de defectos de carácter, las malas amistades influyen en su aditicio como las dependencias a los aparatos electrónicos, a la pornografía, el sexo o la pereza, son  presa fácil del aburrimiento y no hay en casa un digno ejemplo a seguir, propiamente, muchos adictos son empinados por sus padres a caer en las garras de esta perra enfermedad del alma, maldita enfermedad, que es progresiva, incurable, contagiosa  burlona y mortal.

No hay que tapar el sol con un dedo

El narcotráfico tiene una mercado potencial en los niños, es por demás atractivo, está presente en los barrios, donde las pandillas son carne de cañón, en las escuelas y estamos abriendo la puerta a experiencias más crueles, como son los suicidios o los asesinatos masivos, tipo Estados Unidos, no estamos zafos de estas desgracias y no es con la operación mochila como debemos de entender este serio problema de vida o muerte, tenemos que ir a la raíz, al punto de partida que son los hogares disfuncionales, no es a través  de poster, folletos películas como tenemos que despertar conciencia, hay que reconocer, que en prevención, estamos en pañales, carecemos de un programa informativo, el índice de adictos, crece como la espuma en niños y adultos, en hombres y mujeres.