Clonacepan: Juventud amenazada de muerte

0
9691

Por Ernesto Salayandía García

Mal de muchos, consuelos de tontos

No hay situación más triste para un padre que ver como su hijo se ha consumido en el mundo de la  mediocridad, un ser nacido para perder, bueno para nada, fracasado, hundido en depresión, con serios problemas mentales y emocionales, atrapado en un mar de conmiseraciones, refugiado en su soledad y justificándose de la mala suerte que le ha tocado vivir, la mala suerte de un drogadicto que todo le sale mal, sin dinero, ni trabajo, ni familia, viviendo una vida miserable donde es repudiado, odiado, rechazado, severamente dañado de sus facultades mentales con trastornos agudos y secuestrado por sus delirios, marchitado, sin vida, amargado, arruinado es propiamente la abeja negra, la maldición de la familia, quien mantuvo oídos sordos, cuando se le dijo.- Las drogas destruyen,. No hay quien les gane, es pues, parte de las estadísticas de los mediocres fracasados, drogadictos muertos en vida, atrapados sin salida, que forman parte de las estadísticas de este país de alcohólicos y drogadictos.

¿El adicto, nace o se hace?

La enfermedad emocional del alcoholismo y la drogadicción, es una enfermedad cruel, incurable, contagiosa, burlona, progresiva, mortal, es una enfermedad genética que se trasmite de abuelos a padres, de padres a hijos y de hijos  hijos, los niños con estos antecedentes genéticos y neuróticos, nacen con la predisposición de desarrollar la compulsión, la enfermedad se afianza en los hogares disfuncionales, el niño, nace y crece frágil emocionalmente, le dañan las heridas profundas del alma que adquiere como es el abandono, el rechazo, las injusticias y las traiciones, se relaciona con niños, igualmente nacidos bajo las mismas cualidades, crece con un cumulo de defectos de carácter, comandados por  la soberbia, la negación y en si, la ansiedad, el niño, entre a ese laberinto infernal despertando considerablemente sus niveles de ansiedad, iniciando con la nicotina, la cerveza, los inhalantes y la marihuana, de ahí brinca a los clonascepanes y de los fármacos, al cristal, del cristal al fentanillo y finalmente a la muerte a un hospital psiquiátrico, se convierte, muerto en vida, atrapado en un callejón sin salida, nunca debió alimentar sus niveles de ansiedad.

Los “servicios” del Clonacepan

  • Un gran mayoría de adictos a la marihuana y heroína, usan clonacepan para equilibrar sus pensamientos alterados por las sustancias, quebrar es el termino cuando por ejemplo los efectos producen pensamientos psicóticos, miedos, fobias, ansiedad, culpa y el Ribotil, conocido como Clonacepan les de un servicio de tranquilidad, con el riesego de convertirlos en farmacodependientes, la droga en si provoca estados de ánimo drásticos y acelera el Sistema Central Nervioso. Causa dependencia y en el ambiente de los marihuanos, heroinómanos, es muy normal anestesiar sus emociones en Ribotil o clonacepan, Ribotil contiene clonazepam como ingrediente activo, el cual pertenece a un grupo de medicamentos conocidos como benzodiacepinas. El clonazepam tiene propiedades anticonvulsivantes, es decir, previene los temblores (convulsiones). Se utiliza en la mayoría de las formas de epilepsia del lactante y del niño, especialmente el pequeño mal y las crisis tónico-clónicas. Está igualmente indicado en las epilepsias del adulto, en las crisis focales y en el “status” epiléptico. si es alérgico (hipersensible) al principio activo o a alguno de los demás componentes de este medicamento si es alérgico (hipersensible) a otros medicamentos del grupo de las benzodiacepinas, es útil, se tiene dificultades respiratorias graves y persistentes (sensación de ahogo), insuficiencia hepática grave (el hígado no puede cumplir con sus funciones) o si tiene problemas de dependencia de drogas o alcohol, a menos que haya sido estrictamente indicado por su médico, tiene efectos secundarios de alto riesgo

El que no sabe, es como el que no ve

Los alcohólicos, adictos drogadictos empezamos con poquito, probamos sustancias ignorando las severas consecuencias, no es cuestión de risa jugar a ver quién se duerme al último tomando clonacepan, es cuestión de vida o muerte, un drogadicto arruina su vida y la de su familia, se estaciona en un laberinto profundo y negro, las consecuencias son drásticas, reales, tristes y muy crudas, jugar a este juego estúpido, es ignorar el tremendo peligro que gestan las adicciones, que  es provocar la sentencia de muerte, no hay quien le gane, lo mejor de todo, es no correr riesgos, no jugar con la vida, es muy fácil entrar, lo realmente difícil es salir, más aun, cuando no tenemos los conocimientos, ni las herramientas para una efectiva rehabilitación. Los centros de rehabilitación, salvo honrosas excepciones, son un rotundo fracaso, el adicto, jamás sale del hoyo y lo peor es que empina a toda la familia de por vida.

El que no sabe, es como el que no ve

Estos niños dañados ignoran todo sobre la enfermedad del alcoholismo y las drogas, desconocen que nacieron predispuestos, venerables a caer en las garras de la perra enfermedad, lo absurdo de todo, es que maestros y padres de familia están muy mal informados,- ‘El que se duerma al último gana’, Cofepris alerta por reto viral en TikTok de tomar clonazepam , El reto virilizado en redes sociales consiste en consumir medicamentos controlados que inducen al sueño y tratar de aguantar en vilo el máximo tiempo posible. La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) alertó a los jóvenes del riesgo que conlleva un reto que se ha hecho viral en redes sociales y consiste en tomar medicamentos para el sueño como clonazepam. El juego, llamado “el que se duerma al último gana”, consiste en consumir medicamentos controlados que inducen al sueño y tratar de aguantar en vilo el máximo tiempo posible. “El consumo inadecuado, sin supervisión médica e irresponsable de fármacos con propiedades ansiolíticas como clonazepam, tiene efectos secundarios que van desde la somnolencia, mareos y náuseas hasta pérdida de equilibrio, problemas de coordinación, dolor de cabeza, muscular o de articulaciones“, dijo la Cofepris. Otros de los posible síntomas, prosiguió el organismo, son la visión borrosa, temblores, incontinencia o retención urinaria, incremento de saliva, dificultad para pensar o recordar, problemas respiratorios y, de combinar los ansiolíticos con otros fármacos, puede producir coma. Por lo anterior, Cofepris exhortó a madres y padres de familia, tutores, personas cuidadoras y docentes a orientar sobre los graves riesgos a la salud por el uso y consumo de sustancias controladas. Igualmente, la dependencia federal invitó a niñas, niños y adolescentes a evitar difundir y participar en retos que pongan en riesgo su vida. Venta de clonazepam sin receta médica, una pastilla cuesta diez pesos. Cofepris también llamó la atención a los puntos de venta en los que se comercializa el clonazepam sin receta médica, ya que no está permitido. México registró durante este enero más de una veintena de casos de jóvenes intoxicados al poner en práctica este reto, comúnmente realizado en la plataforma TikTok.- Según reportaron medios locales, tres de ellos ocurrieron en Nuevo León, nueve en Veracruz y cerca de una decena en Ciudad de México. Intoxicados en fiesta clandestina en Estácalo Los últimos casos registrados se dieron el pasado lunes en una fiesta clandestina celebrada en la alcaldía Itzacalco, en la que cuatro jóvenes que mezclaron los ansiolíticos con bebidas alcohólicas tuvieron que recibir atención de los servicios de emergencia. Las autoridades identificaron en 2022 alrededor de 500 incidentes de menores de edad derivados de este tipo de retos.

La marihuana y las escuelas

¿Por qué me hice adicto?

Comencé a fumar, prendiéndole los cigarros a la abuela en la estufa, al principio, era una fumadita para que agarrara braza el cigarro, después, dos, tres y al final, le entregaba a mi abuela la mitad el cigarro que ella me pedía le encendiera, así me prendí de la adicción a la nicotina a los 12 años y duré más de 37 en quitarme esta dependencia que me taponeo mis arterias del corazón y de mis piernas, tengo dificultad para caminar por la limitada circulación en mi cuerpo, celebro 14 años libre de humo, gracias a Dios. Por las tardes nos encerrábamos en la casa de Tito, Cuau y Max, éramos como 15 chamacos de la misma edad, fumábamos como chacuacos, igual en su casa, que en el parque, en la calle o en el billar; a los 13 años, yo portaban mi propia cajetilla de Baronet, que eran los más baratos y al final de mi carrera adictiva, llegué a consumir hasta casi tres cajetillas diarias, me fumaba un cigarrillo cada 10 minutos, uno tras otro, perdí mi condición física, mi apetito, el cigarro daño mis dientes, quemé ropa, vestiduras de mis carros, quemé muchas veces a mis hijos y a mí mismo, siempre apestando a cigarro, ahora comprendo que detrás de mi adicción que fue progresiva, desperté al máximo mis niveles de ansiedad, ahora comprendo que la ansiedad es el detonador de mis adicciones, me hice adicto a las sustancias tóxicas por mi herencia genética, por imita changos, por buscar la pertenencia en un grupo y la aprobación del mismo, fumé y fumé, porque que no quería ni respete mi cuerpo, soy un tipo endeble que no supo decir.- No gracias.