Acromegalia

0
162

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

 

En el centro de nuestro cerebro todos tenemos una glándula llamada hipófisis o pituitaria. Esta glándula, aparte de otro tipo de funciones, cuenta con una que es muy importante, secretar una hormona que se llama hormona del crecimiento, y esta es la que se encarga de desarrollar el crecimiento de un cuerpo humano, desde su nacimiento hasta su etapa adulta.

Cuando por alguna razón esta glándula secreta más hormona del crecimiento de lo normal, ese cuerpo estará en problemas, ya que seguirá creciendo sin freno hasta desencadenar un padecimiento llamado gigantismo o acromegalia, este último es el nombre de la enfermedad que me toca explicarle en este artículo.

¿Qué es esto de la acromegalia? No es otra cosa que el crecimiento anómalo de un cuerpo, enfermedad que no se nota tanto ese crecimiento rápido de los chicos, pero crecen un poco más que el resto de sus compañeritos de generación, y lo traumático es que siguen creciendo aún, llegando a su límite de crecimiento a los 18 años, en estas edades se siguen desarrollando y siguen creciendo, y como ya desarrollaron lo que su genética y su cuerpo iban a crecer, seguirán creciendo de los oídos, la mandíbula, las órbitas oculares, crecimiento de las manos, tienen unas manotas, no hay anillos que les quede, así como los números de los zapatos los más grandes no les quedan, la nariz les crece mucho.

No es fácil el diagnóstico al inicio, pero conforme crecen más estos pacientes es clásica la cara y el tamaño de esos pacientes, las facciones faciales son más gruesas, sudan fácilmente, piel muy gruesa y áspera, voz más gruesa, grave, se cansan fácilmente,  roncan mucho al dormir, no tienen una agudeza visual adecuada, migrañas, una lengua más grande, tórax muy grande, aumento de tamaño viseras, hígado, corazón, así como los riñones y datos de artritis.

La causa más común de una producción excesiva de hormona del crecimiento, es un tumor en la glándula hipófisis que generalmente es benigno, pero por su comportamiento tan agresivo se considera maligno, ya que la hiperproducción de hormona del crecimiento deforma por completo el cuerpo de ese tipo de pacientes, y se estigmatizan generando incluso depresiones severas, además tienden a estar hipertensos, cardiomegalia (corazón grande), llegan a desencadenar diabetes mellitus, apnea del sueño, fibromas uterinos, disminución en la agudeza visual.

Se debe dar tratamiento médico, pero el que quitará por completo la patología es el quirúrgico, así es, querido amigo, operar a estos pacientes y la resección del tumor no es tan difícil, aquí lo difícil es el abordaje, quiero recordarle, querido amigo lector, que la hipófisis está exactamente en el  centro del cerebro, asentado en una parte del cráneo que se llama silla turca, y que para mala fortuna de este tipo de pacientes está enclavada exactamente en el centro del cerebro, así tenemos que el abordaje será transesfenoidal, levantando la cara a través de la nariz para llegar a la hipófisis y cortar el sitio del adenoma, y la otra forma actual es la endoscópica, pero no ha tenido buena evolución y por  último la lisis química de la glándula, la cual daña más de lo que nos imaginábamos y que llega a ser incluso más agresiva que la misma enfermedad, de aquí que debe ser muy bien valorado el caso para someterla a cirugía.

Una enfermedad rara, pero muy latosa, y que hace que este tipo de pacientes se estigmaticen, como les decía, como personas de un circo por lo alto que son.

Aprendamos a poder convivir con ellas, no son monstruos, son seres humanos que como cualquiera cursa con una enfermedad y si la conocemos y les enseñamos a nuestros hijos a verlos no harán comentarios denigrantes y a veces hasta insultantes para esta gente al encontrarla en la calle.

Gracias por leer este artículo.