ADICTOS al chisme

0
282

 

Por Ernesto Salayandía García

 

Hay un Judas en cada esquina

Eran las 2:15 de la madrugada cuando sonó mi celular y atendí la llamada, se trataba de una mujer desesperada, en depresión, llorando como Magdalena, trabándose al hablar, pidiendo ayuda a gritos y no hice otra cosa más que escucharla y escuchar su dolor lleno de impotencia, frustración e ira, hizo catarsis, vomitó toda la basura que la atormentaba y que le robaba el sueño, más que eso, la tranquilidad y la paz mental, emocional y espiritual, esta mujer herida, desahogó sus penas y tocaba un fondo, una severa crisis debido al hostigamiento, a las humillaciones, críticas, chismes y especulaciones negativas hacia su persona, toda esta ensalada emocional se la come día con día en su oficina donde labora y donde sus compañeros y compañeras, le hacen el conocido Bullyng, día con día, la hacen trizas, pedazos, la gente mal nacida, que no tiene oficio ni beneficio, que se han hecho expertas en juzgar a los demás, en levantar falsos, en difundir rumores, chistes, chismes en contra de la dignidad de esta mujer, que como ella, hay víctimas de la mala leche, por todos lados y que irresponsablemente hacen un daño serio y profundo, lo mismo se da en la escala gubernamental, en sindicatos, empresas y en cualquier centro laboral o educativo, el chisme y el meterse en lo que no les importa, es un deporte nacional, que si hubiera Olimpiadas con esta rutina, muchas ganarían medalla de oro. Después de la liberación que hizo conmigo, le di algunas sugerencias que sin duda, durmió como niño recién nacido..- Quien te hace enojar, te gobierna.-

El Chisme es un vehículo de comunicación

El chismoso le pone el énfasis, la canela, emoción, dramatización, usa el arte de persuadir, expresa sus emociones con la cara, usando cejas, voz, con tonos y modulación, igual, su lenguaje corporal es por demás expreso y la gente chismosa, logra su cometido.- Yo los vi anoche en el estacionamiento.- Ah, pero por favor, no se lo digas a nadie.- Te lo juro, es verdad lo que te digo.- Y el chismoso lanza un dardo al universo y este comienza a difundirse de voz en voz y cada quien que lo escucha, le va agregando de su cosecha, es tan rápido destruir con la lengua de cada persona, con esa lengua más filosa que un bisturí, cobardemente levantan falsos y aseguran que es verdad, la circulación de una persona a otra, es rapidísima y súper efectiva, un chisme está lleno de mala vibra, de energía negativa y quien escucha o difunde chismes, no muestra más que su mediocre interior, hay chismes capaces de destruir la confianza, de hacer trizas la imagen de una mujer, de crear cizaña, de sembrar vientos y cosechar tempestades, un chisme es denigrante para la víctima que es atacada cobardemente a sus espaldas y que pocas ocasiones tiene la oportunidad de enfrentarse a sus enemigos, un chisme destruye y construye una falsa imagen, y estamos llenos de chismosos, mal nacidos y aquí lo importante es ser justos, honestos con uno mismo y poner candados para que ningún chisme tengo eco en nosotros y menos reproducción, sé que no soy monedita de oro para caerles bien a todos, sé que soy argumento para chismes, especulaciones y levanta falsos, alguna gente ha hablado por hablar, son cobardes que tiran la piedra y esconden la mano, luego cuando te saludan en algún evento o en la calle, se desbordan con la sonrisa, son falsos, hipócritas, son Judas, te dan el abrazo y te clavan por la espalda la daga.

Dejé de preocuparme

Te das cuenta cuando alguien ya fue contaminado, simplemente con tratar de buscarlos y no te atienden, cuando te entrevistas con ellos, no te miran a los ojos, no son sinceros, y es porque alguien habló cobardemente a tus espaldas, te das cuenta, porque la gente cambia y tu ni te imaginas porqué, reaccionan incluso hasta con resentimientos, dando muestras de ofendidos y tú, ni por enterado, así funciona el chisme, te cierran las puertas, se caen los negocios y te lesionan, esta gente no se imagina como trasciende el chisme venenoso, intrigan, buscan destruirte a como dé lugar, pero se olvidan que el bumerang está en el aire, se olvidan de que el que mal obra, mal acaba, se olvidan que esta vida, es como un restaurante, nadie se va sin pagar y sobre todo, el bumerang te pega donde más te duele, por ello, la mala vibra, la mala leche, la mala fe, les pega fuertemente de rebote.- Hace muchos años que dejé de preocuparme por el que dirán, abandoné mi prestigio, dejé de cuidarme de la crítica y las intrigas, he visto, mis avances a través de los años, y cuando veo que ha sido injusto lo que me han hecho con los nefastos comentarios, cuando la adversidad me lesiona, trato de salir avante sin resentimientos, ni dolo, sin odio, ni venganza, sé y comprendo que la gente está enferma, muy enferma emocionalmente y avientan su estiércol con todo, por desgracia, logran el objetivo debido a la ignorancia emocional, debido a la debilidad de los receptores que permiten escuchar bajezas e injusticias en contra de alguien, por esa razón, cuando una mujer viene y habla pestes de su marido, cuando vienen a mi estudio y destilan veneno contra su pareja, les pido la oportunidad de escuchar la otra parte, sin emitir juicio, o agarrar partido, he aprendido a no juzgar, ni a criticar, mucho menos a meterme en lo que no me importa, cuando alguien me pide ayuda, se la doy, pero en ese sentido, sin engancharme con sus argumentos que muchas veces al dolor, resentimientos y envidas, claro, los mediocres que practican esta ruin acción, vienen de hogares disfuncionales, son víctimas de las cadenas destructivas y son generaciones se distinguen por familiares neuróticos, alcohólicos y drogadictos, una gente de bien, no destruye la intimidad, ni la vida de nadie.

El chisme, sinónimo de intriga

Una jovencita hermosa, talentosa e inteligente, por demás guapa, recibe toda una carga de energía negativa a través de los chismes a través de los dimes y diretes, se le atribuyen calificativos, como el hecho de que es ligerita, que le da lo mismo acostarse con uno que con otro, que si se acostó con el maestro para que la pasara en el examen, se dice, que es novia de un narco o de un secuestrador, su imagen después de tanto chisme habrá de quedar por el suelo y la intriga será una daga profunda con una gran herida en su alma; muchos la verán pasar y de inmediato le postran la etiqueta de prostituta, o de los atributos que irresponsablemente alguien le adjudicó. Todo ello se debe a envidias de mujeres que no tienen lo que ella envanece, también a uno o más hombres que no cumplieron con las expectativas y fueron votados como corcho de sidra, ella los mandó a freír espárragos, quien habla mal de alguien, es debido a que sus egos fueron lesionados, quien destila veneno, es debido a que sus intereses, igual se lesionaron y el chisme es una adicción, conozco a muchas personas que no se les escapa nadie, todo el mundo tiene cola que le pisen, menos ellos y a mí, en lo personal, se me hace muy molesto, escuchar a alguien que destila veneno a alguien que se mete en lo que no le importa, don perfecto, me incomoda este tipo de personas y no me junto con ellas, ni las escucho, porque no deseo ser contagiado.

El triple filtro de Sócrates

En la antigua Grecia, Sócrates fue famoso por su sabiduría y por el gran respeto que profesaba a todos. Un día, un conocido se encontró con el gran filósofo y le dijo: ¿Sabes lo que escuché acerca de tu amigo? Espera un minuto –replicó Sócrates-. Antes de decirme nada quisiera que pasaras un pequeño examen. Yo lo llamo el examen del triple filtro. ¿Triple filtro? Correcto -continuó Sócrates-. Antes de que me hables sobre mi amigo, puede ser una buena idea filtrar tres veces lo que vas a decir, es por eso que lo llamo el examen del triple filtro. El primer filtro es la verdad ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto? No -dijo el hombre-, realmente solo escuché sobre eso y… Está bien -dijo Sócrates-. Entonces realmente no sabes si es cierto o no. El segundo filtro, el filtro de la bondad ¿Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo? No, por el contrario… Entonces, deseas decirme algo malo sobre él, pero no estás seguro de que sea cierto. El tercer filtro de la utilidad ¿Me servirá de algo saber lo que vas a decirme de mi amigo? No, la verdad es que no. Bien -concluyó Sócrates-, si lo que deseas decirme no es cierto, ni bueno, e incluso no es útil ¿para qué querría saberlo? Ojalá esta sabiduría pudiéramos aplicarla a cada momento. Considero que si abro la puerta a la especulación, al desprestigio, a la descalificación y la envidia, soy igual o peor a quien escucho. TRATAMIENTO AMBULATORIO PARA ALCOHOLICOS Y DROGADICTO, nuevo modelo en rehabilitación Articulo completo en: montrealquebeclatino.com 614 256 85 20.- Le lengua es un órgano muy fuerte, no tiene huesos, pero extermina a cualquiera.