AYUNTAMIENTO INDOLENTE ANTE TEMPORADA DE HURACANES

0
154
Hasta ayer así se encontraba el canal que corre sobre la avenida Noyola, casi en el cruce con la avenida Tulipanes, lleno de maleza y escombros, sin que la actual administración municipal haya hecho algo por limpiarlo, situación que representa un serio peligro de ocurrir una fuerte precipitación pluvial.

Hasta la fecha la administración de Armando Carrillo Barragán no ha hecho nada por mantener limpios canales pluviales para evitar inundaciones.

Por Rafael Rivera Millán

Ayer dio inicio la temporada de huracanes 2018 para el Pacífico mexicano, y hasta ahora canales pluviales como el de la Noyola, están llenos de maleza y escombros, sin que el ayuntamiento haya iniciado su limpieza para evitar que se obstruya el agua de las lluvias y en consecuencia se provoque su desbordamiento e inundaciones a diversas colonias, con el daño material y personal que traería consigo esta falta de previsión.

Prácticamente, todos los estados costeros son vulnerables pero existe mayor probabilidad de que un ciclón tropical penetre al territorio por Baja California Sur, Sinaloa, Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Jalisco, principalmente durante la temporada de huracanes 2018, por lo que los gobiernos estatales y municipales están obligados a prevenir cualquier desastre provocado por la naturaleza.

A su vez, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) tiene las listas con los nombres que recibirán las tormentas tropicales y los huracanes para los próximos seis años.

Las listas contienen nombres femeninos y masculinos, por cada letra del abecedario, en idiomas español, inglés y francés, por ser los idiomas que se hablan en la región meteorológica a la que pertenece México.

Para este año, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dio a conocer que los nombres para ciclones tropicales son Aletta, Bud, Carlotta, Daniel, Emilia, Fabio, Gilma, Héctor, Ileana, John, Kristy, Lane, Miriam, Norman, Olivia, Paul, Rosa, Sergio, Tara, Vicente, Willa, Xavier, Yolanda y Zeke.

Año tras año son más de 20 las colonias de la ciudad y tenencias del municipio, cuyos pobladores están en peligro de sufrir daños materiales o personales, tanto por su ubicación en zonas donde no deberían estar como por la falta de atención de la comuna en turno, para por lo menos, como en el caso de los canales pluviales, limpiarlos a tiempo o incluso elevar su protección para evitar su desbordamiento con lluvias torrenciales.

Tampoco hasta ahora, se sabe de una reunión previa del Consejo Municipal de Protección Civil, el que al parecer este día habrá de sostener su primera sesión, según información extraoficial, ya que el área de comunicación del municipio, mantiene vetado a este diario de cualquier información al respecto.

Ayer 15 de mayo, dio inicio oficialmente, la temporada de huracanes que durará hasta el 30 de noviembre, y de acuerdo al pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional, para el Pacífico mexicano se esperan 15 ciclones tropicales y 8 huracanes. Apenas el jueves se formó la Depresión Tropical UNO-E en el Océano Pacífico, muy alejada del país, por lo que no representa una amenaza.

Por su parte, se conoció que la Comisión Federal de Electricidad se prepara para esta temporada con el despliegue de16 mil 900 trabajadores y un presupuesto de 600 millones de pesos para mantenimiento y equipo técnico, que incluye la movilización de 10 helicópteros, 600 vehículos todo terreno y 600 plantas de emergencia para hacer frente a cualquier tipo de contingencia a lo largo del país por eventos ciclónicos.

Cabe señalar que la temporada 2017 cerró con 20 ciclones en el Pacífico, de los cuales 18 tuvieron nombre, cifra mayor al promedio histórico que presenta este litoral de 15.2. De estos fenómenos meteorológicos, nueve alcanzaron la categoría de huracán, nueve fueron tormentas tropicales y dos permanecieron como depresiones tropicales. Del total de estos eventos, solo cuatro tocaron tierra en las costas mexicanas: Beatriz, Calvin, Lidia y Max y por fortuna ninguno de ellos en la costa michoacana.

DAÑOS HISTÓRICOS

En Guerrero el huracán la tormenta Ingrid (llegada desde el Golfo de México) y el huracán Manuel, tuvieron efectos devastadores al converger juntos los días 15 y 16 de septiembre de 2013, porque afectó a los 81 municipios de Guerrero obligando al gobierno federal a invertir 60 mil millones de pesos en la reconstrucción del estado. En la costa michoacana provocó la caída de una parte del puente que cruza el río que desembocada en el límite de los municipios de Lázaro y Aquila, dejando incomunicada por varios días a toda esa región, en donde incluso hubo la visita del presidente Enrique Peña Nieto para supervisar los daños y ordenar la reconstrucción de la infraestructura carretera y apoyar a las familias damnificadas.