Encharcamientos y caos vehicular causó “Carlota” a su paso por LC

0
518
Por la tarde de ayer, así se encontraba ya el río Acalpican.

Por Rafael Rivera Millán

 

Encharcamientos en donde siempre, al igual que el caos vehicular que suele formarse en la carretera costera, tramo La Orilla-La Mira, a altura del Puente del Toro, así como la fractura de una parte de un carril de la misma carretera en el tramo Acalpican-Caleta de Campos, además de la caída de una barda perimetral de la escuela primaria Ignacio López Rayón, fue lo que dejó a su paso por esta región de la tormenta tropical “Carlota”.

En un verdadero arroyo se convirtió ayer el tramo carretero La Orilla-La Mira.

Integrantes del Comité de Protección Civil Municipal se mantuvieron al tanto de la evolución del meteoro, que como siempre y pese a que los automovilistas saben de los sitios que suelen inundarse o encharcarse, se atrevieron a pasar con sus pequeñas o grandes unidades, quedándose varados, con el consecuente daño para sus vehículos.

 

El tramo inundado de la carretera costera La Orilla-La Mira, provocó un enorme caos vial el día de ayer.

También personal del Ejército Mexicano, Marina y de la Policía Federal división Caminos movilizaron unidades y personal para sobre todo estar al tanto del caos vehicular que se formó durante buena parte del día sobre el tramo La Orilla-La Mira, donde se estuvo pidiendo a los conductores de todo tipo de unidades tomar las debidas precauciones para transitar por esas vía, donde el agua alcanzó a bloquear el paso de los automotores.

 

De igual manera, personal de la Policía Federal estuvo vigilante que los usuarios de la carretera costera, tomaran sus precauciones, sobre todo a la altura de puente Popoyuta, donde la carretera sufrió una fractura, en un tramo considerable, que de continuar esta situación corre el riesgo de romperse completamente.

Personal de la PF se mantuvo vigilante del tramo de la carretera costera Acalpican-Caleta, a la altura de Popoyuta, que está a punto de colapsarse.

También los canales pluviales que atraviesan la ciudad y las tenencias de Guacamayas y La Mira, se encontraban al tope de su capacidad, varios de ellos incluso sin ser desazolvados por personal del ayuntamiento, situación que pone en peligro su desbordamiento.

Finalmente, las autoridades de Protección Civil y el Jefe de Tenencia de El Habillal, Rogaciano Meza, estaban al pendiente de la evolución que estaba teniendo por la tarde noche de ayer el río Acalpican, pues de continuar la lluvia, se corría el riesgo de que se desbordara en el transcurso de la noche o madrugada de hoy martes.