Síndrome de Burnout

0
126

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

 

No es otra cosa que una situación de estrés laboral, desarrollado por un ser humano sometido a un estrés crónico, este nombre, Burnout, parecería nombre francés, pero no es así, se trata de la unión de Burn, que en inglés significa quemado, y la palabra out, por fuera, también del inglés, y que quiere decir quemarse, consumirse, por un agotamiento físico y mental, que desencadena un cambio en la actitud, presentando un cambio en la personalidad, con tendencia a presentar muy malos modales en su trato personal  y con un manejo interpersonal muy difícil de acceder y de entablar un buen diálogo o una buena relación con pacientes que desarrollan un Burnout.

Este es el cuadro clásico en el desarrollo un clásico Bournout, y los personajes más expuestos a este tipo de patología son Médicos, Ingenieros, Comerciantes, Obreros, cualquier actividad que conlleve una atención a terceros o atención al público con cierto grado de responsabilidad.

En los 70, del siglo pasado, se describió este padecimiento por Bradley, y él antes de colocar el Bournout, le puso Staff, ya que él lo detectó con policías que trataban con jóvenes y que se desarrollaba esa personalidad agresiva, de difícil acceso y de muy difícil interrelación con ellos, y como pertenecían al Staff, encargado de control de los jóvenes, le puso Staff Burnout. Y desde esas fechas se incorporó a la psicología laboral, ya que se vio que en un ambiente laboral, después de dos a tres años de estar trabajando en un medio bajo estrés y demanda permanente, con horarios prologados, con poco descanso, sin distracciones y con mala alimentación, estos pacientes llegaron a presentar disminución de la energía laboral, así como de la motivación diaria y apareció la ansiedad y una franca tendencia a la depresión.

Esa irritabilidad, esos cambios en el estado de ánimo de los pacientes en el trabajo y en su área laboral, con sus clientes, con sus amigos, va desencadenando ese mal humor, ese contestar enojado y siempre grosero y altanero, ese estar siempre a la defensiva y esperando una mínima agresión para desarrollar una respuesta en ocasiones hasta exagerada, en relación con el estímulo recibido, pero ciertas veces ha podido llegar a una total indiferencia.

Pierde ese paciente la motivación por las metas que debe alcanzar y los objetivos perdidos, vive en una total indiferencia, llegando a pensar en unas jornadas muy largas, pesadas e interminables. Muestra mucho agotamiento, dado el estrés su respuesta al exterior es tendiente a mantener su cuerpo con tendencia a dormir o descansar, mucha falta de energía, sin ganas de hacer nada, mucho menos ejercicio, dificultad para aprender habilidades nuevas.

El problema es que no solo daña el factor psíquico, sino que también cursa con alteraciones para realizar movimientos en el área motora del cuerpo, con dolores musculares y articulares, y aparecen contracturas musculares y calambres y además diarrea, taquicardias, hipertensión, psoriasis, migraña, vértigo y mareo, disminución de la libido, y una franca tendencia a subir de peso. Como son personas que se sienten incomprendidas y socialmente explotadas o rechazadas, tienden a aumentar su alcoholismo o el consumo de drogas, el tabaquismo, sobre todo después de una situación de estrés laboral.

Insomnio, despertares nocturnos, con dificultad para conciliar el sueño después de despertarse en la madrugada, sin lograr descansar y con despertares con mucho cansancio.

En español se ha llamado Síndrome del trabajador quemado, genera una baja inmunológica, situaciones que llegan a afectar a la familia de ese trabajador, con deterioro en la relación familiar y laboral, desencadenando pérdidas económicas para la empresa y para la familia.

El área de la salud es una de las áreas profesionales que más se daña con este síndrome, sobre todo con médicos a nivel institucional, que se ven frustrados en su diaria acción médica, al ser extremadamente monótona su área de responsabilidad y que se vean agredidos o mal tratados por pacientes y familiares que acrecientan la posibilidad de la aparición  de un síndrome de Burnout.

Gracias por leer este artículo.