Amistad

0
497

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

 

El fin de semana pasado tuve la fortuna de reunirme con amigos de la infancia, aquellos amigos con los que conviví, en días soleados, en días con lluvia, en días aciagos y en días de inmensa alegría, y que ya han pasado de 25 a 30 años, y pudimos nuevamente estrechamos en abrazos, que me hicieron recordar esos niños y jóvenes, que con tanto entusiasmo queríamos crecer, y cómo después de recorrer cada quien su camino en la vida, somos seres humanos útiles a nuestra sociedad, y lo mejor que aún persiste ese sentimiento.

¿Qué nos ayudó? El escultismo, la necesidad de crecer, el ser tan estrechos con nosotros mismos, en ser tan selectivos con los que entraban al grupo, o eran tantas nuestras ganas de crecer, no lo sé, lo entiendo ahora y nos fuimos formando con esa fuerza que da el crecer y tratar de ser infalible en todo y yo buscaba qué fue lo que pudo ayudar a catalizar, a formar a tanta gente de bien, y solo atino a entender que fue por Amistad.

Y buscando encontré la definición de la amistad como un afecto personal puro y desinteresado, habitualmente recíproco, que se origina y se fortalece entre dos o más personas, elevando su relación a algo más que una simple relación, a sostenerlo y mantenerlo a ese amigo, siempre en muy alta estima, sin importar tiempo y distancia.

Proviene la palabra amistad del latín Amicus, que significa amigo, casi sinónimo de confidente y en otra época del tiempo, como el favorito o consentido del rey, interpretado como un afecto personal totalmente desinteresado, considerado como una relación entre iguales, que requiere esfuerzos mínimos para sostenerla, y conseguir ser recíprocos, para poder cultivarla y mantenerla.

Sencillo ¿verdad?, un aderezo importante en esta vida es un valor humano que genera un trato comunicativo y afectuoso, compartiendo alegrías y tristezas, es ese verdadero amigo el que te dirá tus errores y te hará entender que son reales esos errores aunque tú no los veas y peor aún no los veas, y él mismo te sugerirá como puedes resolverlos,  pero él también resaltará tus virtudes, estará contigo en buenos y malos momentos, nace de la necesidad de una relación con personas que piensan y anhelan lo mismo que tú, tienen en común denominador semejante y la tendencia a los mismos objetivos o al menos parecidos, tienen tendencia a los mismos placeres y cualidades humanas, que hacen que esa relación de amistad sea para toda la vida.

Y yo lo encontré en mis amigos ex scouts, debo reconocer que, aun pasado el tiempo, el anhelar volver a verlos siempre me llenó de fuerza, entereza y valor para seguir en este camino llamado vida, sin importar las vicisitudes a las que debí enfrentarme. Entendí que una buena amistad te ayuda a llevar una vida más plena, más llevadera, más feliz, con esa tranquilidad de ser correspondido.

Un fin de semana muy intenso y plasmo aquí lo que literalmente no les pude decir cuando los tenía enfrente, gracias, muchas gracias por brindarme esa amistad que ni los años ni la distancia (y mira que son muchos años y muchos kilómetros) han podido borrar, y mucho menos minimizada por el padre tiempo, reconozco en cada uno de ustedes amigos, gente de bien, gente útil a mi país, ahora ya algunos hasta son abuelos, que en otrora ni lo imaginábamos. Gracias amigos por estar ahí, por brindarme esa amistad, que igual y desinteresadamente es y será recíproca.

Mira cómo es la vida, permitirnos volvernos a cruzar en este tren llamado vida, gracias a la vida.

Querido lector, si tiene un amigo fomente esa amistad, bríndela sin esperar nada a cambio, más que solo ser aceptado como amigo. Es uno de los placeres que me ha permitido la vida disfrutar, no cuesta nada, es muy gratificante y en ciertos momentos difíciles de su vida le dará una o varias razones para vivir y sobrellevar esas situaciones difíciles a las que nos enfrenta esto llamado vida. Siempre Listo.

Gracias por leer este artículo.