Crisis de la tierra obliga a acciones preventivas inmediatas: Castillo Ceja

0
472
Mateo Castillo Ceja, representante en México de la Carta de la Tierra, dictó una conferencia ante ONGs, empresas y estudiantes.

Por Francisco Rivera Cruz

 

Respiramos el mismo aire porque la naturaleza nos ve iguales a todos los humanos, a todas las especies, las estúpidas divisiones son propias del ser humano, anotó Mateo Alfredo Castillo Ceja, representante del Punto Focal México de Carta de la Tierra.

En conferencia desarrollada en este puerto, indicó que el ser humano ha metido a la Tierra a una severa crisis al dejar de lado responsabilidad por mantener el equilibrio ambiental, social y espiritual.

La crisis de que hablo, dijo, no necesita estadísticas, está frente a nosotros si se tienen ríos y mares contaminados, si semejantes nuestros padecen hambre, falta de agua, inhalan aire impuro, son marginados y obligados al destierro y migración buscando oportunidades.

Para su exposición, Castillo Ceja se apoyó en un video que mostraba imágenes de guerra, deshielo, hambre, sequía, pobreza extrema, polución, armamentismo, enfermos, tsunami, fábricas altamente contaminantes del aire, prisas, embotellamiento automovilístico, especies muriendo por la contaminación, entre otras.

El representante en México de la Carta de la Tierra, afirmó entonces que la crisis a que hemos llevado a “nuestra gran casa” es buena porque podemos hacer alto para asumir medidas preventivas para lograr un estado de vida sustentable hacia todos los habitantes del planeta, incluidos animales y plantas, no sólo el ser humano.

La crisis nos obliga y reta a examinar nuestros valores, porque de otra forma seremos víctimas de nuestros estilos de vida, advirtió y sostuvo que el agua es un problema social latente en el que por ejemplo Morelia tendrá serias dificultades en dos décadas, de no buscar soluciones ahora.

Las crisis políticas son el origen de la fragilidad de la humanidad frente a las inundaciones, escases de comida, desaparición de especies animales y vegetales; ya que las decisiones de sustracción y explotación fueron o son tomadas sin responsabilidad, ética o valores morales.

Las amenazas mayores que vislumbra la ONU son: armas de destrucción masiva, terrorismo, calentamiento global, falta de agua potable, conflictos internacionales por la falta de observación de los derechos humanos, xenofobia, la innovación que atenta contra los recursos naturales, y muchos otros.

La Carta de la Tierra propone respeto a la naturaleza, justicia social y económica, derechos humanos universales y el desarrollo de una cultura por la paz, aspectos de los cuales el hombre en lo individual y colectivo debe hacerse responsable, consideró el conferencista.

Cerró señalando que los 16 principios se resumen en cuatro ejes: responsabilidad, respeto, cuidado y cooperación.