Faringoamigdalitis

0
231

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

 

Infección de la faringe y las amígdalas, de la cual emana su nombre, en forma aguda (rápida), caracterizada por tener la faringe y/o garganta roja por más de cinco días, muy común en la infancia, pero puede presentarse en todas las edades. Así la define la guía de referencia rápida del Sector Salud del gobierno federal mexicano. El diagnóstico será 90 % clínico.

La causa más común es de tipo viral, pero también puede ser causada por bacterias; algunos médicos mencionan inicialmente viral, secundariamente bacteriana. Aunque el proceso infeccioso es semejante por el área afectada, la sintomatología clínicamente tiende a ser distinta, finalmente en su presentación el proceso viral cursa con dolor al deglutir o tragar saliva o alimentos, tos, secreción líquida abundante por la nariz llamada coriza, los ojos rojos denominado conjuntivitis y úlceras faríngeas, estas como aftas, características de un proceso viral.

Cuando es por una bacteria igual tendrá dolor al deglutir, pero también ganglios cervicales o submaxilares (adenopatías), fiebre como signo importante, predominando la fiebre intensa, exudado purulento en la faringe e inicialmente no hay tos.

Existen factores de riesgo que nos hacen proclives a padecer frecuentemente de faringoamigdalitis, exposición al humo, señoras que cocinan con leña, fumadores, contacto con químicos volátiles o insecticidas, contacto frecuente con público, como son cajeras, dependientes de tiendas, enfermeras, médicos, profesores, como personas que tienen contacto directo con el público; otro grupo son personas que presenten actualmente el tan temido reflujo gastro/esofágico, existe otro grupo de pacientes denominados los portadores de EBHGA, muy temidos ya que ellos contienen al Estreptococo Beta Hemolítico del Grupo A, agente patógeno de los más agresivos de tipo bacteriano en caso de faringoamigdalitis pero que ocasiona cardiopatías severas sobre todo valvulopatías mitrales y artritis de tipo fiebre reumática, y los pacientes no se dan cuenta que  la padecen, igual esta infección es de difícil curación y sumamente incómoda para los pacientes.

Y lo mejor es prevenir la presentación de una faringoamigdalitis, evitando cambios de temperatura bruscos, mantener las defensas perfectamente activas, manteniéndose sano, comiendo bien y vitaminándose ocasionalmente, aunque la mejor vitamina será siempre la comida sana. Y si se sabe enfermo evitar acudir a sitios concurridos por mucha gente o de plano usar un cubrebocas.

Debe estar usted atento a estos signos y/o síntomas para acudir con su médico de confianza, si se le presenta alguno de estos: Fiebre, dolor de cabeza intenso, falta de apetito, secreción nasal líquida abundante, tos, ronquera, pudiendo llegar hasta vomitar y presentando dolor abdominal, sobre todo y más común si es menor de edad.

Tendrá sus ojos muy rojos, por la conjuntivitis, se corroborarán los ganglios linfáticos inflamados en el cuello y submaxilares, nariz tapada y mormado, y se verá en su garganta muy rojo y doloroso al tragar, con abundante secreción purulenta y ocasionalmente mal olor, sobre todo en pacientes obesos, añosos y con diabetes.

Actualmente hacemos una prueba de antígeno rápido de inmunoensayo en donde trataremos de identificar al EBHGA, del tan temido estreptococo, los cultivos se le dejarán solo si los tratamientos son fallidos y deberá estar mínimo 5 días sin antibiótico para que el resultado sea totalmente fidedigno, solo para bacterias, ya que los cultivos virales no son tan comerciales, la clínica será de vital importancia, ¿qué querrá decir esto? se basa en la experiencia del médico al detectar en la exploración física qué tipo posible de infección presenta el paciente así como la realización de un interrogatorio completo y adecuado.

El tratamiento si es viral será totalmente asintomático, y si es bacteriano, será con antibióticos, dependerá del hallazgo clínico, los síntomas, el estado en que su médico lo encuentre, así como la experiencia que tenga su médico en el manejo de determinado grupo de antibióticos para el manejo médico.

Deberá acudir con su médico ya que requiere receta médica para la administración de los antibióticos, no se automedique, no contribuya a fomentar el auto recetarse y fomentar crear bacterias de tipo resistente a todos los antibióticos.

Gracias por leer este artículo.