Matan a otros dos hombres en la autopista Pátzcuaro-Cuitzeo

0
1033
Uno de los dos hombres que ayer fueron asesinados en la autopistas Pátzcuaro-Cuitzeo.

Morelia, Michoacán.- Desconocidos acribillan a balazos a dos hombres que viajaban en una camioneta de modelo reciente, sobre la autopista Pátzcuaro-Cuitzeo, a la altura del kilómetro 13+000.

Los hechos se registraron cuando las víctimas detuvieron su vehículo, una camioneta Chevrolet Equinox, color guinda, con placas del estado de Puebla. En un determinado momento fueron agredidos a balazos por desconocidos que huyeron del lugar.

Automovilistas alertaron a la policía sobre los hechos y de inmediato se implementó un operativo en la autopista Pátzcuaro-Cuitzeo, a la altura del Kilómetro 13 + 000.

Donde efectivamente los Policías Federales localizaron en la cuneta del lado del acotamiento, el cadáver de un hombre de entre 35 y 45 años de edad, moreno claro, con suéter multicolores, pantalón de mezclilla azul, zapatos color café.

Asimismo se localizó el cadáver de un hombre de entre 25 y 35 años de edad, moreno claro, con sudadera deportiva color café y gris, pantalón de mezclilla azul, que estaba en el interior de un vehículo Chevrolet, Equinox, color guinda, con placas de circulación UAN5370 del Estado de Puebla, que se encontraba estacionado y con marcha con luces intermitentes en el acotamiento lateral.

La unidad también presentaba al menos 10 impactos de balas en el vidrio de la puerta del lado del chófer.

El sitio fue asegurado por los elementos policiacos que localizaron al menos 18 casquillos percutidos calibre .38 súper.

Posteriormente el Ministerio Público arribó al lugar, para iniciar las investigaciones correspondientes del doble crimen.

Al ser revisado el cadáver que estaba adentro del vehículo, se le encontró una identificación INE a nombre de José Adrián Z., y al cadáver localizado en la cuneta, se le encontró una identificación de licencia de conducir Federal a nombre de Inecino M.

Ambos cadáveres fueron enviados al SEMEFO local, para la práctica de la autopsia de ley, en donde permanecerá a la espera de que alguien llegue a reclamar sus restos.