Semblanza de Daniel Vargas Rivera

0
816
Jeriel Vargas Ambriz, durante la lectura de la semblanza de su padre, Daniel Vargas Rivera.

Por Jeriel Vargas Ambriz

En representación de la familia Vargas-Ambriz, Jeriel Vargas Ambriz dio a conocer ayer, durante la conmemoración del sexto aniversario luctuoso del que fuera periodista y primer cronista de la ciudad, Daniel Vargas Rivera, una semblanza del homenajeado, que fue su padre, y que aquí reproducimos completmente:

“Buenos días tengan todos los presentes, autoridades, familiares y amigos. En representación de la familia Vargas Ambriz, les doy las gracias nuevamente por formar parte de este significativo evento, que reconoce el trabajo de las personas que incansablemente han puesto su tiempo y esfuerzo en hacer de Lázaro Cárdenas una ciudad que no debe olvidarse, una ciudad que contribuya desde múltiples facetas al desarrollo y progreso de sus ciudadanos…una ciudad con memoria e identidad.

La señora Yolanda Ambriz viuda de Daniel Vargas Rivera, acompañada del ingeniero Benjamín Rodríguez Álvarez, Presidente del Patronato que lleva el nombre del extinto cronista, coloca una medalla que al finado periodista le otorgaron cronistas del país.

Este día al igual que hace 6 años tenemos la oportunidad de compartir experiencias, recuerdos y momentos entrañables de quien fue en vida un amigo, compañero, esposo, padre y abuelo ejemplar. Un amigo que nos enseñó que la única forma de querer a esta ciudad, es conociendo más sobre ella… ya que en cada hecho, lugar, tiempo y personaje se tiene la oportunidad de aprender y reconocer el lugar donde nos encontramos.

Sobre esta misma reflexión, agradezco y reconozco al Patronato de la Costa “Daniel Vargas Rivera” la labor incansable que desde hace cinco años impulsa en nuestra ciudad para que la actividad histórica no pase desapercibida, a su presidente el Ingeniero Benjamín Rodríguez Álvarez, quien desinteresadamente busca cumplir el objetivo de que Lázaro Cárdenas reconozca a los hombres y mujeres que forjaron su desarrollo al paso de los años, aquellos personajes que dieron forma a sus calles, casas y escuelas…gracias nuevamente por estar presente.

De la misma manera, agradezco a los periodistas Carlos Casillas y Rafael Rivera por ser los promotores de este reconocimiento, su amistad y cariño a mi padre, así como el apoyo brindado a nuestra familia, Gracias.

Integrantes del patronato “Daniel Vargas Rivera”, durante la guardia de honor ante su busto, acompañados de la viuda del periodista y cronistas de la ciudad, la señora Yolanda Ambriz.

Uandasquaro, a la historia por la verdad, la inteligencia y el arte…

Uno de los muchos motivos por los que la historia es necesaria como marco de estudio, es que de ella podemos aprender el porqué de los momentos y de las situaciones, una historia sin ciudad, es lo mismo que una casa sin reglas, no sabemos el rumbo que debemos tener en ella, por lo que muchas veces pierde valor todo lo que la rodea…sin embargo la historia en su regalo más puro nos muestra que cada cosa fue diseñada para un objetivo, una finalidad, y es nuestro deber como el de las autoridades enseñarnos su significado.

Cuando una persona dedica su vida a recuperar, estudiar y escribir la historia, tiene la ventaja de aprender a escuchar, analizar y dar forma…y no es fácil, porque en la construcción de la misma, se requiere la paciencia y humildad para escribir lo que fue, o como fue.

Puedo decirlo, que desde muy temprana edad, tuve grandes maestros de la historia en mi familia, aquellos que sin intención repetían lo escuchado desde niños, así como lo vivido en el pasos de sus vidas…el primero Francisco Vargas Hernández, mi abuelo, quien desde que tengo memoria,  me hacía leer mis libros de historia del nivel primaria y quien muchas veces me interrumpía solo para sumar datos más relevantes a lo que su experiencia le permitía recordar, la revolución mexicana, la guerra cristera, el cardenismo, entre muchos más…un 17 de julio pero de tres años atrás se despidió de este mundo a solo 7 días de cumplir sus 104 años… solía decir, una larga vida tiene compromisos, y es no olvidarse de lo vivido …

Con ese mismo apasionamiento por recordar y escribir, mi padre Daniel Vargas Rivera descubrió desde muy temprana edad la profesión a la cual dedicaría su vida…pero en esta labor de las letras, también encontró nuevas formas de hacer necesario que el conocimiento no se olvidara…y así fue.

Daniel Vargas Rivera nació en Xichu Guanajuato, un municipio enclavado en la sierra gorda, de niña solía decirme que su madre fue indígena chichimeca, y que por ello los Rivera eran muy bravucones, “no dejados”.

En 1970 llega a Lázaro Cárdenas al tiempo que se inicia el despegue industrial y portuario y la tenencia de Melchor Ocampo cambia su nombre a Municipio de Melchor Ocampo del Balsas.

Seria hasta 1973 cuando entra en contacto con el periodismo, su profesión de toda la vida, y a la cual siempre tenía buenas palabras para referirse a ella… sus primeros textos eran relacionados con la historia local, y en 1975 se sumaría al equipo de reporteros de La Voz de Michoacán y La Voz de la Costa.

Para 1976 se une al proyecto del primer medio radiofónico regional en RADIO AZUL, donde conduciría junto con Patricia Vega el programa de noticias Perspectiva Social, este programa se mantendría al aire por casi 25 años.

Su motivación de informar a la población lo lleva a que en 1982 de vida junto con otros profesionales el ahora desaparecido noticiero regional “A TIEMPO” y al programa de comentarios LA CANICA AZUL, asimismo trabajo como corresponsal de la agencia NOTIMEX, Canal 13 y Televisa.

El gusto por la investigación histórica le permite en 1983 ser designado Cronista de Lázaro Cárdenas y Relatos Históricos Regional por el órgano de cabildo durante la presidencia interina de Raúl Loperena, por lo que en 1991 se une a la Asociación Nacional de Cronistas de Ciudades Mexicanas, A.C. (ANCCIM) donde tuvo la oportunidad de representar a esta ciudad en  Congresos en Zapopan, Jalisco, Juchipila Zacatecas, Guanajuato, Monterrerey, Oaxaca, Quintana Roo, Puebla, Morelia, Toluca, Colima, Iguala, Saltillo Coahuila, Chiapas, Matamoros, sin dejar de mencionar el Congreso de 1996 en Lázaro Cárdenas donde seria anfitrión y Presidente de la ANACCIM.

Su última participación en vida la tendría en el estado de Durango en 2011 donde sería homenajeado por su destacado trabajo de la crónica por parte de la asociación.

Daniel Vargas Rivera también fue fundador de la Asociación de Cronistas de Ciudades y Municipios de Michoacán, siendo el primer Congreso el que se realizaría en la ciudad de Zitacuaro en el año 1991, donde de la mano de historiadores y cronistas promovieron el trabajo histórico e identidad de las ciudades.

No obstante y sin dejar de lado su faceta periodística, en 1992 el Gobierno del Estado le otorga el Premio Estatal de Periodismo en la Categoría Entrevista, y fue Presidente de la Agrupación Periodistas Organizados de la Costa Michoacana A.C.

En 1998 fue ganador de la Presea “Renan Irigoyen Rosado” otorgado por la ANACCIM en Cozumel Quintana Roo, así como de la Presea “Tepuztlacuilolli”  (Escritos de Cobre) en 2002 que otorga la Academia de Historia Regional de Texcoco y Entregada por el maestro Miguel León Portilla.

Un año anterior en 2001 presenta el proyecto de Creación y Funcionamiento del Archivo Histórico Municipal, del cual se convierte en su primer titular el 2 de mayo del mismo año.

Su participación en el quehacer histórico de Lázaro Cárdenas, lo llevo a impartir conferencias de corte histórico regional ante diferentes grupos regionales, por ello en un homenaje póstumo diferentes sectores de la población lo honrarían con el Patronato de la Costa “Daniel Vargas Rivera” que rinde homenaje a los hombres y mujeres que contribuyen con su labor a resguardar la identidad local.

Por parte de la ANACCIM también se brindo un homenaje con la entrega de la medalla Daniel Vargas Rivera al mejor trabajo de la crónica que se premia cada año en los congresos. Siendo la primera de ellas otorgada en 2012.

Hoy a seis años de su partida, Daniel Vargas Rivera sigue apareciendo en los periódicos, y les puedo asegurar que esto le hubiera encantado, y no por los motivos que muchos se imaginan sino por la buena intención que han tenido sus amigos y compañeros de seguir la labor que el ya no pudo continuar para dar a nuestra ciudad una HISTORIA. Gracias”.