Agua contaminada de Capalac no es asunto cerrado: SSM y CEDH

0
169

Por Francisco Rivera Cruz

Luego de la situación de contaminación de agua de llave suministrada por Capalac y probada por laboratorio de análisis durante el primer trimestre de este año, la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM) y la Comisión Estatal de Derechos Humanos coincidieron que es “tema latente y sin cerrar”.

En febrero de este año, este medio de comunicación dio a conocer que el Comité de Agua Potable y Alcantarillado de Lázaro Cárdenas (Capalac) entregaba agua sucia y maloliente, al ocuparse la Jurisdicción Sanitaria del caso, el Laboratorio Estatal de Salud Pública halló contaminación por heces fecales.

En los días siguientes, Ayuntamiento y Capalac se enredaban explicando que el origen de la contaminación y culpando de ello a los propios usuarios, mientras la Comisión Estatal de los Derechos Humanos por la gravedad del asunto, intervenía para solicitar informes a la SSM y el propio Capalac.

“La Jurisdicción Sanitaria presentó estudios y los que siguieron ya no presentaban contaminación, explicando que las zonas donde se hubo problemas fue porque no se conectaron a la nueva red los usuarios”, señala Agustín Zapién Ramírez, responsable de la Vocalía Regional de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos.

Indicó que el tema para ese organismo está vigente por la importancia que reviste para la salud pública y se pide ocasionalmente un informe.

Por su lado, el titular de la Jurisdicción Sanitaria Número 8, Jonás García Delgadillo, anotó que el agua en Lázaro Cárdenas es para uso humano y no para consumo humano, es decir sólo sirve para lavar y representa riesgos a la salud en tomarla de la llave.

Recordó que una vez que los laboratorios de la Secretaría de Salud concluyeron que había contaminación por la bacteria e-coli y residuos fecales, se puso en marcha campaña de cloración y muestreo que ya no arroja resultados negativos.

El problema que persiste, dijo el funcionario de la SSM, es que son bajos los niveles de cloración, lo que ya se hizo del conocimiento de las autoridades y el Ayuntamiento tomó nota del respectivo reporte.

Vamos a darle seguimiento como autoridad sanitaria, estableció mientras anotaba que periódicamente hay muestreo –cada 15 días y en diferentes puntos ciudad–, como parte de un plan de vigilancia permanente a las condiciones del agua que provee Capalac.

Habrá de recordarse que a principios de marzo, en los días que la opinión pública estaba volcada sobre Capalac, el alcalde Armando Carrillo, que preside la Junta de Gobierno del sistema de agua, dijo que el agua estaba contaminada porque los usuarios eran sucios.

Según indicó el agua llega en cuanto a cloración dentro de los rangos o normalidad, hallando que las cisternas y tinacos son el problema dado que no se limpian y encima tienen fauna, como cucarachas y por eso habrían salido heces fecales en las pruebas de laboratorio.

La misma autoridad municipal se contradecía respecto a lo declarado a CEDH al que indicó que la contaminación derivaría de que no se conectaron los usuarios a la nueva red y se quedaron en la vieja línea que quedó inservible con la introducción de red en el fundo legal.

Sin embargo, la versión dada por Capalac fue que los locatarios del mercado Cuauhtémoc contaminaban la red de agua potable al dejar ir sus desechos a la red de drenaje.

La autoridad sanitaria y la CEDH coinciden en que es insuficiente la cloración a la red de agua, aunque se realiza con más efectividad que a principios de este año.