Guardias de seguridad se enfrentan a balazos con presuntos ladrones

0
902
Un guardia de seguridad privada falleció tras sufrir el ataque de civiles armados que pretendía robar un tracto camión de carga que los uniformados custodiaban, viajando en un auto Nissan que terminó fura de la carretera.

Morelia, Michoacán.- Guardias de seguridad del estado de México se enfrentan a balazos con presuntos ladrones que intentaron robar un tracto-camión, dejando como saldo un muerto de los policías, sobre la autopista Pátzcuaro-Cuitzeo, a la altura del kilómetro 40+800, en las inmediaciones de la Tenencia de Capula.

Los hechos se registraron la madrugada de ayer, cuando un grupo de delincuentes pretendían apoderarse del furgón de un tracto camión, así como de la mercancía que transportaba, pero los guardias se opusieron y los delincuentes comenzaron a dispararles para deshacerse de ellos.

Los vigilantes repelieron la agresión, no obstante las balas del fuego enemigo entraron por el parabrisas de su auto, el cual se salió del camino y cayó a una cuneta del desagüe pluvial.

Algunos de los proyectiles hirieron de muerte a uno de los escoltas, quien fue identificado como Eduardo R., mismo que quedó dentro del citado coche marca Nissan Tsuru, colores negro y blanco, con rótulo de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana, y número económico A03-03.

En tanto que su compañero quedó lesionado y pidió ayuda, revelaron autoridades policiales.  El tracto camión también fue atacado, afortunadamente el chófer resultó ileso y alcanzó a llegar con todo y unidad hasta la caseta de cobro de Cuto de la Esperanza, ubicada en el kilómetro 28+250, donde se puso a salvo.

Los delincuentes optaron por escapar sin el botín, consecutivamente acudieron al sitio de los hechos los oficiales de la Policía Michoacán y de la Policía Federal de la División de Seguridad Regional, quienes acordonaron el área, además unos paramédicos confirmaron el deceso del guardia y atendieron al sobreviviente.

El caso fue reportado a la Procuraduría General de Justicia (PGJ), mismos que se encargaron de las respectivas investigaciones. Por último los peritos enviaron el cadáver a la morgue para la aplicación de la necropsia de rigor.