Búsqueda de cáncer de colon

0
6706

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

El cáncer de colon es el cáncer más común no solo en MÉxico sino a nivel mundial. Analicemos los números fríos: En 2014 fueron cerca de 137 mil casos en USA, en Europa fue de una incidencia anual de 432 mil casos en ese mismo año, pero el reporte más actual de México es del 2003 mostrando también que el cáncer colon /rectal es el cáncer más común, con más de 100 mil casos.

Un cáncer que lleva una secuencia siempre igual, que va de una célula normal y pasa a un adenoma y de este adenoma pasa a un carcinoma, que en la mayoría de las veces es un adenocarcinoma, o bien son derivados estos tumores de enfermedades colónicas crónicas como un CUCI (Colitis Ulcerativa Crónica Inespecífica), o una enfermedad de Crohn, de aquí que a este tipo de pacientes se les debe incluir siempre en programas de gastro/vigilancia, pero también debe hacerse este escrutinio en pacientes sanos, ya que, como menciona el Dr. Francisco Esquivel Ayanegui en su artículo que data de 2016, siendo el  jefe del servicio de endoscopia del HG Miguel Silva de nuestra preciosa capital del estado, Morelia, el escrutinio o búsqueda, es en sujetos de ambos sexos, totalmente asintomáticos y con probabilidades de padecer cáncer de colon, basados en la búsqueda de pólipos adenomatosos, en el colon, iniciando en cambiar la dieta y mejorar su estilo de vida, se ordena una SOH, sangre oculta en heces.

Anteriormente la búsqueda de los pólipos se hacía mediante un colon por enema, pero ha sido cambiado por el Gold estándar de la búsqueda de cáncer de colon o de pólipos en su etapa inicial o una zona adenomatosa, la colonoscopia, sobre todo en poblaciones de alto riesgo como las mencionadas, y en base a su localización, realizar ya sea biopsias, polipectomía y poder realizar una cirugía lo más pronto posible, antes de que se desarrollen crecimientos tumorales graves.

Una de las pruebas iniciales y que nos brinda muy buena información, es la búsqueda de sangre oculta en heces, existen múltiples técnicas pero la del guayaco es la más barata y accesible, pero debe de solicitarse en tres muestras seriadas de la evacuación, y para evitar falsos positivos, se debe dar una dieta libre de carne roja, verduras verdes, rábano, melón, y sobre todo betabel, no tomar ácido acetil salicílico o un AINES (antiinflamatorio no esteroideo), así como no anticoagulantes o vitamina C, mínimo tres días previos a la realización de estas pruebas. En damitas no realizarla cerca de la menstruación, infecciones urinarias o hemorroides, ya que darán falsos positivos, pero se ha demostrado que los pacientes no son muy apegados a realizar estas pruebas por las dietas.

Se han agregado pruebas inmuno/químicas, las famosas PIH, estas pruebas utilizan anticuerpos monoclonales o policlonales, es más cara que la prueba de sangre en heces, con altos índices de detección del cáncer de colon, lo malo es que no todos los laboratorios la realizan y el costo es más alto.

Queda clara la importancia y objetividad que tiene la colonoscopia y la sigmoidoscopia flexible, como armas básicas para la realización de diagnósticos e incluso tratamientos al poder realizar biopsias o quitar los pólipos, los exámenes de tipo radiológico, con enemas baritados el mejor es el de doble contraste, bario/aire o bario/gas, llamado colon por enema, y dentro de la tomografía está la colono/grafía ya sea por tomografía computarizada o por resonancia magnética ultrasónica, proporcionando información muy importante no solo del tamaño de la tumoración, sino de los órganos a los que está adherido, o sea pegado ese tumor, y sobre todo su operabilidad, si es resecable o no, deben ser todos estos estudios con un aseo de colon previo para evitar falsas imágenes o dificultad en visualización.

Debemos estadificar los grupos de estudio:

1.- Pacientes con bajo riesgo.

2.- Pacientes con riesgo intermedio y por último los del grupo…

3.- La población con alto grado y riesgo para desarrollar un cáncer colorrectal.

Aquí es donde entra la experiencia del gastroenterólogo en clasificar a cada paciente en cada grupo, y realizar un escrutinio adecuado de este grupo de pacientes, ya que solo así podremos prevenir tanta existencia del cáncer de colon.

A los del grupo uno, hasta hace 5 años no se les hacía más que vigilancia, ahora después de los 50 años se sugiere sangre oculta en heces mínimo cada tres a cinco años; a los del grupo 2, estos son antecedentes familiares positivos a cáncer de colon, realizar sangre en heces, marcadores tumorales y una colonoscopia cada dos años. Y el riesgo tres, son los portadores de alguna enfermedad de las denominadas premalignas, como poliposis adenomatosa, antecedente de un cáncer en otra parte del cuerpo, sangrados de tipo melena, colitis crónica como CUCI o como Crohn, diarreas recurrentes y mínimo se deberán realizar sangre en heces y colonoscopia una vez al año, y si hay dudas hasta cada 6 meses.

Ahora entiende, querido amigo lector, por qué tanta insistencia en la dieta, en los estudios y en determinar en casos necesarios la colonoscopia, verificar que no exista esta tumoración, y si existe atacarla justo cuando inicie para que sea su tratamiento rápido y curativo.

Gracias por leer este artículo.