Trámites burocráticos aplazan solución a peticiones del STASPE sobre seguridad

0
383
Empleados del gobierno del estado, afiliados al STASPE continúan en paro frente a las oficinas que concentran a varias dependencias, donde antes fue el CEDELAC en demanda de mejores condiciones de seguridad para ellos y el inmueble.

Por: César Cabrera

De acuerdo con Antonio Partida Núñez, delegado distrital del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Poder Ejecutivo (STASPE), han sido los trámites del orden administrativo los que han impedido la solución a su exigencia en cuanto a una mayor seguridad en sus centros de trabajo.

Según el dirigente sindical, pese a la apertura que ha mostrado desde el Coordinador Regional del Servicio Nacional del Empleo (SNE), Marco Antonio González García, hasta las gestiones de su Secretario General, Antonio Ferreira Piñón, con personal de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), siguen sin cumplirse con las garantías de protección mínimas que permitan el libre desarrollo de sus actividades laborales.

De ahí, dijo, es que desde hace más de una semana se declararon en un paro de labores que en primera instancia no fue en su totalidad ya que trabajaban por un par de horas, sin embargo, ante lo infructífero que han resultado las medidas de presión que asegura, han ido escalando, no descartan que bajo el visto bueno de su Comité Ejecutivo, llevar a cabo a la brevedad una toma del resto de las oficinas del Gobierno del Estado.

“Tampoco no es nuestra intención afectar al ciudadano, pero si en un momento dado tuviéramos que hacerlo, pues se consultaría con el Comité Ejecuto; nuestra intención no es afectar la población”, reiteró.

Partida Núñez, a la par de confirmar de que continuarán con su paro de labores, recordó que en la Casa de Gobierno, donde despachan las delegaciones de Turismo, Desarrollo Económico, Contraloría, entre otras, y que alguna vez fue sede de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo Integral de la Costa Michoacana (CEDELAC), en los últimos meses se han cometido 12 robos.

No obstante, indicó que fue en el último asalto donde se agudizó la situación ya que los propios vecinos del lugar balearon al supuesto malhechor y uno más se dio a la fuga.

“No sé qué más está esperando el gobierno que suceda ahí para ya ponernos atención”, reprochó al tiempo de mencionar que de los artículos ultrajados, destacan desde computadoras, teléfonos, cargadores, pantallas y hasta comida.