Hepatitis C. Manejo actual 2018

0
424

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Recordar que la hepatitis C es una infección viral que afecta al hígado, y que esta infección es causada por un virus llamado virus de la hepatitis C, y que este virus es transmitido de humano a humano, por transfusiones sanguíneas, por usar jeringas hipodérmicas contaminadas, sobre todo en adictos a las drogas, por usar la misma aguja, o bien por los trasplantes de órganos.

Como ve, este virus C, causante de la Hepatitis C, se adquiere en cirugías muy prolongadas, con múltiples transfusiones, esta Hepatitis C al infectar el hígado incrementa la cantidad de virus poco a poco en el mismo hígado, lo que ocasiona una multiplicación viral, y  multiplicándose lo llamamos carga viral¨, y que con el tiempo esta carga viral aumenta exponencialmente, y dañará a ese hígado ocasionándole una lesión severa que va desgraciadamente a terminar en una cirrosis hepática o en un cáncer hepatocelular, ambas de muy mal pronóstico para la vida de ese paciente.

Como ve, nuestra preocupación por evitar que esos virus, primero, no entren en su cuerpo y evitar, si llegan a entrar, que se multipliquen, es parte vital en nuestra consulta, al grado que hoy día a un paciente que tenga una elevación de la TGP o TGO, las famosas transaminasas, por mas de 6 meses, y que además; sean mayores de 18 años, que lleguen a detectarse virus de hepatitis C, RNA detectables, o bien anticuerpos positivos, que presenten daño de una enfermedad hepática parcialmente compensada, debemos estudiarlos perfectamente, y hacer todo el protocolo de la Hepatitis C.

Al comprobarse la infección viral, deberemos iniciar un tratamiento para disminuir la carga viral. En los años 80 solo contábamos con el Interferón, los interferones recombinantes IFN alfa-2b e IFN alfa-2ª, que eran muy tóxicos y que solo se alcanzaba una respuesta del 10 %,  pero aun así, era la única arma que teníamos para disminuir la carga viral de la hepatitis C, por eso era tan letal, pocos años más tarde a ese interferón se le agregó polietilenglicol, mejorando su absorción, y mejorando su función y la calidad del tratamiento,  actualmente son tratamientos ya en desuso.

En 1988 McHutchison y Poynard, demostraron que la interacción de la Ribavirina y el interferón daban excelentes resultados, este fue el gran parteaguas para lo que se dejaría venir, la aparición de los inhibidores de las proteasas y polimerasas, una nueva clase de agentes antivirales, que tienen por objeto las enzimas de la replicación viral directamente, de aquí que se les llame antivirales directos, ya que van exactamente a inhibir la replicación viral, donde desde un principio debimos actuar, pero no podíamos, aparecieron los antivirales los primeros Boceprevir y el Telaprevir,  que mostraban corto tiempo de acción y ya para 2014 aparecieron nuevos antivirales directos más efectivos, en el 2013 aparece Simeprevir, muy efectivo y junto con la Ribavirina mostraron su alta efectividad, cambiando radicalmente el tratamiento, pero mejor aun la sobrevida de estos pacientes, y desde esta base ahora en 2018, existen incontables antivirales, cuya única problemática es el acceso a ellos por los altos costos, pero que definitivamente han cambiado la forma de ver a un paciente con hepatitis C,  tanto así, que incluso los pacientes con hepatitis C ya son candidatos a donación de hígado como pacientes donadores, incluso como sanos, y esto para trasplante de hígado, ante la seguridad tan buena que brindan estos retrovirales directos al matar a los virus y evitar su replicación.

En los años 60, 70 y 80 nos traían tan preocupados el poder disminuir esos conteos virales. Y  ya para el 80 con el interferón iniciamos los tratamientos, pero ahora con los retrovirales directos, han revolucionado absolutamente no solo la esperanza de vida sino la calidad de vida de estos pacientes, teniendo ahora otro tipo de pronóstico para esos pacientes que casi siempre terminaban con una cirrosis fatal y terminal, ahora ya no, esos pacientes evolucionan adecuadamente, incluso se han estadificado en tratamientos de mezclar varios antivirales, desde tratamientos iniciales primarios a tratamientos combinados, siendo cada día más efectivos, un avance los antivirales llamados directos.

Gracias por leer este artículo.