¿Mi páncreas estará fallando?

0
150

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Hace muchos años, para ser exactos 29 años atrás, se clasificaba la aparición de la diabetes como normal, prediabetes y diabetes.

La diabetes tipo I, que es la juvenil, la que es totalmente dependiente de insulina, y la diabetes mellitus tipo II, la diabetes más conocida y que es más frecuente en nuestro medio, la del adulto, está siendo tan frecuente que se estima que para 2050, junto con la obesidad, sean un azote para la salud mundial muy severo, y el causante de millones de complicaciones y muertes, de ahí que este tipo de información tiende a que más gente cree conciencia y evitar con el tiempo la presentación de ese flagelo que nos comerá vivos literalmente, para los años venideros.

Y aunque en desuso, desde el punto de vista científico, en la práctica nos ayuda mucho esta clasificación, de normal, prediabetes y diabetes, porque nos permite orientar adecuadamente a los pacientes. De aquí que en la práctica diaria sí se usa para manejo adecuado de los pacientes.

Y ¿cómo se dará cuenta si le falla su páncreas? La principal enfermedad que desencadenará esa falla pancreática es la diabetes mellitus, su páncreas agotó la reserva de insulina que tenía y debe iniciar usted a estimular a ese páncreas a que trabaje, de ahí que se den medicamentos con el objeto de forzarlo a trabajar, los medicamentos hipoglucemiantes.

¿Y cuáles son los síntomas o signos de alarma que mi páncreas producirá en su cuerpo para informar que está trabajando mal?

Aquí se los enumero al menos los más importantes y los más comunes que nos deben hacer estar preparados, para evitar ser un paciente más con diabetes y recordar que es una enfermedad crónica, lenta, progresiva y mortal, de aquí que tengamos que prevenirla. Vigilar:

  • Fatiga importante, cansancio y tendencia a dormir en cualquier momento, y mucho sueño.
  • Sed, mucha sed, y por más agua que usted tome, seguirá con sed, lo llamamos polidipsia.
  • Orinar más veces de lo normal, orinar al tomar mucha agua es normal, lo anormal es no tomar tanta agua y orinar demasiado, esto es lo patológico, se llama poliuria.
  • En los exámenes de sangre (los rutinarios anuales), que no debe dejar de hacerse, su glucosa tiende a estar en cifras más altas de lo normal, y ahí es donde se manejaron los términos de prediabetes y diabetes. (Reitero que médicamente ya no usamos la llamada prediabetes).
  • Cifras normales de glucosa de 70 a 115. Aunque para favorecer mejores controles los médicos hacemos el punto de corte al 100 (mayor seguridad al paciente). AAD, cifras de la Asociación Americana de la Diabetes. Usada mundialmente.
  • Prediabetes: de 101 a 125. Esta parte es la clasificación que médicamente quedó descartada, pero insisto, para fines prácticos nos ayuda mucho con los pacientes denominados Borderline, que por mucho tiempo han sido los olvidados por los servicios médicos. Evitando la profilaxis.
  • En esta fase los médicos somos muy útiles, porque el páncreas de ese paciente ya demostró que no está trabajando adecuadamente, y es donde podemos mejorar la dieta, recomendar ejercicio y retirar alimentos dulces y de altas calorías. Aquí es donde está en realidad la prevención, aunque inicia desde antes.
  • Arriba la glucosa de 126, Diabetes mellitus, ya declarada, y si está arriba de 150 o 200 casi confirmada, pero hay quien llega hasta 500 o 600 la primera vez. Aquí se llama Diabetes Mellitus de debut (fase que el paciente maneja aun con negación: No, no soy diabético).
  • Se deberá realizar el examen normal de la sangre o sea la química sanguínea, y se deberá pedir una Hb (hemoglobina) Glucosilada, un estudio que nos permite verificar el daño que presenta ese páncreas y cómo responderá con el tiempo.
  • Esta lista de signos y síntomas que le refiero, no es la única, pero sì la más común e importante, se presenta generalmente en pacientes con sobrepeso o definitivamente obesos, con vida sedentaria, con un hábito o dos; como son fumar y tomar alcohol, que manejan mucho estrés y manifiestan un síndrome metabólico muy marcado (tema este último ya tocado en esta serie de artículos).
  • Entran las medidas, que nunca debimos haber dejado de lado como son hacer ejercicio, mínimo caminar, no requiere inscribirse en gimnasios solo camine, comer menos DULCES, así, con mayúsculas, no tanto pan, ni tantas tortillas. Y mantenerse lo más cercano a su peso ideal.
  • Estos datos mencionados al presentarse nos quieren decir que su páncreas está muy cansado de la vida tan agresiva a la que lo ha sometido, como le digo a mis pacientes en consulta, “por favor téngale piedad a su páncreas”, está haciendo el trabajo de tres personas, ayúdelo siguiendo las indicaciones que le dé su médico.
  • Los cambios que haga, y esto es muy importante, y casi imposible de realizar, deben ser permanentes, esto quiere decir que no solo para bajar su glucosa que subió mucho y ya se acabó su compromiso, son para siempre, y con esto evitará complicaciones que en un diabético son mortales.

Gracias.