Grasa corporal

0
377

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

El cuerpo humano tiende a almacenar toda aquella energía (comida) en forma de grasa, que comemos en exceso, y sabiamente lo inicia almacenando primero en las zonas donde no de tanto problema; como es el abdomen y las piernas, pero al ser mucha la cantidad de grasa que debe almacenar, la inicia a almacenar prácticamente en todo el cuerpo, así llegará a la cara, en las piernas y literalmente en todo el cuerpo, de ahí que se inicie esa obesidad exógena que desarrollará una peculiaridad característica en la mujer será en forma de pera y en el hombre en forma de manzana.

Lo medimos en medicina con el IMC Iíndice de masa corporal), que no es otra cosa que una medida que relaciona el peso de cada paciente con la altura, en el que tenemos un índice de masa corporal de 18 a 24 es normal, un IMC arriba de 25, hablamos de sobre peso, y arriba de 30 le llamaremos obesidad y arriba de 40 será una obesidad mórbida.

Ahora ¿cómo obtenemos este índice de masa corporal (IMC)? Tomamos su talla, la multiplicamos por dos y este resultado lo dividimos entre su peso; ejemplo, si usted mide aproximadamente 1,65, multiplique 1.65 x 1.65. es: 2.7225 y usted, suponiendo que pesa 75 kg, estos 75 kg los divide entre 2.7, resulta 27 IMC, está usted en sobre peso.

Esta grasa corporal, entre más grasa tengamos en nuestro cuerpo, estaremos desencadenando una estado inflamatorio persistente, crónico y totalmente degenerativo que afectará su cuerpo, de ahí que viva en estrés constante y permanente, que será la llave de entrada para el odiado y multicitado  Síndrome Metabólico, que será la puerta de entrada para la diabetes, hipertensión, hipertrigliceridemia, hipercolesterolemia y todas esas enfermedades crónica degenerativas que han atacado a la humanidad en las últimas fechas.

El tejido adiposo se considera un tejido adiposo blanco, el sitio donde se acumula la grasa y desgraciadamente será la desencadenante de la fuente principal de ataque por sustancias llamadas citocinas, sustancias estas proinflamatorias, producidas en esa grasa blanco, generando la inflamación crónica, permanente, y que lentamente es progresiva y que hará que ese IMC que usted tiene como sobre peso con 27, vaya subiendo progresivamente hasta poder llegar a obesidad mórbida arriba de 40.

Esta obesidad en ese estrés crónico, es la culpable de ese proceso inflamatorio generalizado, y en este estrés persistente y permanente que se vive en la obesidad, está mediado también por hormonas llamadas del estrés como son norepinefrina (noradrenalina), epinefrina (adrenalina), aparece el cortisol, la citocina, y los terribles ácidos grasos libres, que directa o indirectamente activan un factor de transcripción especifica que en el obeso se llama Factor Nuclear kB (FN-kB), que se convierte en macrófagos, agrediendo las células corporales a incluso en el cerebro.

Esta agresión celular crónica, permanente, genera una cascada de reacciones inflamatorias severas que desgraciadamente desencadenara daño celular. Este daño iniciará poco a poco, lesionando a la célula y reteniendo líquidos en medio de las células edematizando ese tejido y generando inflamación crónica, y justo en el tejido adiposo blanco, la grasa que almacenamos es donde más se inflama y más se realiza esa reacción de edema o hinchazón, y genera la aparición de la resistencia a la insulina, desencadenante del síndrome metabólico, vemos como el FN-kB, ese factor nuclear es el que desarrolla esa inflamación que vivimos persistentemente con la obesidad, y el hecho de iniciar una dieta y disminuir la cantidad de calorías, así como la cantidad de dulces y nutrientes en exageración, desarrollará una desinflamación que beneficiará enormemente a un paciente que vive en ese estado crónico de inflamación, disminuyendo con esto el edema crónico que presenta ese paciente obeso, de aquí que en todos los consultorios médicos estemos enfocando nuestras baterías a fomentar la disminución en el peso, disminuir el IMC a lo más cercano a lo normal, evitar un IMC arriba de 30 y más aun evitar uno arriba de 40, con eso mejoramos la calidad de vida de cada paciente evitando enfermedades crónico degenerativas,  y sobre todo evitamos la aparición de enfermedades como la diabetes, la hipertensión, hipertiroidismo o hipotiroidismo, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, y alargamos la esperanza de vida de cada paciente, una tarea muy difícil, ya que los hábitos que tiene nuestra población es tendiente justamente  lo contrario, comer en exageración y precisamente lo que nos hace daño.

Así que, querido lector, a cuidarse y evitar subir nuestro IMC con lo que evitaremos hígado graso de origen no alcohólico, enfermedades pulmonares al no respirar adecuadamente, por la cantidad de grasa que se acumula en el tórax y en el abdomen,  enfermedades vasculares, derrames cerebrales, cataratas, diabetes, cardiopatía por hipertensión, pancreatitis desde aguda hasta crónica, alteraciones ginecológicas en las damas, y la osteoartrosis, y de alguna manera la obesidad y esa persistencia de inflamación crónica será favorecedora de cáncer de mama, cáncer de cuello uterino y de útero, de colon, de páncreas, de riñón y de próstata.

Como ve ahora aquí en una forma breve le explico qué tanto nos afecta el aumento en la grasa corporal.

Gracias.