Enfermos graves y en fase terminal

0
92

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Un tema al que nadie quiere llegar y que desgraciadamente todos en algún momento de la vida deberemos transitar.

Mantenernos sanos como objetivo principal de vida y ser apoyados en la medicina, las dietas, los cuidados de tipo naturales, los tes, las hierbas curativas, la fe, la religión, los médicos, los brujos, los chamanes, todo, absolutamente todo lo que nos haga mantener un aliento de vida, lo más duradero que se pueda, pero “se cansa el caballo” y se tiene que descansar, ningún sistema de salud del planeta tierra tiene programas para esta fase final de la vida de un ser humano, así  en USA lo envían a casa; en Europa los dejan en el hospital hasta esa partida, pero tener en familia un enfermo grave o en fase terminal, es de lo más incómodo y frustrante, ya que hagamos lo que hagamos el resultado final será siempre el mismo, la muerte de ese ser querido.

Y en esa fase los únicos que aparecerán siempre serán los miembros de la familia, de cada una de esas personas, y esa familia fungirá como encargada de esos servicios a los pacientes, y nada más las 24 horas del día, en algunos lugares tienen personal especializado para los cuidados de ese tipo de pacientes terminales, pero es muy caro y no lo hay en todos los países, México no los tiene, así que el líder de ese grupo es su médico de confianza en esa familia, que será el que dictará las directrices a seguir en esa etapa final de ese ser humano, así la familia se capacitará hasta donde sea posible, dándole las indicaciones a algún miembro de esa familia, para que sea él el encargado de realizar las tareas de cada servicio específico y distinto para cada tipo de paciente.

Así el Médico con una enfermera dictarán las medidas paliativas para hacer lo menos agresiva y más tolerable esa fase terminal o fase de gravedad de cada paciente.

En la época actual entra ya a jugar un papel muy importante el Tanatólogo, desgraciadamente aun no hay tantos como para cubrir la gran demanda, y entra el aspecto de fe, apareciendo la religión, la que profese ese paciente y todo como un paliativo, y en ocasiones hasta reconfortante acto de fe, para hacer más tolerante y menos dolorosa la etapa final de un ser humano.

En USA el sistema Medicare sí les cubre toda esta etapa, pero no toda la población tiene acceso a este tipo de ayuda, así que debe cada familia irla generando como van surgiendo las necesidades, y ante la presencia de una muerte inminente, se habla con los pacientes para tener una planificación anticipada, y no solo me refiero a arreglar sus asuntos personales de herencia y lo que vaya a dejar a su familia, sino también lo relacionado con su entierro y sus deseos finales, y evitar hacerlo en esa fase en la que el dolor o la enfermedad impedirán que tenga una claridad mental, y entre la enfermedad y los medicamentos, no atine a pensar adecuadamente qué es lo mejor para realizar. El médico tratante le dará una serie de medicamentos que le ayudarán a estar sin dolor, sin vómito, sin tanta aprehensión con analgésicos, tranquilizantes incluso de tipo narcótico, a lo que llamamos Kit de confort, no lleva ningún objetivo de curación, es hacer mejor la recta final en esta vida.

No solo que las viva lo mejor posible, que esté solo y que no reciba ese tipo de visitas angustiantes, que no solo no resuelven nada, sino que generan una problemática más amplia que la que se tiene en ese momento, evitar ser llevado a un servicio de urgencias que hará exactamente lo mismo, solo paliar los síntomas, tratar de que no sean tan agresivos e incómodos.

Conseguir un lugar tranquilo, apacible, que entre el menor número de personas a verlo o molestarlo, con una temperatura adecuada, cómodo, cerca de un baño y contar con todo el kit de confort que requiera el paciente específicamente, facilitar todos los rituales espirituales a los que se quiera someter el paciente, respetando sus creencias, tener una idea muy clara de los deseos finales de cada paciente, quiere música, quiere que lo cremen, quiere sepultura, respetar su decisión, es su cuerpo el que está en juego.

Hablar si ese paciente está de acuerdo en la donación de órganos, y si está de acuerdo respetar esa decisión e informar al hospital el deceso para poder utilizar las partes que sean capaces de ser donadas.

La autopsia es otro tema muy difícil, si es por muerte natural solo que el paciente la solicite, pero si es por accidente en vía publica, es de ley, temas por demás difíciles de tocar, de tratar, pero están ahí y ahí los tenemos, llegando a esta crisis catastrófica, acuda con su médico de confianza, él sabe el camino y lo que se deberá hacer en ese difícil trance en que se verá envuelto usted y su familia, trate de hacer la etapa final de su familiar lo mejor que se pueda y sin dolor, muy difícil pero ojalá lo haga, para que la partida de su ser querido no sea tan traumática.

Gracias.