El derecho a morir

0
95

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Llegando la fecha de muertos, es menester tocar un tema sumamente controversial, no solo en lo que se refiere a las leyes ni la jurisprudencia, también en lo ético, en lo moral, y a nosotros los médicos nos atañe y nos pega muy fuerte, es ese derecho que tiene todo ser humano a morir bien y dignamente, y entra el manejo de un suicidio asistido, cometido o apoyado por un médico.

Y aquí entran todos los temas que se pueda imaginar, nos han enseñado a alargar una vida a toda costa y bajo el precio y costos que sean, tanto económicos como morales y sociales, y ahora debemos asistir a un ser humano a morir con su total consentimiento y bajo la protección de una ley que permita realizar este acto, y es donde se inician las controversias, soy médico y ayudo a bien morir o soy un verdugo.

Entra el aspecto ético y moral, así como el religioso, el nombre a mi en lo personal no se me hace el adecuado, eso de “suicidio asistido”, en la connotación lleva un delito, matar a alguien, sería “asistencia a bien partir”, se oye menos agresivo y menos dolor a la familia de ese paciente que aceptó, bajo consentimiento informado y bajo firmas incluso ante notarios y con la ley, cuando esta lo permita, a cortar la vida de un ser humano, ya sea en un hospital o en su casa.

En el area médica existe mucha resistencia a tocar este tema y en una encuesta de 100 médicos que se les preguntó ¿estás de acuerdo en realizar un Suicidio Asistido? 71 dijeron que NO, y 29 dijeron que SI.

Las razones más expuestas para No realizarlo fueron dos, una que fueron entrenados para alargar la vida no para cortarla, y el segundo punto fue religioso, la mentalidad del área médica ha ido cambiando en los últimos años, y se habla de clonaciones, de embarazos in vitro, de cirugías robóticas, se deberá llegar a manejar y entender que habrá pacientes que estén llevando una agonía larga, con importante sufrimiento para él y para su familia, que hará que de alguna manera alguien acorte ese sufrimiento, y si esto es llevarlo a una asistencia para bien partir, habría que analizarlo, legislar en ese sentido y realizarlo, aun, insisto, el área médica no está preparada para este cambio, pero ya viene, prometimos respetar la vida cómo la voy a quitar, difícil, pero si ese paciente está sufriendo lo indecible, debemos ayudar a esa persona y a su familia a “bien morir”.

En varios estados de la Unión americana, ya está legalizado el suicidio asistido, y es asistido por un médico, ya está legislado, ya no es un delito, todo esto mediante un fallo judicial, que exonera al médico de cometer un delito al cortar la vida de ese ser humano, deberá estar perfectamente acreditado y llevado ante un juez para que se autorice a la realización de asistir a bien partir a un ser humano.

Insisto, un tema controversial y que aun no está muy preparada nuestra sociedad para tocar este tema, incluyendo el área médica, nuestra sociedad elevadamente religiosa, con predominio de la religión católica, no permite este tipo de conductas, alguna otra religión ya lo piensa, no es malo, solo será dependiendo del cristal con que se mire esa resolución, y siempre le repetiré, querido lector, lo más importante es el interés y la necesidad de ese paciente que se encuentra en una fase terminal o con una enfermedad incurable, cuántos de ellos prefieren el suicidio y cuántos de ellos están sufriendo con mucha exageración, dolores insoportables o manejos sumamente agresivos, que lo peor de todo no les traerán una curación, ahí es donde debemos ser más cautelosos en tratar de ayudar lo más que podamos y evitar ese sufrimiento.

Se mezclan múltiples temas que se deben considerar antes de tomar una decisión, y sobre todo, cubrir los aspectos éticos, morales, religiosos, políticos y judiciales, son muchos puntos y muchas las pautas que se deberán seguir para tomar siempre las mejores decisiones ante un paciente en etapa terminal, con todo derecho a bien morir.

Gracias.