Créditos rápidos, ¿cómo elegir el más adecuado para ti?

0
121

Unas pautas fáciles y sencillas para saber escoger la mejor financiera para tu préstamo rápido.

Para urgencias económicas, para imprevistos que pueden tirar por la ventana todas las cuentas hechas para intentar ahorrar a fin de mes, para cualquier situación que no se pudiera planear y que requiera que pagues una cantidad de dinero de la que no dispones, hay solución. Internet se encarga de ello junto con las entidades financieras gracias a un producto económico tan nuevo como práctico, el crédito rápido.

 

Firmas como Credy están ofreciendo a cualquiera que lo necesite una inyección económica que puede efectuarse en tiempo récord. Desde que se solicita hasta que se obtiene el dinero pueden pasar tan solo unos minutos, un tiempo esencial que demuestra que el nombre que tienen estos préstamos no es en vano.

 

El mayor problema que hay en la actualidad con este tipo de soluciones es que las hay de muchos tipos, con diferentes matices que las hacen más adecuadas para ocasiones distintas. El usuario debe hacer antes un pequeño estudio para ver cuáles son las propuestas que mejor encajan con su caso para, así, evitar cualquier posible problema de cara al futuro. En resumen, hay que valorar una serie de aspectos clave para elegir el crédito rápido correcto.

 

Aspectos clave para escoger el préstamo rápido más adecuado

 

Observa estos cuatro factores, ya que son esenciales para que puedas determinar a qué compañía acudir para solicitar un préstamo rápido que realmente encaje con tus necesidades. Si das con una que reúna estos conceptos, es la tuya.

 

Crédito máximo

 

Una de las cuestiones más importantes y que más te interesa saber de primeras es la cantidad máxima de dinero que puedes solicitar. Es posible que, para esa situación de urgencia que te apremia, la cantidad que te ofrece una entidad financiera sea escasa y no logre cubrirla para que puedas superar con facilidad.

 

Echa un vistazo a diferentes propuestas de distintas entidades y compara. Si das con varias que logren unos máximos acordes a los que estás buscando, anota sus nombres y síguelas de cerca. Tendrás que seguir cribando con los siguientes puntos que iremos explicando a continuación.

 

Plazos de tiempo

 

¿Cuánto tiempo se te permite tener de margen para devolver el importe del préstamo? Lo mejor de los créditos rápidos es que te dan el dinero en un plazo de tiempo casi nulo, algunos se tramitan y hacen el ingreso en cuestión de minutos; pero detrás esconden unos plazos de devolución tan estrechos que apenas dan margen de maniobra y no hacen más que traer problemas.

 

Lo general es toparse con plazos de 30 días, aunque algunas firmas son algo más distendidas y ofrecen algo más de margen a sus clientes. De hecho, en algunas ocasiones se brindan prórrogas sin recargos adicionales, para aquellos que realmente estén apurados y no tengan forma de pagar en el tiempo estipulado.

 

Intereses

 

Los intereses son uno de los elementos más importantes y que menos se suelen tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamo de tipo rápido, con el gran error que eso supone. Hay compañías que, como parte de promociones, brindan la opción de hacerse con créditos que tienen unos intereses al 0% y que, además, no cuentan con ningún tipo de gasto adicional. Ni que decir tiene que estas son de las más recomendables.

 

No obstante, si estas no ofrecen las cifras que buscas en el tiempo que buscas, debes buscar otras alternativas. En este sentido, te recomendamos que observes las cantidades que se añaden a los préstamos a la hora de efectuar la devolución. Intenta que sean siempre lo más reducidas posibles.

 

¿Compatible con ASNEF?

 

Aparecer en listados de ASNEF y otros relacionados a la morosidad es algo que siempre supone problemas para las personas que quieren solicitar un préstamo o crédito de cualquier tipo. Afortunadamente, muchas financieras actuales ofrecen, dentro de la línea de los créditos rápidos, una solución compatible con las personas que forman parte de estos registros.

 

La única dificultad añadida que aparece en estos casos es la necesidad de aportar un justificante de que se cuenta con unos ingresos constantes y periódicos, ya que es lo único que realmente afecta a la capacidad de pagar del cliente. Por lo demás, el proceso de solicitud es idéntico al habitual. Céntrate en buscar a las firmas que te ofrecen esta facilidad si la necesitas.

Con estos cuatro puntos en mente, tan solo debes echar un vistazo a la ingente cantidad de propuestas económicas que hay actualmente y empezar a ver cuáles responden a cada apartado de forma que encaje con tus necesidades. Una vez des con la adecuada, el resto es seguir un procedimiento tan sencillo que apenas requiere de explicaciones. Entra desde tu teléfono o tu PC, rellena un formulario y espera el dinero. Nada más.