Ultrasonido y la medicina actual

0
3801

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Desde su aparición en el área médica, ya hablamos desde 1984 a 1985, en México, (aunque desde los 60 ya se hacía), fue un cambio radical. Al inicio, los transductores eran muy grandes y también los equipos muy grandes y estos equipos permiten ver (por así decirlo), un cuerpo humano por dentro, mostrándonos imágenes que van presentándose en una pantalla y que nos permiten identificar dónde hay patologías, ese transductor emite ondas sonoras, que con un medio líquido, gel para ultrasonido, introducimos a un cuerpo y esas ondas sonoras chocan con los órganos y regresan al transductor generando una imagen, y esta imagen es bien estudiada, y se puede determinar si existe o no patología en ese órgano al que se dirigió esa onda sonora.

Ya para los 90, los equipos eran mejores pero aun dejaban mucho que desear, ya que las imágenes no eran tan claras, pero ya para fines de los 90 e inicios de los 2000, se ha convertido en una arma de vital importancia; por lo efectivo y compactos que son los equipos actuales de ultrasonido.

Antes, los ginecólogos eran los que más usaban un ultrasonido, por la información que da de sus pacientes, ambos, mamá y bebé. De un bebé, su formación, el tamaño, la posición, y si hay alteraciones o no, incluso ya van hasta en ultrasonidos de 3 D y 4 D, donde se ve la carita y los sonidos que genera un bebé actualmente aun in útero. Y les da información del útero y los anexos, cómo están aun sin estar la paciente embarazada.

Esto ya era cotidiano, ahora otras especialidades como Urología, Cardiología, Gastroenterología, Angiología, Endocrinología, lo están haciendo parte del armamento básico en la exploración de un paciente durante la consulta.

¿A qué se debe esto? A la calidad de los equipos en el momento actual, a la sencillez de realizar un estudio, a no ser un estudio que genere radiaciones ni complicaciones a los pacientes, pero sí proporciona mucha información, que ahorra mucho dinero y muchas vueltas a un paciente.

Actualmente ya nos toca ver cómo un Urólogo ya le valora la próstata directamente, le valora sus riñones y localiza las piedras rápidamente en su misma consulta, y en las damitas qué tan caída tiene su vejiga. Cómo un Cardiologo, no solo le toma electrocardiogramas, sino le practica un ecocardiograma y verifica tamaño y forma del corazón, así como alteraciones en válvulas en su misma consulta. Cómo en Gastroenterología vemos, por así decirlo, el hígado, la vesícula biliar, la cámara gástrica y los intestinos de nuestros pacientes y alcanzamos a ver el páncreas. Cómo el Angiólogo realiza ultrasonidos Doppler en piernas y brazos, con una facilidad para detectar trombos o alteraciones vasculares fácilmente. Cómo el Endocrinólogo, personalmente realiza ultrasonidos de tiroides y suprarrenales con objeto de descartar quistes o tumoraciones. Otras especialidades ya están buscando apoyo en el Ultrasonido directo.

Existe la especialidad de Radiología, que son médicos que estudiaron imagen en general de Rayos Equis, Tomografías, Resonancias y, claro, el ultrasonido, pero cada día ellos van más encaminados a estudios más especializados como Tomografías y Resonancias magnéticas, aunque ya en las facultades de Medicina se llevan cursos justamente de imagen, para evitar ese peregrinar de los pacientes.

Hasta hace 8 a 10 años muy común: “que ahora lo paso con el radiólogo, y al regresar le digo qué encontramos”; regresa con el estudio y no era para esa especialidad y ahora lo manda a la otra, y en este devenir se pasan de dos a cuatro meses.

Se pretenden abatir tiempos en la atención de los pacientes, ser más resolutivos y sin tanto peloteo de pacientes, y el ultrasonido ha venido a favorecer diagnósticos más rápidos, tratamientos más oportunos y sobre todo mejor atención a los pacientes.

Los médicos tenemos más armas para diagnosticar, y el ultrasonido ha sido hoy por hoy uno de los factores más importantes, repito, por su simplicidad, y no agredir en nada a un paciente como lo harían las radiografías, que siempre lo radiarán.

Existen áreas que el ultrasonido aun está fuera de alcance; como son el cráneo y su interior, solo en recién nacidos por la fontanela (mollera) sí se puede ver el encéfalo, pero en una persona mayor no, los huesos sí se ven, pero no hay como una radiografía para ver fracturas y desplazamientos de éstas, pero en rodilla, talón y hombro tiene mucha utilidad el ultrasonido.

Cada vez más especialidades se apoyan en el ultrasonido, incluso ya Médicos Generales en sus consultas diarias tienden a apoyarse en el ultrasonido.

Aquí le anoto la importancia de tener un estudio de tanta seguridad en la consulta diaria.

Gracias.