Jugó y perdió, ahora quiere candidato morenista se desconozcan elección de tenencias y encargados

0
407

Redacción

Luego de que las elecciones del pasado domingo 18 de este mes le fueran adversas en el resultado, el candidato de la planilla 6 que contendió para ser jefe de la tenencia de Guacamayas, impugnó, no solo el resultado y la elección, sino hasta la convocatoria misma con la cual participó.

A través de un abogado, Mario Armando García Rico y  Guadalupe Ramos Rendón, candidatos propietario y suplente respectivamente a la jefatura de tenencia, demandan la nulidad de la votación emitida en las casillas  6, 7 y 8 de esa elección (donde los resultados les fueron adversos y fueron determinantes para el triunfo electoral e Abel  Toledo) la nulidad de la declaratoria oficial de candidatos ganadores, la nulidad de la misma convocatoria emitida por el órgano de gobierno municipal para renovar a los auxiliares de la administración.

Con lo anterior, de acuerdo al mismo escrito presentado ante el Tribunal Electoral del estado de Michoacán, resultarán perjudicados también, todos los jefes de tenencia electos y los 32 encargados del orden, a quienes busca se le revoque la declaratoria de triunfo y al buscar sea anulada la convocatoria misma con cuyas bases y requisitos participaron todos los candidatos.

El candidato, visiblemente apoyado por cuadros políticos al interior de Morena, narran los procedimientos que se tuvo desde la emisión de la convocatoria, registro de candidatos, otorgamiento de colores y números a las planillas, y los trabajos para el establecimiento de las casillas y la integración de los funcionarios de las mesas receptoras, en los que ellos mismos o a través de sus representantes participaron.

El candidato perdedor objetó que la convocatoria emitida por el gobierno municipal “es machista” porque no prevé la paridad de género y por ello causa agravio y perjuicio a todos los ciudadanos del municipio (él mismo no integró como suplente a ninguna mujer) y no especifica “cuales tenencias y encargaturas deben ser administradas por hombre y cuáles por mujeres”, además de que en las elecciones se recurrieron a “viejas prácticas”.

A través de la inconformidad, el candidato “morenista” está objetando también las actas de resultados levantadas en las casillas porque se permitió, dice, la votación de habitantes de un seccional en otro que no correspondía.

Es de destacar que, durante el proceso, es decir, desde que se emitió la convocatoria a elecciones hasta el mismo día de la jornada, el ahora ex candidato de la planilla 6 no emitió pronunciamiento alguno contra la convocatoria sino hasta que el resultado electoral, que le fue adverso por más de 250 votos, el cómputo y la entrega de constancias de mayorías a los ganadores.