Importancia de un control del niño sano

0
341

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Me he topado con familias en que por alguna razón veo a un hijo adolescente en la consulta y le pregunto a sus padres ¿Quién fue su pediatra? Y me dicen no, él no tuvo pediatra porque fue un niño sano. Y si fue tan sano ¿por qué lo estoy viendo en la consulta en la adolescencia? Y veo a un joven muy adelgazado, pálido y bajo de estatura, y aquí es donde me doy cuenta: que si ese joven hubiera sido valorado por un pediatra en su crecimiento y en su desarrollo, su apariencia y constitución sería otra, encontrándolo con buena estructura muscular, buena estatura, no delgado en exageración y probablemente ni hubiera sido necesario que acudiera a consulta de especialidad de gastroenterología, por la imposibilidad de control de fiebres tifoideas recurrentes y multiparasitosis frecuentes y de repetición.

Esa mentalidad de que si un niño es sano para qué lo ve el pediatra, debemos irla retirando, toda esta valoración es para verificar su desarrollo, cómo va en su capacidad mental, cómo va en su contacto y control con sus familiares y amigos, la importancia de seguir su crecimiento, viéndolo mensualmente ese pediatra en el expediente de ese niño llevará sus curvas de crecimiento y verá si ese crecimiento está dentro de las percentiles esperadas como normales para su edad y su sexo o adecuadas para la población en la que vive ese paciente, y si se percibe algún retraso se puedan tomar cartas en el asunto y de inmediato tratar de corregirlas, ya que las quieren corregir cuando ese joven está ya en la adolescencia y ya desarrolló lo que debía desarrollar y no fue lo ideal.

Eso, en otra época de la raza humana, sería esperado hace 80 a 100 años atrás porque no había los controles que existen actualmente, pero en el momento actual es inaudito que haya un niño con tendencia a la desnutrición y/o a un retraso en el crecimiento en la adolescencia, ya que los pediatras van valorando ese desarrollo, de aquí que se llame “control del niño sano”,  y no es regalarle dinero a un médico que solo lo pesa, lo mide y lo revisa, dicen los padres, eso se lo puedo hacer yo, sí, pero no va a saber cuándo está frenado el desarrollo o cuándo está acelerado, y si se da cuenta, pero muchas veces ya es demasiado tarde.

Esperan a que el niño se enferme para llevarlo primero al médico de simi (por barato), si este no lo cura buscan un médico general que cobre económico y que sea lo más acertado posible, si ese doctor falla, buscan a otro, y si ese falla a otro y después de dos o tres médicos, sí piensan en el pediatra, que para colmo no conoce al paciente y debe reiniciar un tratamiento en un paciente nuevo, y qué tal si ya lo conoce, le facilita el trabajo al pediatra y sobre todo, y es a lo que yo siempre les hago hincapié, la salud y la calidad de vida de su hijo, y me salen con que a mí mis papas nunca me llevaron, y porque pasó eso su hijo también va a pasar con la misma peculiaridad familiar, si sus papás no lo hicieron porque ni lo sabían o no podían por falta de lana, usted debe hacerlo, debemos entender como sociedad que esta ya es otra época, que debemos mantener un control de todos los pacientes y estar acudiendo con su pediatra, que no que es muy caro, llévelo al servicio de salud asistencial, llámele ISSSTE, IMSS o SSA, ellos tienen programas de control del niño sano y puede acudir como derecho habiente de esas instituciones a su control, y así acudir con su médico familiar.

Pero qué pasa, que no les gusta la forma de atender de las instituciones, y el que va a pagar los platos rotos es el niño, no lo ven en la institución y no lo ven en la calle, se dedicará a tapar hoyos, como los de bacheo, que solo tapan los hoyos que se hicieron y en la siguiente lluvia vuelven a reaparecer los mismo hoyos, y actualmente se trata de llevar un control adecuado de todos los pacientes.

No tenemos en nuestra cultura en general, el hábito de llevar a nuestros hijos a consulta, pero debemos entender que es una obligación y la necesidad que un profesional de la salud controle a nuestros hijos en un control mensual y adecuado, mínimo hasta los dos años, después ya lo puede llevar con más distancia, pero mínimo tres veces al año con “su pediatra”, oigo cómo se expresan las señoras, “mi ginecólogo” o a los señores “mi urólogo” y los niños no tienen su pediatra.

Gracias.