Dieta para pacientes con Síndrome de Intestino Irritable

0
322

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Este síndrome de intestino irritable, muy de moda actualmente, cuenta con dos vertientes en su presentación clínica, ya sea que se presente con estreñimiento o se presente con diarrea, pero ambos afectan la calidad de vida de los individuos que la padecen, afectando principalmente a mujeres.

Para su diagnóstico usamos actualmente los criterios de Roma III, pero ya están tocando la puerta los criterios de Roma IV, más actuales y con mejor clasificación de este tipo de pacientes.

Los factores alimentarios son los principales desencadenantes de la sintomatología que altera tanto a los pacientes.

Y la dieta, que como médicos debemos aplicar a los pacientes, tiene un fundamento clínico ya que algunos alimentos aumentarán la sintomatología del SII (Síndrome de Intestino Irritable).

Juegan un papel muy importante las proteínas, contenidas en algunos alimentos y que estas proteínas se comportarán como antígenos que activan el sistema inmunitario, pero aparte de esa respuesta inmunológica están también otros mecanismos inmunes que generarán un serio daño en la mucosa del colon, al desencadenar esa irritación intestinal se presenta por una hipersensibilidad visceral y de la motilidad la cual se ve muy alterada, ocasionando esa incómoda distención abdominal, que generará incomodidad y no raras veces dolor abdominal, y todo esto generará cambios importantes en los hábitos intestinales, ya sea para estreñimiento o para diarrea, algunas sustancias químicas contenidas en los alimentos también son capaces de desencadenar una inflamación intestinal.

Este tipo de inflamación es muy importante porque hay alimentos que desencadenan síntomas muy parecidos por los que se desarrollan por la proteínas y por los químicos, y me refiero en especial al trigo, como un alimento que puede desencadenar un SII, cierta sensibilidad incluso al gluten como en el caso de la EC (enfermedad celiaca), que se ha dado a llamar sensibilidad al gluten no celiaca (SGNC), que se acompaña de ERGE (enfermedad por reflujo gastroesofágico), inflación de las encías, llamada estomatitis aftosa, anemia moderada, crisis depresivas de moderadas a severas, crisis asmáticas y rinitis alérgica, todos estos síntomas se presentan después de la ingesta del gluten.

Como ve, querido lector, una proteína contenida en los alimentos puede desencadenar toda esta sintomatología, ya sea extraintestinal o intraintestinal, a ese tipo de pacientes se les debe suspender el trigo y el gluten con objeto de ver mejoría en sus casos. Se ha llegado a pensar que esta enfermedad fue favorecida por los productores de alimentos libres de gluten, ya que debían de tener un mercado a quien cubrir, y era muy poca la gente que consumía esos alimentos y con el tiempo más gente se puede ir diagnosticando como alérgica a la proteína y al gluten.

Y tenemos tres enfermedades intestinales que nos dan la misma sintomatología o muy parecida, el SII, el SGNC y la EC, en centros de atención terciaria se ven con mayor frecuencia el SII, siguiéndolo el SGNC (Sensibilidad al gluten no celiaca) y como más raro la EC (enfermedad celiaca).

Lo difícil del diagnóstico actual es la sobreposición de pacientes con dos o los tres diagnósticos, esa sobre posición diagnóstica, es de vital importancia que sea manejada por un especialista en el área gastrointestinal, por la dificultad en el diagnóstico y en el manejo.

No se conoce la proteína en los alimentos que desencadena todas estas alteraciones, existen también los carbohidratos de cadena corta, que son los que también desencadenan inflamación intestinal los denominados FODMAP, recordando que los FODMAPS son monosacáridos, disacáridos y oligosacáridos fermentados, al disminuir estos debe mejorar la función intestinal (tema ya tratado en estos artículos), y como inflaman el intestino aumentando el volumen del agua en el intestino delgado, favoreciendo la producción de hidrógeno, generando esa distención por el gas generado, con inflamación no solo local en el intestino también generalizada, entre más grande sea la cadena de los sacáridos es más la reacción en el intestino.

Se ha demostrado una eficacia hasta del 70% en la mejoría de los síntomas en los pacientes con SII y con SGNC, al suspender o retirar los FODMAPS de las dietas de estos pacientes, se ha demostrado que más de la mitad de los pacientes no pueden llevar una dieta libre de FODMAPS, más por desconocimiento que por disciplina.

El desconocimiento actual de los componentes del trigo y en qué forma desencadenan una EC, aquí está la clave para entender este tipo de enfermedades, de aquí que se piense en un futuro hacerlo mediante los biomarcadores, y ver en estos el grado de daño que genera cada una de las proteínas o de los componentes.

Se ha avanzado en forma importante en el entender cómo los cambios alimentarios han influido en la presencia de un SII, y se debe trabajar entre sí las proteínas o los carbohidratos son los desencadenantes de la sintomatología, o ambos, patología que tanto incomoda a este tipo de pacientes.

Un paradigma que debemos resolver ante los pacientes con una colitis del tipo síndrome de intestino irritable.

Gracias.