Nadie, y mucho menos la autoridad, debe estar por encima de la Constitución: Síndico

0
550
El síndico municipal, Miguel Ángel Peraldí Sotelo, por la mañana de ayer como presagiando lo que iba a pasar por la tarde de ayer mismo en la sesión debido, al ser el orador oficial de la conmemoración de la promulgación de la Constitución de 1017, dijo que nadie debe estar por encima de la ley.

Por Rafael Rivera Millán

Al participar como orador oficial en el aniversario de la promulgación de la constitución de 1917 y el juramento de la de 1857, el Síndico Municipal Miguel Ángel Peraldí Sotelo, dijo que es imperativo el que los ciudadanos y sobre todo la autoridad, del nivel que sea, respeten las leyes y la Constitución, porque nadie debe estar por encima de la Carta Magna.

Y como para recordarles a aquellos funcionarios que llegan al poder, y no solo se sirven de él, sino que abusan del mismo, les recordó que la Constitución de 1917 vigente hasta nuestros días, que independientemente de las modificaciones que ha sufrido, es un documento que debe respetarse al pie de la letra, porque pone freno al abuso de la autoridad.

“No se les olvide que las autoridades solo pueden hacer lo que estrictamente está señalado por la ley, nada más allá, nada por encima de la Constitución”, remarcó.

Así, en un discurso no escrito, pero con claridad en lo que estaba diciendo, el Síndico Municipal expresó frente a los integrantes del cabildo, funcionarios y empleados municipales, además de los comandantes de la Guarnición Militar, del 82 Batallón de Infantería, así como de la representación de la Décima Zona Naval, del Capitán Regional de Puerto, del director de APILAC y del presidente de la Canaco local, entre otros, insistió en que todo lo que está escrito en la Constitución se debe cumplir al pie de la letra, “porque la Constitución no es solo un libro, sino un proyecto de nación”.

Refirió que mientras en la Constitución de 1857, producto de largas luchas, se fundaron las bases para el Estado Laico que es nuestro país y que obviamente en la de 1917 se fundaron también las bases del Estado Mexicano, donde ambas Cartas Magnas fueron y son el producto de intensas luchas, de próceres con una clara visión de un Estado Liberal, Laico y Progresista.

Finalmente dijo que la Constitución de 1917, después de una lucha desgarradora, el Constituyente de Querétaro fijó las bases del Estado actual que es México, un Estado en el que la Constitución garantiza la vida, la libertad, la salud, la educación, los derechos humanos y sobre todo, precisó de nuevo, pone un freno al abuso de la autoridad.