Infección de vías urinarias bajas

0
93

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

El término IVU (Infección de Vías Urinarias), nos obliga inicialmente a pensar en si se trata de IVU altas o IVU bajas, estas ultimas son a las que me referiré en este artículo y que se refieren a las infecciones que corresponden al tracto urinario bajo, me refiero a una cistitis y a la uretritis, o sea la vejiga y el tubo final de salida de orina, una forma muy variada para presentarse.

Nosotros los médicos le llamamos su etiología, y todo esto por la forma en que se presenta, pero que tiene como un común denominador un proceso infeccioso caracterizado por la presencia de una bacteria en ese tracto urinario, que contamina esa orina ya que sabemos que es una vía que debe ser lo más libre de bacterias que se pueda.

Al incrementar ese número de bacterias en el tracto urinario y esas bacterias se multipliquen en esa orina, desencadenarán una IVU.

Antes de dar datos clínicos, se presenta lo que llamamos bacteriuria, que es orinar con bacterias, pero al ser pocas, el cuerpo se alcanza a defender y no habrá síntomas, pero cuando las bacterias sean muchas y el número rebase las 100 mil colonias, la IVU estará en proceso de actividad severa, al presentar ya una bacteriuria franca y tener muchas bacterias en la orina, habrá sintomatología no solo de el tracto urinario, sino que habrá fiebre, escalofríos, dolor en bajo vientre, manifestaciones de incomodidad y ocasionalmente ardor al orinar, llamado disuria, orinar poco, denominado polaquiuria, orinar con sangre, llamada hematuria, escurrimientos vaginales en caso de damas, y escurrimiento transuretral en caso de hombres.

Lo que más llama siempre la atención en una infección de vías urinarias bajas, es el ardor y el dolor al orinar, el que la gente denomina “mal de orín”, en casos avanzados llega a presentarse una incontinencia urinaria que hace que el paciente literalmente se orine sin sentir, por el grado de inflamación que existe en el trígono vesical, que impide que los esfínteres vesicales y uretrales se contraigan y se desencadena una emisión involuntaria y espontánea de orina.

Se solicitarán exámenes de sangre, una BH, que mostrará leucocitosis y desviación a la izquierda como proceso infeccioso, con una velocidad de sedimentación aumentada, y en un cultivo corroboración de la presencia de la bacteria, y en el cultivo nos dirán hasta qué antibiótico puede aniquilar fácilmente a esa bacteria.

Existen factores que facilitan la presencia de una cistitis, le enumero aquí los más comunes:

El primero no tomar agua, recuerde que son 8 vasos de agua al día o dos litros y nosotros que vivimos en la costa, debemos tomar más agua, no solo no toman agua, sino toman refrescos y jugos endulzados.

Otra causa, el ir a orinar en baños públicos, una muy común falta de aseo en regiones íntimas, rara; algún defecto en las vías urinarias, niños que no se les ha practicado circuncisión, por el prepucio redundante en los niños y niñas el estar tocando constantemente los genitales con las manos sucias, desafortunadamente es uno de los factores más comunes para desarrollar infección de vías urinarias bajas.

Existen casos de pacientes que viven en una cistitis crónica, pero poco hacen para modificar todas las variantes que deben cuidar para evitar ese tipo de infecciones y se hace recurrente, al grado que se llega a considerar una cistitis crónica, y que no será factible su curación, definitivamente sí se deberá curar, pero poco o nada hace un paciente por erradicarla.

El agente causal más común es la E Coli, una bacteria sumamente agresiva, Gram negativa y que es la más común en este tipo de infecciones urinarias, pero puede haber otro tipo de gérmenes en esas infecciones, por tanto, se debe investigar en base a urocultivo.

Existe un grupo de pacientes que serán presa fácil de estas infecciones, pacientes diabéticos, pacientes parapléjicos (con parálisis de sus extremidades inferiores), pacientes postrados en cama o en sillas de ruedas, pacientes que deberán estar constantemente con sonda Foley para orinar y pacientes que están bajo tratamiento con anticancerosos o inmunosupresores.

De aquí que alguien se alcance la puntada de decir que no se curan, claro que sí se curan, debemos hacer todo el protocolo para curar a este tipo de pacientes, incluso están permitidos hasta antibióticos en forma profiláctica en ciertos casos de pacientes, que son altamente susceptibles para presentar esas infecciones.

Gracias.