¿Cómo me doy cuenta de que mi hijo adolescente usa drogas?

0
2023

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Escribo este artículo a petición de una de mis pacientes, que me lo sugirió y si ve, querido amigo lector, le puede ser útil a usted también; primero debemos recordar que la adolescencia es una etapa de la vida sumamente difícil y con una carga positiva de requerir aceptación, más que por sus padres, tíos o familiares, por sus amigos, y el buscar esa aceptación con mucho es lo que lleva a un adolescente a probar las drogas, igual le gustan y se queda con una adicción, o igual siente feo le da miedo y huye de ellas, pero con el objetivo de ser aceptado por algún grupo de amigos, es capaz de usar cualquier tipo de droga.

¿Cómo darse cuenta?

  • Incúlcales a tus hijos desde la infancia, que el uso de drogas no es bueno, que le afectarán primero su cerebro y después su vida, y no solo la de él, sino la de toda la familia.
  • Conozca a los amigos de su hijo, no importa que sean lo que sean, al conocerlos, usted se podrá dar una idea de cómo son y si le pueden ofrecer algún tipo de droga a su hijo.
  • Adolescencia quiere decir adolecer, sin, y efectivamente no hay madurez, no hay miedo y no hay pensamiento de las consecuencias de lo grave que puede ser usar algún tipo de droga, por lo que fácilmente la probarán, de aquí que debemos infundirles el conocimiento de temerle a las drogas.
  • Conociendo estos puntos inicialmente, ya podrá tener un criterio de vista y la posibilidad de determinar el riesgo de su hijo de exponerse al uso de drogas.
  • Obsérvelo en su forma de hablar acerca del sexo y de que él es muy arriesgado, podrá inferir que está buscando ya una aprobación por cierto grupo y el desapruebo familiar.
  • En la adolescencia es donde se desarrollan sus funciones, sexuales y tratará de pertenecer a un grupo social, si no está de acuerdo o cómodo con el de su familia él buscará uno, hágalo sentir cómodo en su núcleo familiar.
  • No lo rechace por algún defecto físico o por su constitución, ni lo ponga en evidencia delante de mucha gente, eso lo apenará mucho y perderá usted un gran aliado, y sobre todo su confianza.
  • Observe el lenguaje con el que habla, y si se refiere a la marihuana, la cocaína o las pastillas con algún nombre, como para que usted no entienda. Y el lenguaje corporal, siempre a la defensiva y como escondiendo algo, sin saludar, irse directo a su cuarto y encerrarse.
  • Verifique que el dinero que le proporciona de su semana, le alcance adecuadamente y que no le falta dinero.
  • Si va de fiesta, vea con quien va y si esas personas son de confiar o no, que especifique su hora de llegada y que la respete, si inicia a romper reglas familiares, cuidado.
  • Si usa droga su hijo, a toda costa tratará de esconderlo, observe sus ojos (no rojos), su boca (no seca), su apetito (no mucho), su orina (no mucha), su olor del cuerpo a sudor o a perfume o desodorante, un olor a quimico, cuidado.
  • Si observa que trae un chicle y lo cambia seguido está ocultando su aliento.
  • Si no lo saluda o no le da su beso o rehúye saludarlo o verlo, cuidado, trae algo.
  • Si se aplica más perfume del habitual, está escondiendo olores, cuidado.
  • Lavar las manos repetidamente, lo que implica entrar al baño muy seguidamente.
  • El olor permanece al usar droga inhalada en manos, ropa a nivel del cuello y en la cara, sobre todo en cejas, frente y cabello.
  • Importante interrogarlo al llegar de estar afuera o de la fiesta, ya que traerá las evidencias a flor de piel, si lo ve al día siguiente le dio tiempo de esconder sus olores.
  • Oler su ropa justo antes de lavarla, ahí se quedará siempre un remanente del olor de lo que haya usado si es inhalado.
  • Si son pastillas dejará alguna bolsa de plástico pequeña o papelito extraño en los bolsillos, así como ausencia de olores.
  • Aprecie si hay algún cambio en el comportamiento de su hijo, esté con mucho es el dato más fácil de detectar, usted podrá cuestionarse ¿así no reaccionaría mi hijo ante una situación como esta?
  • Cambiará los hábitos alimentarios, los hábitos de sueño y se volverá más agresivo.
  • Observe los ojos de su hijo, recuerde que estos son “los espejos del alma” y nadie mejor que usted podrá detectar si hay algo raro en ellos, rojos, brillo, movimiento y sobre todo brillosos.
  • Cambios de humor, toma una personalidad que no es la de él o ella, tornándose mucho más agresivo.
  • Presenta problemas financieros y desaparecen cosas de la casa, plancha, licuadora, batidora.
  • Los medicamentos de su botiquín se inician a desaparecer también, sobre todo los medicamentos para dormir, narcóticos.
  • Pregunte a sus familiares si han notado algún cambio en el comportamiento de su hijo o hija.
  • Pregunte a sus familiares y amigos si han visto a su hijo o hija en malas compañías o escondiéndose por las calles.
  • Pregunte a sus familiares y amigos si usan drogas, y si no han visto en ese núcleo a su hijo o hija.
  • Notó que su hijo o hija se volvió de lo más irresponsable que nada, y que no atiende ninguno de sus deberes y se salió de la escuela. Cuidado.

Estos chicos de estas generaciones tienen más contacto con las drogas que usted o que yo, por la época que les tocó vivir que, en áreas del país, hasta es normal que un joven se drogue, y no solo en México, es en todo el mundo, vigílelos, la base de todo es la comunicación y la convivencia diaria, inculcarles buenos principios y buena educación, pero pese a eso todos los jóvenes son vulnerables de caer en la drogadicción.

Espero le sea de utilidad, nuestra juventud lo requiere.

Gracias.