Celebran aquí el 106 aniversario del Día del Ejército Mexicano

0
821
El Coronel de infantería, Salvador Bárcena López, comandante del 82 Batallón de Infantería, al pronunciar el discurso oficial del Día del Ejército.

Por Rafael Rivera Millán

En las instalaciones del 82 Batallón de Infantería del Ejército Mexicano, se conmemoró ayer, como en muchos sitios del país, el 106 aniversario del Día del Ejército, en donde el comandante de dicho batallón, el Coronel de Infantería, Salvador Barcena López, pronunció el discurso oficial ante jefes militares y navales, así como de representantes de la iniciativa privada, autoridades federales, estatales y municipales, en donde por cierto brilló por su ausencia la alcaldesa Itzé Camacho Zapiain.

Durante su participación, el Coronel Barcena López hizo una reseña de cómo se formó el Ejército Mexicano, por decreto de marzo de 1950, donde se estableció que cada 19 de febrero se debería celebrar el nacimiento de nuestro glorioso ejército, que fue un 19 de febrero de 1913.

A partir de su nacimiento dijo, y conforme a la ley que lo rige, al Ejército se le han asignado las misiones principales de salvaguardar la seguridad interior y la soberanía de la nación, y que en casos de desastres, prestar de inmediato la ayuda que se requiera para restablecer el orden, auxiliando a las personas, y sobre todo participar en la reconstrucción de las zonas afectadas.

Las mujeres y hombres de verde, dijo, se encargan de la seguridad de la nación, cumpliendo al pie de la letra, por lo que expresó que era justo reconocer el esfuerzo de mujeres y hombres que conforman el Ejército Mexicano, que continúan contribuyendo a la estabilidad y desarrollo democrático del país, para que todos los mexicanos vivamos en paz, armonía y desarrollo armónico.

Que no se tenga apuntó, la menor duda de que esta noble y valerosa institución mexicana, surgió del pueblo y para el pueblo está dedicada a servirle.

Nuestro Ejército añadió por último, en pleno siglo 21 y ante los escenarios actuales, se consolida como un factor y herramienta primordial del Estado para preservar el equilibrio social que garantice el desarrollo del país.

“Somos gente de vocación de servicio, con profunda convicción y honestidad, inspirados en los héroes que nos antecedieron. Su legado nos mostró el rumbo que debemos seguir, esa es la tarea que hemos heredado”, concluyó.