Llama IMSS Michoacán a reclutamiento de pacientes con enfermedad renal para investigación clínica

0
279
En conferencia de prensa, se informó que el IMSS Michoacán lleva un año con el protocolo de investigación clínica de nefroprotección.

El Centro de Investigaciones Biomédicas de Michoacán, perteneciente al IMSS, lleva un año con el protocolo de investigación clínica de nefroprotección, avalada por el Fondo de Investigación en Salud del IMSS para la conservación y el tratamiento de pacientes con renopatías.

Los resultados, de acuerdo con la investigadora Oliva Mejía Rodríguez, se evidencian en que ninguno de los 110 pacientes que han estado en este tratamiento experimental, han tenido que ser derivados a diálisis ni hemodiálisis, que con base a estudios de seguimiento, no sólo se ha frenado el deterioro, se ha conservado, incluso mejorado la depuración de creatinina – producto final del metabolismo de la creatina que se encuentra en el tejido muscular y en la sangre de los vertebrados y que se excreta por la orina-.

A decir de la investigadora clínica, este protocolo de investigación está autorizado por la Comisión Nacional de Investigación Científica, registrado en la base de datos  de la  Internacional Clinical Trials, con apoyo del fondo de investigación en salud y de la Fundación IMSS y la colaboración de la Unidad de Investigación en Enfermedades Nefrológicas del Centro Médico Nacional, con lo que estos tratamientos nefro protectores, pese a que son experimentales, no implican ningún tipo de riesgo para los pacientes que se someten a éstos, por el contrario, están arrojando los resultados esperados.

En rueda de prensa, Mejía Rodríguez, quien ha sido la investigadora clínica en el Hospital General de Zona No. 83, explicó que el protocolo de investigación de nefro-protección está enfocado a retrasar la progresión y consiste en una dieta nefroprotectora, que incluye estudios muy especializados, monitoreo constante y minuciosa de los cambios por un equipo multidisciplinario en el que intervienen médicos internistas, para el  control de fármacos; nefrólogos para seguimiento especializado; nutriólogos para el control de la dieta y por supuesto, de los investigadores.

Actualmente, el universo de los 110 pacientes que ya están en protocolo, ocupa apenas el 60% de la totalidad, pues se cuenta con la disponibilidad de incluir a 80 pacientes más, y en este sentido, es que la investigadora Oliva hace un llamado a la población derechohabiente de entre 35 a 70 años; con diagnóstico de diabetes mellitus tipo II por más de 15 años; que en estudios de laboratorio, el registro de creatinina sea de 1.4 y más.

En su intervención, el médico internista, adscrito al Hospital General de Zona No. 83, Efraín Arredondo Santoyo, declaró que el protocolo hace énfasis en utilizar los recursos como una adecuada alimentación bajo un control estricto metabólico de la diabetes para que no lleguen a la etapa de diálisis y que paralelo a la atención médica, se han ido creando estrategias de acompañamiento en el tratamiento como la creación de la página de facebook  “el club de riñón contento”, para lograr una interacción y orientación de los pacientes.

Por su parte, la nefróloga, Nancy Valdés, quien también forma parte del equipo multidisciplinario en este proyecto, afirmó que la valía de éste programa radica en que se busca detener la evolución, pero que cuando es inminente el tratamiento de diálisis o incluso de sustitución, favorece a que ese tratamiento se dé en las mejores condiciones, ya que se debe seguir una dieta de por vida, por lo que la medida de crear el foro “el club del riñón contento” es benéfica en el sentido de que está encaminado a aclarar las dudas y miedos de los pacientes, ya que muchos por desconocimiento, al saberse candidatos a diálisis, hemodiálisis o trasplante ejercen alta voluntaria o abandono del tratamiento.

La coordinadora hospitalaria de donación de órganos con fines de trasplante, Mónica Isela Zavala Durán, refirió que no todos los pacientes son candidatos para ser receptores de donación vivo relacionado y entonces deben ser registrados en la lista de espera de donación cadavérica, que actualmente, de acuerdo con el registro Nacional de Trasplantes, es de más de 22 mil mexicanos esperando por un órgano, de los cuales, el primer lugar lo ocupa el riñón, con  15 mil 202 inscritos para la espera por éste órgano, en Michoacán más de 200 personas y sólo en el Hospital Regional No. 1 de Charo, 20 pacientes se encuentran en protocolo avanzado.