Poco frecuente que se denuncien condiciones de riesgos a la salud

0
476
Dr. Jonás Delgado García, titular de la Jurisdicción Sanitaria número 08 de este lugar.

Por Francisco Rivera Cruz

El Dr. Jonás Delgado García, Jefe de la Jurisdicción 8, de la Secretaría de Salud en el Estado, señaló que no hay cultura de denuncia de las condiciones que representen amenazas a la salud pública, situación que limita el actuar de la Comisión para la Prevención Contra Riesgos Sanitarios.

A raíz de interrogarlo, sobre los colonos de esta ciudad que sienten necesidad de denunciar el riesgo que les representa el canal pluvial que los afecta, el funcionario y galeno dijo que hay muchos factores por los cuales manifestarse y no ocurre.

“Para que Cofepris haga su parte, habría que denunciar el mal uso de desechos orgánicos o basura, de aguas residuales o negras, mal uso de canales pluviales, acumulación de llantas que representan posibilidad de moscos y contagio de padecimientos; pero eso casi no ocurre”, declaró.

Delgado García fue consultado tras que algunos colonos del área que pasa un canal pluvial que inicia en la zona de La Orilla y cruzando una docena de colonias termina en el Río Balsas, cruzando la carretera a la altura de la Plaza Las Américas.

Las condiciones de dicho canal fueron expuestas a la autoridad municipal, que instruyó a Obras Públicas Municipales y el Comité de Agua Potable y Alcantarillado de la ciudad (Capalac), sin embargo para algunos de los colonos se ocupa que otra autoridad se haga cargo de tema, porque es precisamente la autoridad municipal a través del Capalac que está tirando parte de la suciedad que el canal lleva.

Y es que el referido canal, en la colonia Polanco, de la zona de Lucio Cabañas, una alcantarilla de la red de aguas negras está rota y depositando toda su carga al canal, que le suma desechos.

Los colonos, creen que alguna empresa o alguien en su amplio tramo, estaría depositando algún químico dado que sus olores se han convertido en insoportables, además que sus aparatos eléctricos sufren daños frecuentes y las monedas se oxidan con rapidez.