Hematopoyesis

0
84

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

De hemato, sangre, y poiesis, hacer, construir, producir; sí, es la manera en la que el cuerpo desarrolla y genera los elementos formes que están contenidos en la sangre. A eso llamamos Hematopoyesis.

¿De dónde se forman y para qué sirven los elementos que están contenidos en la sangre?

Todo inicia en la médula ósea, que es esa parte que está contenida en el interior de los huesos, que son directamente las células que forman la sangre, en medio del hueso están también células de soporte y un poco de grasa. Originadas en la médula ósea, a partir de células madre sanguíneas, se desarrollan los elementos formes de la sangre, allí se forman los hematíes o glóbulos rojos, encargados de darle color a la sangre roja, y los encargados también de transportar el oxígeno desde el pulmón hacia todo el cuerpo, a través de la hemoglobina, atrapando un oxígeno y llevándolo a donde sea necesario del cuerpo hasta la última punta de su dedo gordo del pie derecho, ahí también se forman los leucocitos o glóbulos blancos, los encargados de la defensa del organismo, nos defiende de la entrada de gérmenes, bacterias o virus, como la primera línea de defensa.

Y por último, la formación de las plaquetas, encargadas de la formación de los coágulos, en caso de que un vaso se rompa y haya la necesidad de coagular.

En esta ocasión, querido lector, voy a adentrar un poco más mi explicación acerca de los glóbulos blancos o leucocitos, ya que ellos son los encargados del ataque a todos los agentes infecciosos que se presentan agrediendo a un cuerpo humano, y que entran a nuestro cuerpo, se trata de los linfocitos, los granulocitos y los monocitos.

El tejido linfático está en los ganglios linfáticos, en el timo, en el bazo, las amígdalas y está en el tubo digestivo, respiratorio y en la médula ósea, como le mencionaba al principio de este artículo.

Los leucocitos se originan de los linfoblastos, y de este se desarrollan los Linfocitos B, que son las que producen los anticuerpos que son los que nos defienden de las bacterias, los hongos y los virus, como parte fundamental de las defensas del cuerpo.

Los linfocitos T, que son varios tipos de células cada una con función especial de defensas sobre germen, pero son más unos aceleradores y reguladores de las defensas del cuerpo.

Esta parte de la formación de los linfocitos son importantes, ya que cuando no se desarrollan adecuadamente se puede descarrilar en forma importante la formación de los linfocitos y dar pie a la aparición de leucemias. Los monocitos circulan en la sangre y se transforman en macrófagos, que literalmente se comen a los gérmenes.  Estos elementos están en un tejido en el cuerpo, un tejido líquido que circula en las venas y en las arterias, llamado sangre. De un color rojo carmesí, líquido rojo muy rutilante en caso de sangre arterial, y más oscura con la sangre venosa, pero siempre roja.

En ese tejido están contenidos los tres elementos que menciono, los leucocitos, los eritrocitos y las plaquetas. La función principal de la sangre es transportar oxígeno por los eritrocitos, la de defensa con los leucocitos y la formación de las plaquetas en base a los megacariocitos.

Como ve, querido lector, son tres funciones definitivamente primordiales para la vida de un ser humano, y que deben estar perfectamente sincronizadas para que los promedios de vida de cada uno de los elementos sean casi perfectos, ya que al destruirse un eritrocito a los 120 dias ya debe haber más en preparación para sustituir los destruidos, y así exactamente será con los leucocitos, cuyo objetivo principal será la defensa, y que decir del último elemento forme de la sangre, las plaquetas, que son las encargadas de una adecuada coagulación en la sangre cuando un vaso o varios vasos son rotos y se debe de estancar ese sangrado lo antes posible, ahí es donde las plaquetas actúan atorando el sangrado.

Esta sangre, como tejido líquido, ocupa en toda su extensión el sistema cardiocirculatorio, con el objeto de poder llevar a un final adecuado su función, y utiliza al corazón como una bomba persistentemente activa y usa las arterias, arteriolas vasos capilares, vénulas, venas y de regreso a corazón y pulmones en la circulación mayor y en la circulación menor, para llevar una función de irrigación, oxigenación y proporción de nutrientes a todo el cuerpo a lo largo y a lo ancho del cuerpo.

Como la naturaleza es tan exacta y perfecta que ha hecho una sincronía perfecta entre los latidos del corazón como bomba, usando el aparato circulatorio para llevar la sangre a todo el cuerpo y esas misma venas ahora de regreso llevarlo al corazón para que lo bombeé y a los pulmones para que se oxigene o bien que el corazón bombeé la sangre al hígado y a los riñones con el objeto de ser limpiada y depurada toda esa sangre quitando los azoados y toxinas para mantener esa sangre perfectamente funcional y adecuadamente distribuida.

Gracias.