A 20 años de dirigir, Conchita Talavera renunció al Centro Cultural La Parota

0
698
Tras veinte años de dirigir, desde su fundación, el Centro Cultural La Parota de la tenencia de La Mira, Concepción Talavera Ortiz, renunció a la dirección, para dar paso a otras generaciones.

Por Francisco Rivera Cruz

“Porque se ocupan energías que ya no tengo”, y se deben ceder espacios a las siguientes generaciones, Concepción Talavera Ortiz, dejó la dirección del Centro Cultural La Parota de La Mira, que dirigía desde su fundación, hace 20 años.

Tras consensos con la Asociación Civil Arte y Cultura La Parota, se nombró directora y subdirectora del recinto cultural, a María Esther Estrada Salgado y Silvia Aguilar Orozco, respectivamente, que fueron alumnas y ahora son instructoras del mismo.

Durante el programa artístico del domingo, que cerró la semana de festejos del vigésimo aniversario de la institución, Talavera Ortiz sorpresivamente anunció la determinación: “Tomé la decisión de ceder el mando a gente joven que tiene más ímpetu y nuevas e innovadoras ideas para que continúen con el proyecto del Centro Cultural La Parota”, dijo con voz que se le quebraba.

Veinte años no son pocos, por lo que debo reconocer que pese al apoyo de los integrantes de asociación civil Arte y Cultura La Parota, de los profesores, de la comunidad de La Mira, pero sobre todo de mi esposo, José Ramírez Romero, ya no poseo la energía suficiente para continuar desempeñándome como directora de este centro cultural, informó.

Por este motivo, tras platicar con los integrantes de la asociación y del cuerpo docente, tomó la decisión de ceder el mando a una persona muy sensible y quiere mucho a este centro, ya que desde el inicio lo apoyó y posteriormente pasó a formar parte de la asociación, la maestra María Esther Estrada.

Agregó que en vista de lo demandante que es el cargo, se decidió una subdirección, y en ella, dar oportunidad a la maestra Silvia Tzitziqui Aguilar Orozco, quien hace 14 años inició como alumna y actualmente es profesora de danza tahitiana. Ambas, afirmó, llevan el arte en la sangre.

La Parota, inició actividades en febrero de 1999, y cada año ha celebrado con el aniversario con una semana de actividades artísticas y culturales, que paulatinamente se fue desfasando hasta llegar a marzo.