LC, rodeado de aguas negras y con mala calidad de vida

0
415
Biólogo Luis Antonio Valdovinos Jacobo.

Por Francisco Rivera Cruz

Para el biólogo Luis Antonio Valdovinos Jacobo, director del Centro de Investigación Ambiental “Las Truchas”, Lázaro Cárdenas “celebra” este 22 de marzo el Día Mundial del Agua rodeado de aguas negras que son una bomba de tiempo, o dicho más diplomáticamente tenemos una mala calidad de vida a consecuencia de que no haya tratamiento.

De entrada, recurre a una operación aritmética para tener idea de los millones de metros cúbicos de agua que como salen de hogares, hospitales, comercios y cualquier lugar de uso, se van a esteros, canales, el río y el mar.

Si para el INEGI, en 2008 Lázaro Cárdenas tenía una población de 178 mil habitantes, y se le aplica el promedio de uso de agua, arroja uso de 35 millones 600 mil litros diarios. Ese año el Comité de Agua Potable y Alcantarillado (Capalac) reportaba tratamiento al 30% de las aguas residuales, indica que sólo se trataban 10 millones de litros, pero 25 millones se depositaban sin sanear.

Esos factores hipotéticos advierten una preocupante situación de contaminación, sin embargo, se trata del periodo en que se recicló agua, hoy en día se afirma que ni un litro de agua es reciclada, con la agravante que la población ha crecido y el consumo de líquido también, en consecuencia.

Considerando que Lázaro Cárdenas y Las Guacamayas concentran el 50% de los habitantes, sólo estas poblaciones estarían desechando 12 millones 500 mil litros de aguas sucias, lo que no apunta a otra cosa sino a que están rodeadas de aguas podridas, con las lógicas consecuencias de impacto negativo en la calidad de vida y salud.

A quien fuera colaborador por dos años del gobierno municipal anterior como responsable de las políticas medioambientales, se le pregunta si la operación de las plantas de tratamiento es cara o porqué se opta por pagar sanciones por contaminar en lugar de limpiar.

Valdovinos Jacobo responde que es caro mantener las plantas construidas, sin embargo hay otras tecnologías, algunas mucho más económicas, lo que evidencia dos cosas de las autoridades: desinterés y desconocimiento, pues prefieren que Capalac acumule millonaria deuda con Conagua por no tratar aguas que enfrentar el problema de degradar el medio ambiente.

El problema es convencer a quienes toman decisión de gobierno, porque hay proyectos como la planta de tratamiento de Playa Azul que ¿cuándo la han puesto a trabajar?, a pesar de los miles y miles de pesos que se le han destinado, y se tiene aguas residuales yendo sin tratar a donde mismo, la barra de Pichi.

De Las Guacamayas ni hablar, La Mira y Buenos Aires están sin plantas, lo mismo que La Orilla, que en su caso descarga en una laguna que se vierte en canal pluvial y atraviesa unas 15 colonias para terminar en el río.

Mientras en la ciudad, además de carecer de red adecuada, no hay información cierta de qué planta recicladora trabaja y el porcentaje de agua que trata.

“Lo preocupante es cantidad de agua que se trataba, se supone que la única planta que trabaja es la 1 de Lázaro Cárdenas, que le vendería el agua reciclada a ArcelorMittal, y el reporte es que le vende agua potable. O en todo caso que se precise el porcentaje que limpia”.

Para el catedrático, que este viernes dará una ponencia en el marco del Día Mundial del Agua, “claro que la situación nos enferma porque la contaminación del río va al mar, donde al sacar pescado regresa el ciclo de contaminación que generamos, y ni comentar la serie de riesgos a la salud que conlleva”.

Para establecer la calidad de vida de una sociedad, se tienen que tomar en cuenta varios factores, y dentro el factor ambiental, aguas residuales y otros componentes, como manejo de basura, si el apartado del medio ambiente está mal entonces la calidad de vida está mal, atiza.

Para el ambientalista no se puede entender por qué la autoridad no quiere entrarle al tema, y parece esperar “que truene el cuete”, porque con sus omisiones le estaría sacando la vuelta a la búsqueda de soluciones.