Habría un retroceso económico si se cancela la ZEE: Reyes Pascasio

0
459
Juan Antonio Reyes Pascasio, Director para la Zona Económica Especial Lázaro Cárdenas-La Unión, por parte del gobierno de Guerrero.

Por Rafael Rivera Millán

De cancelarse la Zona Económica Especial Lázaro Cárdenas-La Unión, sería un retroceso económico para la región, por lo que más bien el actual gobierno federal debe analizar profundamente el tema, porque el proyecto es muy necesario para el desarrollo de Michoacán y Guerrero, y sobre todo para aprovechar la infraestructura que tiene el puerto de Lázaro Cárdenas y la estructura que se puede armar en Guerrero, donde hay una zona virgen para ello, comentó en entrevista telefónica con este diario, Juan Antonio Reyes Pascasio, quien es el Director de Zonas Económicas Especiales del gobierno del estado de Guerrero.

Y agregó que en su concepto, por lo menos esta ZEE no debe cancelarse, porque tanto en Michoacán como en Guerrero hay cartas de intención de muchos inversionistas que ven como punto de oportunidades el venir a invertir en esta zona del país. “Muchas gentes tienen esperanzas en el desarrollo de la ZEE para que pueda haber un despegue de la región”, puntualizó.

En ese sentido indicó que estaba convencido de que no se va a cancelar la Zona Económica Especial Lázaro Cárdenas-La Unión. “No creo que quienes hoy están al frente del gobierno federal no quieran que se desarrolle esta parte del país, no creo que se cancele, más bien que si hay un reacomodo de zonas, porque dicen que son demasiadas en el país, y que se dejarían una o dos, casi estoy seguro que la que se quede funcionando será la de Lázaro Cárdenas-La Unión”, expresó.

Ello, porque es la región que conecta a los Estados Unidos de Norteamérica en un comercio internacional más rápido de Europa y Asia con Canadá y los EU. “Tenemos medios y estructura, y un comercio internacional establecido y que ha dado muy buenos resultados para los empresarios que utilizan el puerto de Lázaro Cárdenas para llegar ms rápido con sus mercancías y productos a América del Norte”, afirmó al reiterar que estaba plenamente convencido de que no se va a cancelar el proyecto, y que más bien se impone analizarlo más a fondo, pero que deberá seguir adelante.

De ocurrir lo contrario, su cancelación, sería una decisión que provocaría un desacierto de las autoridades federales y una inconformidad de los habitantes de la región, porque muchos están interesados en que esto camine. Guerrero y Michoacán son dos estados que los ha afectado la falta de desarrollo regional y la generación de empleo y desarrollo económico y entonces no habría forma de cómo retener a miles de familias que buscarían emigrar a otros lugares incluso a los Estados Unidos de Norteamérica en busca de un mejor bienestar, dijo finalmente.