Dificultades para hablar en los niños

0
103

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Los trastornos del habla es cuando usted percibe que su hijo tarda mucho en aprender a hablar o no puede comunicarse con el habla, cambia mucho de niño a niño, pero podemos inferir que un niño desde los 15 meses inicia a integrar frasecitas cortas y después de los 2 años ya poco más elaboradas. Cada niño tiene su propio desarrollo, no es semejante en todos, pero los padres detectan inmediatamente que algo en el hablar de ese niño no está bien, aquí es donde hablamos de los trastornos del habla; que es esa dificultad que tiene un ser humano, niño habitualmente, para formar y producir sonidos por la boca, imprescindibles para desarrollar una forma de comunicación mediante el lenguaje, el habla, las palabras, existiendo muchos tipos de alteraciones.

Se debe determinar si estamos frente a un retraso en el habla, que es un retardo en el habla, pero que hablará poco más tarde de que el resto de los niños, se supone que entre los 3 años y 4 años un niño ya debe hablar con un vocabulario básico, pero se deberá hacer entender bien.

Y la otra problemática es el nombre del artículo que hoy me ocupa, los trastornos del habla, donde el hablar y el lenguaje no se desarrollan normalmente o de plano no se desarrollan.

Lo clasificamos en retraso leve, basado en procesos de sonidos bucales de simplificación, ejemplo “cárgame” por “upa”, el niño sustituye una palabra difícil por algo más simple, upa.

Retraso moderado; pobreza de vocabulario, no se sabe tantas palabras como debería saber para su edad, y cambia el lenguaje hablado por gestos y sin iniciativa para participar platicando ni con niños de su edad, pide de comer llevándose la mano a la boca con los dedos juntos, pero no dice” tengo hambre, quiero comer”, es más largo y difícil.

Un retraso grave, mínimas palabras, hablan apoyados en consonantes, y les es muy difícil estructurar oraciones, hablan como telegrama, Ma por mamá, e integra oraciones como esta: Ma/hambre/ nene/comer, un repertorio mínimo de las consonantes, y de vocales.

Y aquí es donde entran los diagnósticos elaborados por su pediatra, por su médico o por su psicólogo:

Disfasia, incapacidad de comprender, no entiende lo que se le explica o lo entiende mal, y al tratar de expresarlo no puede, así que tiene problemas al expresarse, cuenta con pocas palabras.

Dislalia; errores en la articulación de la palabra, también llamada trastorno fonológico, apareciendo la sustitución de palabras; arriba y abajo, cambiadas, como la más común la sustitución de palabras, pero también está la omisión de palabras, la inserción de sonidos no necesariamente palabras o letras y la distorsión de palabras.

Disfemia: trastorno del habla al inicio, con mucha dificultad para la fluidez, y el inicio es el clásico tartamudo, este padecimiento es muy traumático para el paciente, ya que lo apena mucho, y más se traba al hablar, incluso los llegan a deprimir y mantener cierta segregación social.

Disartria: dificultad para articular las palabras por un problema neurológico, que afecta directo a la boca y los músculos que son los que movemos para hablar, en caso de disartria, existe mucha dificultad para articular las palabras, literalmente no le salen como deberían salirle y lo peor, dicen otras cosas en vez de la palabra que quisieron emitir, es uno de los más comunes trastornos del habla.

Trastornos de comunicación social, es un problema social severo y muy actual, al no respetar turnos al hablar, interrumpir a quien está hablando, reaccionar con gestos y mucha dificultad para entender las metáforas y las parábolas, con una total e inadecuada comunicación en su grupo social.

Disglosia: dificultad en la emisión de sonidos causados por una alteración congénita, como labio y paladar hendido, es el gangoso clásico, por alteraciones en los órganos bucofaríngeos, que impiden que haya una adecuada fonación.

Taquifemia o farfulleo, son pacientes que hablan demasiado, mucho y rápido, incluso varias palabras se le pierden de lo rápido que habla.

Afasia, pérdida de la capacidad del habla en un adulto, generalmente después de un accidente o una cirugía, en los niños se le denomina disfasia.

La forma de diagnosticarlo es cuando un familiar llámele padre, madre o hermano, se da cuenta que ese niño o personita, no puede comunicarse, o los padres se dan cuenta que pasa el tiempo y no puede comunicarse, acudir con su médico y este posiblemente lo canalice a un fonoaudiólogo o patólogo del lenguaje, una persona capacitada para evaluar a su hijo, debemos estar atentos a cualquiera de estos trastornos del habla, diagnosticándolos temprano, temprano encontrarán solución.

Gracias.