Quistes hidatídicos

0
179

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Enfermedad parasitaria llamada quiste hidatídico, hidatidosis o equinocosis, que tiene un pronóstico severo generada por un tipo de lombrices llamadas cestodos del grupo de los platelmintos, se presenta en los humanos y en las ovejas, por larvas de Echinococcus granulosus al comer alimentos contaminados con excremento de canino, perro, muy común en climas templados, y ocasionalmente puede ser mortal esta enfermedad.

El perro es el medio de hospedaje, preservación y eliminación de este parásito, ya que los excreta en su materia fecal.

El ciclo de la Hidatidosis es complejo, ya que ocupa dos hospedadores, uno definitivo que posee la tenia, que es el perro que guarda al gusano adulto, siendo el perro parte fundamental para la expansión de la enfermedad y uno intermedio, que es el hombre, donde se desarrolla la tenia en estado de larva, y este es el portador de la larva que es el quiste hidatídico, tal y como la vemos en los humanos, este es el famoso quiste hidatídico.

El humano se come las larvas o huevecillos y en el duodeno los rompe, las oncosferas pasan por el duodeno a la barrera intestinal y a la vena porta por la sangre y de esta al hígado donde se quedan como huéspedes, pero pueden quedar también en pulmones, riñones, huesos, encéfalo, en el cuerpo humano, aunque el más común siempre será el hígado por la cantidad de sangre que le llega a este órgano.

Desgraciadamente el humano es el huésped intermedio en forma accidental, pero la oveja es una fuente de infestación, sobre todo en zonas rurales para perros y lobos.

La gran mayoría de los quistes hidatídicos pasan por años en forma asintomática en un ser humano, es raro que se presenten como un shock anafiláctico, como primer dato clínico, la gran mayoría se detectan en forma incidental en un estudio radiográfico o en un estudio Ultrasonográfico.

Este tipo de quiste cuenta con un patrón de crecimiento quístico, tumoral, progresivo y creciente, y en un año puede crecer hasta 20 cm, muchas veces da síntomas por el tamaño y compresión sobre órganos vecinos al hígado desde la vía biliar, la vesícula y hasta el duodeno con cierta compresión hacia estómago.

Recuerdo personalmente un caso de un paciente que presentaba un quiste hidatídico en hígado del lado derecho, y que el crecimiento de ese quiste fue tan avasallador que impulsó a que la vesícula biliar, que debería estar debajo de la costilla del lado derecho en la línea mamaria, estuviera en el epigastrio, conocido como en la boca del estómago, lo recorrió como 10 cm, desplazó esa vesícula biliar hacia el centro del cuerpo, y para mayor dato, la vesícula biliar tenía piedras, era una colecistitis crónica litiasica con un quiste hidatídico gigante, un manejo quirúrgico amplio y que debería hacerse en el menor tiempo posible ya que se trataba de un paciente de 74 años con alteraciones cardiacas.

Como ve, querido amigo lector, un quiste hepático de tipo hidatídico que no es vigilado, puede desarrollar patologías severas por el propio quiste y por el crecimiento que presenta. Pueden estar los quistes en el área pulmonar y desencadenar tos crónica y crisis de asma muy frecuentes, en el cerebro causa crisis convulsivas.

Para confirmar el diagnóstico de quistes hidatídicos, aparte del ultrasonido o el estudio de imagen que utilice, deben realizarse laboratorio, con muestras que deben ser observados al microscopio, estudios inmunitarios y serológicos específicos para la quistosis hidatídica, la profilaxis es relativamente sencilla, pero por lo sencillo que es, sobre todo en zonas rurales no se realiza generando que esta patología perdure, ya que  con una sola toma de praziquantel para los perros, pero igual en el caso de humanos, con una sola toma de antiparasitario se puede eliminar, también debe evitar comer carne cruda.

En USA se erradicó el quiste hidatídico al evitar la existencia del perro pastor en los rebaños y esto ha erradicado casi al 100 % la quistosis hidatídica de USA, pero en zonas rurales como África, Asia, América del Sur, es común observarlo, aunque ha tendido a disminuir a como era anteriormente hasta hace unos 50 años.

El tratamiento es médico con manejo con antiparasitarios, mínimo por 14 días, pero pueden llegar a ser quirúrgicos y se deberán quitar esos quistes, y en el momento quirúrgico evitar que el líquido se derrame a cavidad, ya que pueden tener más parásitos y generalizar la enfermedad.Gracias.