El puente

0
199

Por Dr. Manuel Portillo Serrano

Gastroendoscopía/Gastrocirugía

Permítame, querido lector, contarle nuevamente un cuento, un cuento que tiene como finalidad dejarnos alguna enseñanza que nos permita seguir creciendo como seres humanos.

Este cuento inicia con dos hermanos, que por aras del destino se habían distanciado, con un distanciamiento serio, ellos vivían en un paradisiaco lugar, boscoso, realmente hermoso, donde crecieron su niñez, sitio en que cruzaba un hermoso río.

Al suscitarse la problemática familiar que los distanció y ya mayores y casados optaron porque uno de ellos viviera en un lado del río y el otro hermano del otro lado del río, y llevaban años de no hablarse y de no comunicarse, la causa del deterioro de la relación nadie lo sabía, lo que sí sabía la gente es que fue realmente serio lo que los distanció, al grado que decidieron vivir separados, sí, separados físicamente por ese río.

El hermano mayor, que era el más rencoroso, le enojaba ver todos los días del otro lado del río a su hermano y a su familia, y se le ocurrió en base a cierta cantidad de madera que tenía en su casa, construir una pared, sí, una pared lo más alto posible, que aunque no se viera el río, impidiera ver a su hermano menor.

Cierto día pasó por ese lugar un carpintero, al cual le fue propuesta la tarea de hacer esa pared, y llegando a un acuerdo el carpintero inició su tarea. El hermano mayor para no estar en ese tiempo que se construiría la “pared”, prefirió irse de su casa de viaje con su familia, 8 días iban estar fuera, así que llegó a un acuerdo con el carpintero y en 8 días que él regresaría él vería la barda que debería construir, y ya pactado el tipo y la altura, se fue de vacaciones. 

El carpintero inició su construcción, tenía 8 días para trabajar aprovechando esa madera que le habían dejado ahí, y hacer el encargo del hermano mayor, una pared, un muro que los separara. Al estar iniciando su tarea, recordó ese carpintero lo bello que es vivir en familia, como esos niños y jóvenes ahora adultos vivieron tan felices en esos lugares, y cómo se vería una pared, si un muro le quitaría toda la belleza a ese precioso lugar, así que en vez de construir una pared, inició a elaborar un puente.

El hermano menor no dijo nada, él vio cómo inició la construcción el carpintero, y vio que era un puente y que su hermano no estaba, y que él, el hermano mayor lo había mandado construir.

Querido amigo, así como platicamos, pasaron los 8 días que debería estar fuera el hermano mayor, debo decirle antes de contarle el final, el valle se veía precioso, dos casas muy bien hechas, un río que las separaba y un puente de madera precioso con flores en las orillas como jardineras y un especie de techo en dos aguas que lo cubría, era una vista maravillosa.

El hermano mayor al verlo tuvo una reacción inmediata de mandar destruir ese puente, pero vio que venía hacia donde él estaba su hermano con su familia, su esposa y sus hijos y le traían al hermano mayor un regalo, que era en una caja, el dinero, la mitad de lo que costó el realizar ese puente, y el hermano menor llegó casi corriendo a abrazar a su hermano mayor, literalmente no le dio tiempo de reaccionar, y el hermano menor le dijo “ eres un gran hombre, no solo me perdonas, sino que haces construir un puente y tú lo quieres pagar todo, gracias hermano, yo te doy la mitad de lo que costó elaborar este puente, pero te doy mi agradecimiento y todo mi amor de hermano, a mi esto nunca se me habría ocurrido, estaba yo sumido en el odio y el rencor, y tú sabiamente lo hiciste a un lado construyendo este puente, gracias hermano”.

Ese puente fue hecho por un carpintero que jamás volvió a aparecer en la zona donde vivían, ese puente siguió ahí, uniendo a las dos familias, en vez de un muro que los separara.

La moraleja de este cuento es muy bonita, nos invita a construir puentes y atreverse a cruzarlos, a perdonar y a vivir en una perfecta armonía familiar, evitando envidias, recelos, corajes y toda esa sarta de situaciones que pueden hacer que una familia se distancie, mejor construir puentes que construir muros, sobre todo en esta época tan convulsa y tan difícil, si dejamos un puente de comunicación será mas valioso que dejar un muro que haga que las familias se separen.

Regresando a nuestro cuento, esa área boscosa se hubiera visto fatal con un muro y se vio preciosa con un puente.

Gracias.